Evolución hacia la Webquest 2.0

En estos últimos tiempos parece que las Webquests como herramienta de uso con los alumnos, se está retrayendo, fundamentalmente debido a la gran explosión de todos los servicios que nos brinda la web 2.0, que nos permiten ir más allá de una mera transmisión de actividades formativas dirigidas que suponía esa herramienta, hacia un aula mucho más colaborativa y abierta.

No soy de los que creen que esa herramienta haya dejado de tener valor, aunque el espíritu y la necesaria nueva metodología de las Webquests hayan cambiado en los últimos años. Creo en un cambio en el uso de la misma, basado en diferentes conceptos y en su integración dentro de entornos virtuales de aprendizaje más completos y, con una mayor posibilidad de desestructuración de las fases actualmente predefinidas, como las siguientes:

  • Título
  • Introducción, donde se realiza un resumen de la actividad, presentación del contexto y roles de los participantes
  • Actividad/tarea, describiendo objetivos y tareas junto con las fases de realización de las mismas
  • Recursos, con materiales accesibles para el alumno
  • Proceso
  • Evaluación
  • Consejos y sugerencias para orientar el desarrollo de la actividad
  • Conclusión

En un principio, las Webquests, que ya llevan unos años con nosotros (1995) se usaban bajo un aprendizaje constructivista que permitía, mediante un docente con el rol de instructor, que los alumnos aprendieran de forma totalmente dirigida y estructurada. Hoy en día, ese modelo cambia, ya que ahora, las herramientas 2.0 que tenemos disponibles, nos permiten que cambiemos nuestro rol hacia el de «facilitadores del aprendizaje» y, mediante diferentes herramientas y cambios metodológicos, podamos encontrarnos con una mayor posibilidad de autoaprendizaje por parte de los propios alumnos sin que el mismo sea tan estructurado ni rígido como en las primitivas Webquests.

Por tanto, cambiar de formato y de estructuras se hace necesarios para que, una herramienta importantísima y, que sigue teniendo toda su utilidad, pueda adaptarse a la nueva situación en la web 2.0 y a la digitalización de nuestras aulas.

Para ampliar un poco sobre esta nueva realidad en el uso de las Webquests, recomiendo el artículo de Thomas March donde hace una revisión de las webquests (en forma y en contenidos) en la web 2.0 y, la visualización de la siguiente presentación de Ramiro Aduviri Velasco sobre el proyecto Webquest 2.0.

No me gustaría finalizar sin comentar que me preocupa que se sigan impartiendo cursos sobre metodologías obsoletas en el uso de Webquest y, sean pocos los intentos para adaptar esos contenidos formativos para docentes a la realidad tecnológica actual. Así como, me parece realmente poco interesante, seguir usando la misma tipología de Webquests con los alumnos que las que usábamos hace diez años, ya que hay una cosa que se llama «necesaria evolución».

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

10 Comments
  1. Hola,

    No creo que el «2.0» implique un cambio profundo en los supuestos sobre enseñanza/aprendizaje que están en la base de las WebQuest, ni en las estrategias didácticas esenciales que son su esencia (la creación cooperativa de artefactos culturales por parte de los estudiantes en base a información y herramientas seleccionadas). De hecho, sigue siendo una estructura muy potente y actual en términos de teorías de aprendizaje. Como muestra basta leer las publicaciones recientes de Bereiter y Scardamalia sobre la creación de conocimiento o las publicaciones de Hakkarainen y sus colaboradores sobre «procesos trialógicos».

    La web 2.0 aporta herramientas para construir artefactos online y para compartirlos, pero, que yo sepa, no ha propuesto ningún nuevo enfoque del aprendizaje. De hecho, estamos poniendo en práctica muchas propuestas de Freinet, un pedagogo que murió a principios del siglo XX, que son «antiguas» en los libros de pedagogía y radicalmente modernas en las aulas.
    A mi, lo que realmente me preocupa es que haya tantas malas Webquests online y que la gente crea que cualquier «cosa» con la estructura formal de una WQ lo sea. Es decir, me preocupa que mucha gente NO ENTIENDA qué una actividad, porque tenga intro, tarea, proceso, etc. NO ES NECESARIAMENTE una Webquest. Mi «piedra de toque» es sencilla: ¿Hay aprendizaje cooperativo? ¿Hay roles coordinados? ¿Hay construcción de artefactos? ¿La tarea implica poner en acción operaciones cognitivas de alto nivel? ¿Hay algún tipo de rúbrica o desripción más o menos detallada de la evaluación? Si la respuesta es «sí», estamos ante una WQ. Si la respuesta es «no», no es una WQ. Por otra parte, en función de la edad y habilidades de los sujetos a los que va dirigida los recursos y herramientas pueden estar perfectamente definidos o en parte abiertos a la búsqueda y selección de información. Hacer un PowerPoint en grupo, copiando y pegando frases y fotos de varias páginas web proporcionadas por el profesorado no es una webquest, por más tareas, procesos y conclusiones que tenga.

    Bernie Dodge hace ya años que propuso integrar los recursos dentro del proceso, para que se accediera a ellos en el momento en que son necesarios «siguiendo» el proceso. Desde entonces dejaron de ser una sección aparte.

    Saludos,

    Jordi.

    Jordi.

  2. Hola,

    Llevo ya algunos años experimentando y llevando al aula metodologías relacionadas con el uso de las TIC y me entristece ver que aun no hemos entendido la esencia de las webquest. Por suerte conocí a Carme Barba, Sebas Capella, Jordi Adell y otros muchos que me ayudaron primero a entender lo que era y significaba una buena WQ (que no son todas) y luego llevarlas a la práctica con éxito. Para no cansaros os mando sólo nuestro último ‘experimento’: un Trabajo de síntesis Telecolaborativo elaborado entre 8 institutos de la comarca del Bages que vamos a implementar este mismo curso simultáneamente. Bajo este paraguas (el de la webquest) combinamos el uso de blogs, líneas cronológicas, wikimapas … Lo encontraréis en https://sites.google.com/site/creditsintesilacenet/ .
    Me vas a permitir, pero estoy ya un poco harto de las críticas gratuitas hacia estas herramientas, que demuestran poco conocimiento hacia esta metodología que es más válida que nunca (conste que estoy experimentando con otras cosas como realidad aumentada, entornos virtuales en 3D, y con alumnos. Y otras muchas cosas, por supuesto blogs, wikis, etc). Para criticar una cosa antes hay que conocerla y, ante todo, probarla con alumnos.
    En fin, mi reconocimiento a los compañeros que he citado anteriormente y a Benie Dodge, al que en su momento se humilló de manera poco elegante y despectiva. Bernie Dodge ha vuelto a demostrar, com las presentaciones que ha publicado recientemente, que está en la vanguardia de la innovación educativa (mal les pese a algunos). Basta ya de sandeces y explicamos más lo que ocurre en las aulas. Porque las herramientas 2.0 son muy bonitas pero el trabajo de aula y -especialmente- de centro brilla por su ausencia en los blogs educativos. Basta ya de profesores pioneros, lo que necesitamos son centros innovadores.

    Lo siento, pero alguien lo tenía que decir.

  3. Estoy de acuerdo con los comentarios, matizaria un poco lo que dices en el sentido que las webquest, si son buenas, estan en constante evolución ya que los temas que trata así lo serán, igual que los recursos que utiliza.
    Sobre la relación webquest-web2.0 es evidente, las actividades planteadas se pueden enriquecer con los recursos que la llamada web2 ofrece: google sites, compartir documentos para hacer una tarea colectiva y colaborativa, colgar audios, vídeos…. Pero nunca la web2.0 cuestiona la webquest y su metodología, en todo caso una se pone al servicio de la otra.

  4. Hola,
    A mí lo que me preocupa y mucho que haya gente que hable de webquest sin saber lo que es una webquest.
    A mí lo que me preocupa y mucho es que encontremos en internet miles de autodenominadas webquest sin ser webquest.
    Siguiendo…
    Tengo que puntualizar que una webquest, NO ES una herramienta de uso con los alumnos. Una WebQuest es una metodología de trabajo.
    Una WebQuest NO ES una mera transmisión de actividades formativas dirigidas, una webquest es una metodología que implica un trabajo de investigación por parte del alumnado y conlleva una transformación de la información, lo que implica la creación del conocimiento por parte del alumnado.
    Decir también que…
    En la introducción no se realiza un resumen de la actividad, presentación del contexto y roles de los participantes. NO. Y además una webquest NO ES una actividad!
    La Tarea no es una actividad….!!!!!!
    En una WebQuest, todos los apartados son importantes e imprescindibles, pero la tarea se considera la más importante, porque es el centro, el núcleo, el corazón alrededor del cual se organiza toda la WebQuest.

    Este apartado debe prever que el alumnado desarrolle habilidades cognitivas de alto nivel (comprensión, análisis, evaluación …), por lo tanto, el alumnado debe transformar la información que ha encontrado en algo nuevo que se llama el producto.

    Al redactar la tarea de una WebQuest, hay que concretar muy bien lo que el alumnado tiene que hacer (debe clasificar, debe analizar, evaluar …) y le debe especificar cómo deben hacerlo: con qué criterios, a partir de qué puntos de vista, en qué apartados, con qué metodología de trabajo, etc.

    Hay, también, especificar en qué soporte o formato deben presentar el producto: puede querer simplemente que lo expliquen de forma oral, o quizás los pidáis un reportaje fotográfico, una representación teatral, un dossier, una presentación multimedia con herramientas de la web 2.0 . (podcast, blogs, vídeos …)
    No existe un apartado de consejos….
    Y para terminar…
    Las webquest son una metodología que desde siempre el rol del profesor era de “facilitadores del aprendizaje”. El maestro siempre ha desempeñado un papel de guía, un papel de ayudante en la creación de conocimiento por parte del alumno…
    Nada más lejos de la realidad que en una Webquest exista un docente con el rol de instructor, y que los alumnos aprendan de forma totalmente dirigida y estructurada.
    Las webquest han sido , son y serán la metodología que mejor fomenta, ayuda i estructura el auto aprendizaje por parte de los propios alumnos !
    Por otra parte, las buenas webquest están totalmente adaptadas a la Web 2.0.
    La webquest es una metodología innovadora, y como tal, evoluciona constantemente. Quizás lo interesante es buscar y valorar las buenas webquest.
    Por qué repito…,
    A mí lo que me preocupa y mucho es que encontremos en internet miles de autodenominadas webquest sin ser webquest.

    A mí lo que me preocupa y mucho que haya gente que hable de webquest sin saber lo que es una webquest.

    Sebastià Capella Priu
    President de la Comunitat Catalana de WebQuest

  5. Atreverse a afirmar : “ las Webquests como herramienta de uso con los alumnos, se está retrayendo… hacia un aula mucho más colaborativa y abierta”, me parece una muestra clara de no haber entendido el alto valor didáctico i pedagógico de esta metodología. Quien ha visto alumnos trabajar siguiendo una webquest seguro que habrá vivido momentos de extrema colaboración entre ellos, momentos de alegría por haber entendido o descubierto un nuevo conocimiento y haberlo sabido expresar con palabras o imagenes propias, el aumento del grado de autonomía y la riqueza de haber trabajado en equipo: ayudándose, cooperando…aprendiendo.

    Quien puede ser tan ingenuo de pensar que por el mero hecho que se esté dando una gran explosión de todos los servicios que nos brinda la web 2.0, el aula (como si fuera un ente animado) será más colaborativa, participativa, abierta… ? No son las herramientas por si solas las que ayudan a los alumnos a aprender y avanzar, es la metodología la que fomenta o no una dinámica de aprendizaje determinada. Y, como ya se ha dicho, en todo caso la web2.0 se pone al servicio de la webquest y su metodología.

  6. Agradezco la recomendación del artículo de Thomas March. A partir de él usted plantea algunas dudas sobre las WQ que me interesa comentar:

    Primero. March no afirma que en las WQ el docente tenga un rol de instructor, sino todo lo contrario, que las WQ favorecen que el profesor pase de ser un instructor a un facilitador: WebQuests originally scaffolded students used to knowledge acquisition to construction of meaning and the teacher from “direct-instructor” to facilitator.

    Segundo. Los criterios para conocer las buenas WQ (es obvio que hay de todo) son dos según March: 1)que favorezcan la motivación intrínseca y 2) el pensamiento superior (la respuesta a una tarea no puede ser copiada-pegada, sino que debe llevar a una comprensión, -la centralidad de las buenas preguntas-), es decir, que aporten pensamiento crítico (critical thinking), uniendo el modelo ARCS de Keller (1987) con las propuestas de David Perkins en Harvard, conocidas aquí gracias al trabajo del Colegio Montserrat en Barcelona. En la misma línea, la propuesta de Starkey que resumió Jordi Adell, contempla tres aspectos centrales: 1) La habilidad para conectar y colaborar con otros, más allá de las limitaciones del entorno físico. 2) La creación de conocimiento a través de conexiones. 3) El desarrollo del pensamiento crítico.

    Tercero. Lo más destacable del artículo, en mi opinión, no es la necesidad de introducir las propuestas 2.0 en las WQ, algo evidente que muchos maestros ya estan llevando a la práctica, sino esta afirmación: si los estudiantes controlan la dirección de su aprendizaje aumenta la retención, de la cual concluye que las WQ serán útiles en la medida en que permitan la personalización del aprendizaje, la piedra de toque del futuro.

    Cuarto. Este aprendizaje personalizado se enfoca en las capacidades (las habilidades de pensamiento superior de Bloom, o los scaffolds de Dodge) pero también en la disposición y la motivación, algo que todos defendemos en teoría pero no en la práctica -crear una cultura de pensamiento colaborativo en el aula-, (David Perkins, 1992: las habilidades de pensamiento superior no consisten sólo en clarificar, evaluar y reflexionar sino en ser curioso, explorar, arriesgarse intelectualmente y planificar).

    Quinto. Adquirir habilidades de pensamiento no es lo mismo que tener disposición a usarlas. No es lo mismo que los estudiantes sepan resolver problemas solos que tengan que seguir un proceso de andamiaje similar al trabajo escolar tradicional. No es igual tener que seguir unos pasos marcados por el profesor que aprender a automarcarse y dirigir el propio aprendizaje. La transición de una escuela controlada por el profesor a una escuela que fomenta el aprendizaje personal es inevitable porque nuestro futuro inmediato no se parecerá en nada al que hemos conocido hasta ahora.

    Conclusión.
    ¿Entonces las WQ permiten este tipo de autoaprendizaje? ¿Son lo mejor que hay? Pienso que la cuestión es más honda. No se trata de WQ sí, WQ no. Sino de si seremos capaces de crear entornos donde cada alumno pueda autoaprender. Si lo somos, las WQ seguirán siendo centrales. Si no, estarán más al servicio de una enseñanza más centrada en el profesor que en la curiosidad y la inquietud de los alumnos.

    El problema no son las WQ, el problema es nuestra mentalidad tradicional.

    NOTA: No estaría de más decir que la PPT de Ramiro Aduviri Velasco sobre el proyecto Webquest 2.0 es un mero resumen del artículo de March, que el autor no se digna a citar hasta el final.

  7. La paradoja de las Webquest. Los catedráticos, intelectuales, estudiosos de las webquest las defienden a capa y espada, pero a la vez coinciden que los maestros no saben usar las webquest. En el mundo intelectual pedagógico son un éxito pero en el trabajo de aula, el maestro común y corriente, seguirá haciendo productos digitales de dudosa calidad que nunca se podrán clasificar como tales. Salvo excepciones, lo que esta obsoleto no es lo que los estudiosos saben de las webQuest, es toda esa basura que uno se consigue en la red bajo este título, y que se sigue reproduciendo e impartiendo en capacitaciones, diplomados y cursos como algo bueno. Esta obsoleta la página web para mandar a los alumnos a hacer un powerPoint ¿qué eso no es una WebQuest? bien, estamos de acuerdo, ahora vaya y dígale eso a la gran mayoría de los maestros que trabajan en el aula en España y Latinoamérica.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link