¿Fortnite en el aula?

Resulta curioso que la respuesta a una pregunta pueda ser totalmente diferente a lo que hubiera respondido hace unos años. Hace unos años hubiera respondido si dudarlo SÍ. Hoy, debido a que me hago mayor y a que, quizás estoy dando la vuelta a muchas cuestiones que antes creía correctas, voy a contestar con un tajante NO. No creo que deba usarse Fortnite en el aula y en este post voy a intentar explicaros el porqué.

Fuente: Desconocida

Son algunos los docentes que están optando por diseñar actividades basadas en el videojuego de moda. No es raro que se justifique lo anterior por ser un buen banderín de enganche para los alumnos. En definitiva, una estrategia motivadora que, por lo visto, va a hacer que los chavales estén más atentos a la explicación y aprendan más. Todo muy bonito y, sinceramente, como estrategia para captar la atención, no es mala pero…

Sí, lamentablemente, a estas alturas de la película y debido a la experiencia en haber usado muchas estrategias en el aula basadas en lo que “socialmente se estaba llevando/usando”, creo que es un error el discurso de llevar lo que sucede en la sociedad al aula. Los centros educativos no son un lugar para reproducir ciertas cosas. La educación debe ir enfocada a mejorar la sociedad, no a perpetuarla. Y, seamos sinceros, usar algo porque se está usando habitualmente por nuestros alumnos (en muchos casos de forma totalmente descontrolada y con los riesgos de los que se nos habla de forma continua) no es un criterio pedagógico. No lo es ni debería ser considerado por nadie como uno.

No me preocupa el alarmismo, sin ningún tipo de pruebas científicas, acerca de la violencia que puede provocar en nuestros alumos ciertos juegos. No me preocupa la consideración por muchos, de forma totalmente errónea, de considerar adicción al uso del móvil o los videojuegos. En cambio, sí que me preocupa que para solucionar un abuso de horas destinadas a determinadas actividades realizadas en su tiempo libre por nuestros alumnos, debamos usar las mismas como estrategia educativa. No lo compro. Creo, como he dicho antes, que la escuela no debe ser un reflejo de la sociedad y sí un elemento para poderla mejorar. Ya, lo sé. Se trata de un discurso que no vende pero, ¿qué nos interesa realmente para nuestros alumnos? ¿Hacer actividades guays o hacer actividades de aprendizaje en las que, además, puedan aprender ciertos límites y las consecuencias de un mal uso de ciertas cosas? Yo lo tengo claro. Como os he dicho antes, tenía claro lo opuesto pero el irme haciendo mayor (y con más experiencia) me hace, al menos en este caso, hacer un giro de ciento ochenta grados de mis planteamientos.

Estoy viendo que estamos convirtiendo la necesidad de motivar como algo intrínseco a la educación. La necesidad de, si no conseguimos estimular a nuestros alumnos (cada vez con un mayor cambio de actividades en menor tiempo), no vamos a conseguir captar su atención. Me cuesta comprar el modelo. No veo lógico el evitar cualquier tipo de esfuerzo o excluir el aburrimiento de la educación. Claro que no pido volver a ciertas prácticas pero, ¿realmente es necesario dedicar tanto esfuerzo a ciertas cuestiones? ¿Realmente es eficaz para el aprendizaje de nuestros alumnos montar actividades bajo la premisa de “su divertimento”? Y no, no estoy negándome a usar el juego como herramienta educativa; sí a reconvertir toda la educación en un juego. Creo que se me entiende. O quizás no porque, a veces, son tantos los vaivenes pedagógicos que llevo teniendo en los últimos tiempos que, al final, no me entiendo ni yo mismo.

Como dije ayer en las redes… “no veo el dar heroína a un drogadicto para que deje las drogas”. Es una exageración la comparación pero, ¿hasta qué punto debemos aumentar el tiempo que un alumno pasa haciendo ciertas cosas en su tiempo libre con actividades de aula? El aula, como he dicho antes, no tiene que ser un reflejo de la sociedad. Debe ser un lugar donde poder fraguar una sociedad mejor.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
32 Compartir
Compartir32
Twittear
+1
Compartir