Evaluación del programa Escuela 2.0

netbooks_14Nada, que no hay manera. Seguir insistiendo en modelos basados en un ordenador por alumno cuando los estudios, uno tras otro (a excepción de los que realizan o subvencionan las empresas privadas con intereses en los mismos), nos demuestran que está siendo un auténtico fiasco y perjudica a los alumnos es un completo despropósito. Un modelo basado más en cuestiones económicas que pedagógicas. Un modelo que algunos defendemos que debe analizarse en profundidad antes de continuar con el mismo. Un modelo que, curiosamente, cada vez está siendo más cuestionado por aquellos que están haciendo cosas diferentes en el aula.

Podría hablar de los intentos infructuosos que he llevado a cabo en mi centro para poner un poco de cordura en la compra de esos equipos por parte de los alumnos. De haber intentado paralizar el modelo, mediante un año de impasse, en el cual el profesorado debíamos plantearnos un cambio metodológico. De haber, ya que no había manera porque no hay nada más inmovilista (cuando se hace algo en el ámbito educativo parece que lo tengamos que seguir haciendo incluso que se demuestre que no funciona) que las decisiones educativas que se toman en los centros educativos, propuesto la posibilidad de usar un sistema operativo libre y ver como después se obliga a los padres a comprar un equipo determinado con Windows 8 por diferentes presiones. De pedir que se eliminen los libros de texto digitales de la editorial que la mayoría utilizan y nos planteemos el uso de materiales propios y no conseguir ningún tipo de apoyo, más allá de alguno puntual, en el tema. Podría hablar de muchas realidades que llevo «sufriendo» en este tema pero prefiero hablar del estudio que ha publicado el Ministerio de Educación.

El estudio que publica el Ministerio relaciona los resultados de PISA 2012 con el programa Escuela 2.0. O, para hablar más claramente, lo que ha significado para los alumnos españoles la irrupción masiva de equipamiento tecnológico de un proyecto que ya lleva sus añitos funcionando. Un equipamiento consistente en un equipo por alumno. Un equipamiento que, por lo que se ve, no tan sólo no ha obtenido los resultados previstos, sino que ha perjudicado el aprendizaje de los alumnos (especialmente, el de aquellos con problemas en el mismo, como los repetidores de curso).

[box]

No parece que la extraordinaria inversión en equipamiento informático llevada a cabo en los centros educativos en el periodo de estudio (2009‐2012) haya revertido en un mejor rendimiento académico. De hecho, el número de ordenadores por alumno en 2012 ejerce un efecto significativo y negativo sobre la nota en Matemáticas para todos los alumnos (no repetidores:‐114,17 puntos, repetidores de 1 curso: ‐42,22 puntos y repetidores de 2 cursos: ‐ 88,56 puntos, respectivamente). Adicionalmente, si el alumno dispone de un ordenador o tableta para su uso individual en clase, se obtiene un segundo efecto negativo en alumnos repetidores: 16,78 puntos (repetidores de 1 curso) y 21,91 puntos (repetidores de 2 cursos).

Aunque en principio habría que esperar que la digitalización de las aulas sirviera para que los alumnos desarrollaran nuevas competencias (como la lectura electrónica), los resultados de la evaluación en Matemáticas mediante procedimientos informáticos (módulo CBA) revelan que participación en Escuela 2.0 no ha logrado aumentar la puntuación en Matemáticas‐CBA (‐3,15 puntos entre alumnos no repetidores que utilizan el ordenador para realizar los deberes 1‐2 veces/semana y ‐48,35 entre los que disponen de un ordenador/tableta en el centro. En este sentido, habría que profundizar en el uso que se da a los ordenadores del centro. Ya se ha comentado que el número de ejercicios de Matemáticas utilizando el ordenador realizados por el profesor o por el propio alumno en clase es bastante reducido. Tal vez habría que considerar los resultados de otros trabajos previos como el de Linden (2008), el cual observó que cuando las TIC se utilizaban como sustituto de las metodologías tradicionales los resultados académicos empeoraban, pero se observaban pequeñas mejoras cuando se utilizan de forma complementaria.

Por otra parte, al restringir la muestra a centros públicos que participaron en PISA (2009) y PISA (2012) se ha observado que el coeficiente correspondiente a la variable “año 2012” es significativo y negativo para alumnos no repetidores (‐22,23 puntos), y además, la interacción con la participación en el Programa arroja un efecto negativo para repetidores de 1 curso (‐ 91,06 puntos) y de 2 cursos (‐118,77). Aunque se ha controlado por variables explicativas del estudiante, su familia, el centro educativo, e incluso el PIBpc, habría que estudiar qué otros condicionantes (económicos o sociales) pueden haber contribuido a este descenso de los resultados.

[/box]

Unos resultados muy poco alentadores para un modelo que se implantó para, supuestamente, mejorar la calidad educativa. Que fuera un desastre y que los criterios que primaran en llevar a cabo el mismo estuvieran más relacionados con cuestiones económicas que educativas no es óbice para que nos planteemos que la responsabilidad en los malos resultados deba ser compartida. Una responsabilidad que tanto tienen los políticos que ejecutaron el proyecto, como los que lo diseñaron y los que lo han implementado en sus centros. Eso sí, sin olvidar tampoco a los padres que no han hecho nada para cuestionar el modelo que, mediante argumentos demasiado falsos, les están vendiendo cada año para seguir en un proyecto que, tal y como está montado, no funciona ni funcionará.

Vuelvo a repetirlo. Conviene poner un poco de cordura cuando hablamos acerca de temas educativos. Mucha más cuando las decisiones que se están tomando van a afectar a la sociedad en su conjunto.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

6 Comments
  1. Gracias por el estudio, usar ordenadores no aumenta las competencias, como saber escribir y leer quiera decir que seas competente en lecto-escritura. Pero hay que usar y aprender a usar el ordenador,alfabetización digital básica. Pisa ya introduce simulaciones para la prueba de ciencias 2015, amén de lectura digital y resolución de problemas. El uso excesivo del ordenador es un distractor del aprendizaje, pero sin ordenador hoy es imposible enseñar para el futuro. Disfruta las vacaciones.

    1. Nadie discute la necesidad de saber usar la tecnología. El que se puede cuestionar, a la vista de este estudio y otros parecidos (que no están subvencionados por empresas tecnológicas), es el cómo estamos llevando a cabo la digitalización de las aulas y la necesidad de replantearse un modelo que se está demostrando que no funciona. La tecnología ha llevado asociado poco de metodología y sin ambos factores es difícil implementar nada en condiciones.

      Un saludo y disfruta de las tuyas (tanto o más que yo hago de las mías).

  2. Muy de acuerdo con tus comentarios, aunque si me gustaría matizar cuando dices «propuesto la posibilidad de usar un sistema operativo libre y ver como después se obliga a los padres a comprar un equipo determinado con Windows 8 por diferentes presiones»
    Me considero partidario del software libre pero veo que existe una tendencia en las administraciones públicas a: impulsar leyes que obliguen a usar de forma *exclusiva* Software Libre.
    Creo que esto es un grave error que finalmente beneficiaría a unos pocos a costa de cercenar la libertad de elección de los que no piensan como nosotros.
    Me pregunto…los impulsores de estas leyes (principalmente los integrantes de estos grupos), ¿nunca se pusieron a pensar que si obligan a usarlo estaríamos creando el “Monopolio del Software Libre”?
    ¿Por qué somos tan extremistas?

    ¿El problema es con todo el software propietario? ¿el problema son todas las empresas de software propietario? ¿Cual es la diferencia que hoy el monopolio pueda ser Microsoft, mañana IBM, en un futuro Oracle, cuando perfectamente podría ser Red Hat, SuSE, Novell? ¿si excluimos al software privativo, estaremos mejor con proveedores de software libre?
    Estoy convencido que siempre se debería usar Software Libre en oposición al Software Privativo si estamos comparando dos productos que ofrecen las mismas características técnicas (pros y contras).

    Creo que si el problema es el licenciamiento y la libertad de acción de la administración, y su estrategia es obtener software libre, solo debe contratar desarrolladores y poner sus propias condiciones.

    1. Llevas razón en lo que planteas pero hay un par de factores (que no tienen nada que ver con la imposición que algunas administraciones aplican) que debemos tener en cuenta: la cuestión económica de su uso (usar software libre permite un gran ahorro) y la necesidad de trabajar con aplicaciones/herramientas que cada vez dependan menos del predeterminismo que te da un determinado sistema operativo. No es un problema sólo de empresas por cuestiones éticas, morales o de coherencia en un sector público. Es un problema de modelos de trabajo y de ahorro.

      A nivel de Primaria y ESO lo tengo claro. No hay ninguna aplicación que no pueda existir, de las que se necesitan, basadas en plataformas de software libre o funcionando en la nube. Es por ello que, por experiencia, no puedo menos que recomendar su uso. Eso sí, como siempre he dicho, el talibanismo sin defensa más allá de la puramente ideológica, es igual de contraproducente en el caso de la manzanita, el robotito o las ventanitas (por mencionar tres modelos que tienden a venderse sin analizar sus necesidades).

      Por tanto ya ves que hay una cuestión de necesidades por encima de marcas y modelos. Necesidades que cubren sobradamente las alternativas libres a productos comerciales.

      Un saludo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link