¿Es justo que un buen estudiante no pueda ser médico y uno con pasta sí?

Hay veces en las que te sorprende ver la inequidad e injusticia que se desprende de algunas situaciones educativas. Ayer, mientras estaba cenando con mi hija, al lado tenía un grupillo de chavales que hablaban de qué iban a estudiar el curso que viene. Uno de ellos le decía a otro que tenía mucha suerte porque sus padres le podían pagar Medicina en una Universidad privada y que, después de la vidorra que había llevado en Bachillerato, con un aprobado raspado conseguiría estudiar esa carrera. Una carrera que, por lo visto, en la pública exigen una nota altísima (fuente) pero que, si uno la cursa en una Universidad privada, tan sólo debe pasar por caja.

Fuente: https://ca.wikipedia.org

Ya, seguro que ahora me vendrán algunos a decirme que, por qué debe delimitarse las posibilidades de ser médico de alguien por el simple hecho que sus padres tienen dinero. Yo creo que yerran en la pregunta porque, lo que deberían preguntarse es por qué un alumno brillante no puede ser médico porque no puede pagarse unos estudios privados y la pública le exige una nota elevadísima. ¿Por qué un alumno con un cinco raspado sí que puede serlo y, en cambio uno con más de un diez -recordemos que hoy se puede llegar con el nuevo Selectivo hasta los catorce- se queda fuera? ¿Alguien me puede explicar dónde está la justicia de lo anterior? ¿Alguien me puede explicar cómo le decimos a ese alumno que, por no tener suficiente dinero su familia, se va a quedar sin estudiar medicina? Es que, la verdad, este tipo de situaciones me dan mucho asco. Cuando resulta que uno va a poder ser médico y ejercer por tener dinero ya que sus padres tienen una consulta privada en la que sabe que va a trabajar sin el MIR, uno empieza a ver la perversión de todo el asunto. Y ya, cuando ves que se homologa el título al que ha podido estudiar y el que no ha podido hacerlo se queda sin su vocación por no tener dinero, es algo que nos debería llevar a plantearnos muchas cosas. Bueno, nos obligaría a plantear muchas cosas en un modelo perfecto donde las posibilidades educativas no estuvieran sometidas a modelos de negocio.

Es totalmente injusto que alumnado brillante se quede sin poder estudiar su carrera porque existen numeros clausus en la pública y no tiene suficiente dinero para poder cursar esos estudios en la privada. No sólo es injusto, rompe los criterios de mérito y capacidad que, supuestamente, deberían ser los únicos que se contabilizaran a la hora de los estudios. Algo que, por lo visto, no es así. Hoy en día vale más tener dinero que ser un buen estudiante. No, no es algo que diga yo. Es algo que se observa clarísimamente cuando se ve que, al final, todo esfuerzo realizado puede no verse recompensado porque te quedas a unas décimas de poder entrar en la carrera que has elegido y ves como, otros que no se han esforzado, han aprobado por los pelos pero, tienen un buen colchón económico familiar, sí que pueden hacer la carrera que ellos quieran. ¿Es justo? No ¿Es ético? Aún menos pero, ¿sabéis cuál es el problema? Que a algunos les va muy bien que sea así y que los políticos no están por cambiar esta situación.

Por cierto, ¿qué queremos en nuestra sociedad? ¿A los mejores profesionales o a los que sus padres tienen más dinero? Yo, lo tengo claro.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

8 Comments
  1. A ver… puedo estar de acuerdo con el ‘tono general’ y el contenido de lo que dices, pero me planteo también lo siguiente:
    1) ¿donde pones el límite de ‘buen estudiante’? Un estudiante pobre con la nota suficiente entra en medicina en la pública. Si tiene 10 de 14 es un buen estudiante, aunque yo no lo llamaría ‘brillante’ (más de 13 es brillante para mí, pero vale, es subjetivo). El numerus clausus no es arbitrario: los recursos no son infinitos, y simplemente inundar la profesión médica de hordas de licenciados llevaría de modo inevitable a la devualuación de la profesión (y sus sueldos).
    2) Lo de la privada es sangrante pero, aparte de indignación, ¿tiene alguna posible solución legal realista en nuestro marco? Yo creo que no. No creo que pudisese prohibirse o retirársele la licencia a las universidades privadas; quizás podría exigirse una especie de ‘reválida’ a los estudiantes de medicina de la privada, sin aprobar la cual carecerían de posibilidad de ejercer en España, incluso de modo privado (esto me parece más realista que lo primero, aunque dudo también que pudiese ser legal).

    1. Creo que confundes el significado del artículo porque a lo que hago referencia es a la injusticia que existe cuando ves que un alumno con un 10 no puede entrar en Medicina (porque no puede pagarse una privada en la que no hay nota de corte) y, en cambio, puede darse el caso que un alumno con un 5 con padres con posibles sí que pueda ser médico. Y, sinceramente, demuestra más un alumno con un 10 que uno con un 5 (ya, no hablo de brillantez extrema porque, a veces, ni tan sólo las calificaciones lo demuestran aunque ha sido mucho mayor el esfuerzo del primero). Por cierto, ¿te imaginas lo complicado que es sacar un 10 para alumnado con no muchos recursos familiares de media entre Bachillerato y el Selectivo? Lo es, y mucho.

      Un saludo y gracias por tu aporte.

  2. Buenas de nuevo, Jordi. Sigo sin ver claro lo que comentas. Que un alumno de la pública de 10 (sobre 14) no pueda entrar en medicina la pública no lo veo como injusto en sí (hay una nota de corte y otros alumnos, también de la pública, con un expediente más brillante). Ciertamente es injusto que otro alumno -de la privada- con un 5 sí pueda entrar, no en la pública, sino en una privada a conseguir un título equivalente (previo paso por caja). Y claro que me imagino la dificultad de un estudiante de medios desfavorecidos en llegar a un 10. Pero el caso es: ¿hay alguna solución razonable, aparte de la indignación? También es indignante que tengamos a gente preparada en el paro, o que el derecho a una vivienda digna sólo exista sobre el papel. Es en ese sentido en el que me planteaba que, si no se propugna una alternativa realista, quejarse por los ‘privilegios’ de los ricos y de la educación privada es como quejarse por la lluvia. Un saludo.

    1. Sí que hay una solución razonable pero, por determinados motivos, se hace imposible de ejecutar… el establecimiento de una nota de corte única para todas las titulaciones homologadas y no permitir que, en la privada, dicha nota de corte fuera inferior. Ya, seguro que entonces no tienen clientes y se les va a pique el chiringuito pero… ¿qué tiene que ver la justicia con el negocio?

      Uno de vuelta y gracias por seguir pasándote por aquí.

  3. Mi opinión es que es un asunto complejo, con diversos puntos de vista posibles.
    En primer lugar… no hay muchas privadas en las que se entre con un 5 pelado por la sencilla razón de que la demanda tambien supera a la oferta en las privadas. Las notas con las que se entra en medicina en las privadas más «normales» está alrededor del 10 y incluso del 11.
    En segundo lugar… un alumno realmente brillante, de 13, entra en medicina en la pública, seguro.
    En tercer lugar, quizá deberiamos cuestionar también a esos profesores e institutos, privados y públicos, que «hinchan» descaradamente la nota de bachiller de sus alumnos con lo que también se pervierte la igualdad del sistema. No hay más que ver la nota media de bachiller de algunos centros comparada con la media de sus alumnos en el selectivo.
    Y, por último, asumiendo lo injusto que pueda ser, el que ser de familia «pudiente» implique tener más posibilidades académicas a la hora de estudiar. eso va implícito en nuestro sistema capitalista de vida.
    Sirve para estudiar pero también para la vivienda, los bienes de consumo, etc… ¿ es justo que mi vecino pueda comprar más y mejor comida a sus hijos?, ¿ es justo que su casa tenga más habitaciones?… ¿que tengan 3 coches? etc…
    Las universidades privadas, no son intrínsecamente malas, de hecho, las mejores del mundo, son privadas. Los muy brillantes, siempre tienen becas en esas universidades.
    No es tan simple el problema, es más complejo.

    1. El problema subyace del modelo neoliberal (léase capitalismo extremo) que lleva a pensar que los servicios públicos básicos puedan estar externalizados y, algunos se crean que es por el bien común. No, el tema de las Universidades privades es sólo otra anécdota más dentro de un global de un país que está desmontando día tras día, con el apoyo incondicional de muchos (no se entiende porque no son personas con posibles) y que después de van a echar a llorar. Un servicio público jamás debería estar al albur empresarial pero sí sometido a una buena gestion pero todos sabemos que lo mejor para cargárselo es gestionarlo mal. Y así nos va.

      Por cierto, incluso que sea con un 10 y un alumno con un 11 no pueda entrar en la pública ya es discriminar porque, el título, al final va a ser el mismo. Y no sólo vale para medicina.

      Todo es mucho más complejo y, en este caso, no se trataba de ir a la complejidad y sí a comentar un caso particular.

      Gracias por pasarte por aquí Ferran.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link