Escola valenciana

Escola Valenciana, una entidad cívica formada por 29 asociaciones comarcales y de ámbito de país (¿a qué me suena lo anterior?) cuyo objetivo principal es la normalización lingüística en todos los ámbitos del uso de la lengua, con especial incidencia en el sistema educativo valenciano, ha presentado una propuesta de modelo educativo vertebrada en la lengua. Sinceramente no entiendo las ganas de unos y otros en vertebrar modelos educativos en cuestiones lingüísticas. Agucemos nuestro ingenio y revisemos lo que se infiere de lo anterior… ¿acaban de decir modelo educativo valenciano? ¿Acaban de restringir modelo educativo a un determinado contexto heterogéneo? ¿Se han dedicado a homogeneizar el sistema educativo de un territorio por cuestiones exclusivamente lingüísticas? ¿Será verdad que el modelo educativo americano y el inglés son iguales? ¿Será cuestión de hablar de un único modelo para aquellos territorios que tengan la misma lengua oficial? Mon Dieu. Que no, que los modelos educativos dependen de sus gentes y son muy restringidos a contextos determinados. Que no, que no podemos usar el mismo modelo educativo en el centro de Valencia como en la barriada de La Coma. Que el modelo educativo de la barriada de La Coma, tiene mucho que ver con el de La Mina y Las Tres Mil Viviendas. Que los modelos educativos no son únicos ni están anclados a un pedazo de tierra. Que depende de lo que se quiera conseguir. Y tener como objetivo básico de un modelo un ítem como es el lingüístico es, más allá de estúpido, contraproducente.

Fuente: https://www.escolavalenciana.com
Fuente: https://www.escolavalenciana.com

El problema de encapsular modelos de aprendizaje dentro de objetivos que poco tienen que ver con las capacidades tiene poco de serio. Bueno, seriamente, tiene mucho de ideológico y poco de productivo. Centrarse en anclarse a modelos que poco tienen que ver con el sistema y más con cuestiones ideológicas es algo que debería evitarse. Bueno, en lugares donde demasiados usan la Educación como arma arrojadiza… poco se puede hacer. Y no lo olvidemos que los dires y diretes conllevan jugosas subvenciones y/o determinados poderes para creerse Bob Esponja.

Para mí un modelo educativo es lo que se hace en el día a día de un centro educativo con los alumnos que se tienen. Para mí un modelo educativo es aquel que no excluye (sí, estoy hablando de inclusión) y que intenta satisfacer, dentro de las posibilidades de gestión disponibles, las necesidades individuales de cada uno de nuestros alumnos. Para mí un modelo educativo es aquel en el que todos los alumnos, docentes y padres puedan sentirse formando parte del mismo. Los modelos, por cierto, tienen poco de modelos por su gran variabilidad y adaptación al entorno. ¿Por qué no saltamos de un modelo a un centro que se adecúe a su contexto?

Que dos pollinos discutan acerca de cómo comerse la hierba para, después de la discusión, ver como al final se mueren de hambre porque ni uno ha comido ni el otro ha dejado comer tiene muy poco de sentido común. Más aún si el primero piensa que para comerse la hierba tiene que emitir antes un rebuzno en tono agudo y el otro en grave. El tono del rebuzno no sacia el hambre. El comer la hierba sí.

Los modelos educativos los hacen las personas. No los hacen ni las lenguas ni los territorios. Las personas son quienes hacen bueno o malo un modelo. Las personas son quienes deberían tener en sus manos la posibilidad de optar a un modelo educativo que satisfaga sus necesidades. Necesidades demasiado alejadas de lo que se vende. Necesidades más cercanas a lo tangible que a lo intangible.

Lo de los modelos con gusto a rancio tiene poco de sano. Menos aún cuando los modelos, en muy pocas horas, pueden convertirse en lo contrario de lo que se suponía. Modelos que, siempre pueden tener un cierto grado de honorabilidad que, lamentablemente, se derrumba en pocos minutos. Más aún cuando se basan en patrones erróneos. Y los patrones, por cierto, son muy fáciles de manipular. Del patrón oro al bitcoin. Modelos completamente diferentes por la distribución de los mismos. Modelos que pueden coexistir. Modelos, ambos con sus riesgos, que libremente escogen sus usuarios.

Si  ni los castellers, las fallas, las jotas, las sardanas o las sevillanas son excluyentes, ¿por qué hay tanta necesidad de excluir modelos educativos por necesidades políticas y no sociales?

Nada… cuatro líneas muy rápidas de uno que está más que cansado que ver el nivel que tiene la política educativa y las propuestas que hacen algunos acerca de ella en nuestro país. Algunos preferiríamos, sinceramente, que se dedicaran a jugar al Candy Crush.

Por cierto, antes de abrir la veda a comentarios, ¿alguien puede pensar un momento en todos los chavales que están escolarizados en la Comunidad Valenciana y en lo que supone vertebrar un modelo basado exclusivamente en cuestiones lingüísticas? Porque, a mí que una lengua (la que sea) se use como núcleo organitzador del itinerario curricular, me hace saltar demasiadas alarmas. Me retrotrae a una época demasiado oscura de este país la que, por suerte, no viví.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

3 Comments
  1. Bravo por tu valiente opinión. He trabajado en diferentes institutos de las tres comunidades donde se habla catalán y una cosa es cierta, la mayoría del claustro es nacionalista y utiliza las aulas como vehículo de adoctrinamiento, además utilizan la lengua como arma de confrontación, por lo que a largo plazo se están cargando lo que dicen defender porque los alumnos maduran y acaban dándose cuenta de que fueron utilizados para crear un modelo de país y no se les preparó para su futuro si no para el interés de algunos políticos que, además, llevan a sus hijos a coles extranjeros.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link