Expertos en contar trolas

Al amparo de una comunidad educativa necesitada de encontrar soluciones milagrosas para mejorar el aprendizaje de los chavales ha surgido una gran cantidad de expertos en contar trolas, o afirmar que es posible exportar metodologías educativas de forma globalizada, que lo único que están haciendo es pervertir la necesidad de discursos educativos más básicos pero más interesantes. Entre el típico docente, sin ningún conocimiento científico serio que, tan sólo se ha leído esos informes edulcorados y ha pasado de los datos que se ofrecen desde el ámbito de la neurología o la psiquiatría, que defiende barbaridades pedagógicas justificándolas en absurdos neuromitos más que demostrados (estilos de aprendizaje, uso de la parte del cerebro izquierdo o derecho o, las típicas habilidades para entrenar la mente mediante juegos), pasando por aquel que cree a pies juntillas la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner -que ni el propio Gardner se creía en un principio- y que, por ello, las difunde o, incluso, en caso de algunos centros, lo usan como reclamo para captar alumnos, hay una amplia gama de «expertos» educativos amigos de la trola.

Fuente: http://es.paperblog.com
Fuente: http://es.paperblog.com

La verdad es que en el ámbito educativo ha aparecido mucho fullero que, desde una tarima analógica o digital, vende estrategias educativas que se desmontan al primer análisis científico serio, cachivaches que, un día tras otro se demuestran inútiles para el aprendizaje y, cómo no, teorías pedagógicas elaboradas por alguien que en su vida pisó un aula o, que quizás lo hizo cuando las ranas criaban pelo. Todo ello, eso sí, ampliamente demostrado por decenas de artículos poco rigurosos, llenos de vocabulario ininteligible y, más parecidos a una redacción de las que obtenemos cuando nos las redactan alumnos de últimos cursos de Primaria que a ninguna investigación reglada. Que no, que para contar trolas todo el mundo vale pero, sinceramente, es más fácil pillar a un mentiroso que a un cojo. Y ya el simple hecho de hablar de cuestiones científicas, mencionar tal cantidad de autores que es imposible haberse leído para justificar sus trolas y, encontrarse con un auditorio propenso a tragárselo todo, hace que esa burbuja vaya creciendo.

Pero, ¿qué son trolas? ¿Es necesario contar trolas para mejorar la educación? ¿Es necesario afirmar sin ningún pudor que un alumno aprende más si se le deja que, ya desde el inicio gestione su propio aprendizaje cuando, si ello fuera así, los más inteligentes serían los alumnos que viven sin escolarizarse en esos países donde, por desgracia si uno quiere acudir a la escuela, debe jugarse, en muchos casos, la salud o la vida? ¿Es necesario afirmar que en un contexto ruidoso los alumnos aprenden mejor? ¿Es necesario democratizar el aula hasta el extremo de permitir que cada uno haga lo que quiera en la misma? Sinceramente y yendo al uso de la tecnología, ¿alguien es tan estúpido para creerse esas trolas de que un alumno aprende más si está tuiteando en una clase o enviándose mensajes por Snapchat va a conseguir mayor destreza en su futura vida profesional? Es que llega un momento que da la sensación que aquí vale todo. Y ya puedes decir que los nativos digitales no existen porque, aún hay cafres que se dedican a relacionar la capacidad tecnológica con la generación en la que te ha tocado vivir. Alucinante.

 Supongo que debe haber mucho experto pedagógico con ganas de hacerse un nombre en el mundillo al que no le importe contar trolas, otros que, por inútiles o incapaces, siguen contándolas e, incluso, muchos que se creen que la primera búsqueda que obtienen en Google le da validez a cualquier argumentación que pretendan usar para defender una determinada estrategia educativa. Lamentablemente, lo de la educación es como el fútbol. Todo el mundo puede hacer de todo y, además algunos, siendo docentes, se otorgan el rol de ser más capaces que muchos que dedican miles de horas a la investigación en algún campo concreto.

Ser docente, por desgracia, es saber un poco de todo a unos niveles suficientes para que tus alumnos puedan aprender usando las estrategias que veas que te van bien en el aula y que, no funcionan de la misma manera en dos alumnos. Sí, no hay soluciones milagrosas para nada pero, a veces, a uno le llega tal cantidad de trolas, a cual más estrafalaria, que llega un momento en el que se puede llegar a perder el sentido común y lo que te dice la práctica de tu día a día. Seamos sinceros… la culpa no es de los que venden trolas, la culpa es de aquellos que se las creen. Por cierto, ¿sabéis que los finlandeses han inventado un método que hace que todos nuestros alumnos, con muy poco esfuerzo, puedan ser más creativos que Ferran Adrià? Pues ya empieza a ser hora 🙂

Me declaro culpable de haberme tragado algunas trolas en mi vida profesional pero, os prometo que cada vez voy con más cuidado ante lo que me intentan vender y, últimamente aplico el siempre necesario, principio de precaución.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

6 Comments
  1. Lo que cuentas es un resumen de lo que pasa en todos los ámbitos de la vida donde hay que desarrollar estrategias para llegar a una meta. Si en el fútbol un entrenador con una plantilla determinada consigue éxitos incomparables, todo el mundo intenta aplicar sus mismas tácticas, sus métodos y recursos hasta que se dan el batacazo. Cada grupo humano es diferente y cada contexto requiere una adaptación. En Inglaterra se juega un tipo de fútbol diferente al brasileño o al italiano y si crees que todo el mundo interpreta su entrono de la misma manera, vamos mal.
    Pero, ¿por qué ocurre lo que comentas?. Porque tenemos una tendencia a la comodidad que nos lleva a pensar que existen soluciones únicas a los problemas complejos. Y la educación es un problema complejo, por lo que no puede haber una solución, sino múltiples y será necesario aplicar cada una según qué casos, qué contextos, qué ambientes y según tus capacidades. La cuestión es tener recursos para adaptarse a lo que te venga.
    Y lo que te viene son chavales con problemas familiares, entornos sociales diferentes, diferentes capacidades…
    No estoy de acuerdo con la teoría de las inteligencias múltiples, más bien con una inteligencia unitaria que se desarrolla en diferentes capacidades que dependen en gran medida del ambiente que a cada persona le toca vivir. Vamos que tu podrías haber sido un genio en alguna capacidad que no desarrollaste porque tu entorno no fue el óptimo. Nuestra campeona olímpica local Lidia Valentín tiene unas capacidades extraordinarias para la práctica de la halterofilia, pero además tuvo la suerte de que en su pueblo había una escuela de halterofilia y acabó allí por una confluencia de casualidades o eventualidades, que de no haber concurrido nos hubiera dado una chica que hubiera sido cualquier otra cosa en la que no destacaría.
    No es fácil detectar esas capacidades fuera del ambiente idóneo y menos para un docente que no tiene medios suficientes, como es habitual. No hay metodologías que puedan sacar lo mejor de cada persona porque eso supone un ambiente social ideal donde todo el mundo tiene oportunidad de desarrollar cualquier capacidad y probar y errar hasta encontrar su camino. No es fácil nada de lo que se teoriza. Aún así tampoco esta mal probar cosas nuevas de vez en cuando, a mi me gusta hacerlo en clase, no sea que alguien de con la tecla correcta.

    1. No, nunca es fácil nada de lo que se teoriza aunque hay algunas teorizaciones que, como bien dices, claman al cielo y dependen de un cúmulo de casualidades nada despreciables. Nunca me he negado, al igual que tú, a probar cosas nuevas de vez en cuando y, a veces, hay cosas que han salido incluso bastante bien 🙂

      Un saludo y muchas gracias por el comentario.

  2. 100% de acuerdo. Tenemos un problema si para ser buenos docentes e innovadores debemos citar a varios pedagogos de los q se consideran «cool». La mejora del proceso está en la evaluación continuada y continúa de todos los elementos y aplicando los feed backs correspondiente. Aprenderemos más de los q tenemos más cerca puesto q están cercanos a nuestra realidad. Estoy muy cansado de los maestros q explotan la apariencia pero q en el momento q rascas en su labor pues…

    1. La solución, pasa como bien dices, por aprendizaje entre iguales (en el mismo centro es/sería fantástico) y por una evaluación seria y coherente tanto del proceso -para ir puliendo defectos- como del resultado. Eso sí, siempre que sepamos qué medir y cómo medirlo porque, medir por medir que es algo que pretenden algunas de las pruebas actuales es un auténtico sinsentido de nula utilidad real.

      Gracias por pasarte por aquí.

  3. Hola Jordi, ¿puedes contar algo más del mito de los estilos de aprendizaje? Veo una entrada antigua, «Factores y mitos que no influyen en la calidad educativa», donde dices «Estilos de aprendizaje (o maneras de enseñar)», así que supongo que en este artículo también te refieres a lo segundo, ¿no? ¿O aquí te refieres a cualidades de quien aprende, como el que haya gente que aprenda mejor de manera auditiva/visual/etc por ejemplo? Gracias.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link