Frases educativas que molan

Seguro que más de uno de los que os pasáis por aquí tenéis cuenta en alguna de las redes sociales, leéis determinadas noticias o entrevistas a determinados gurús en las redes sociales e, incluso, algunos os martirizáis viendo por Youtube alguna de esas charlas en las que, sin ningún tipo de sonrojo, se sueltan esas frases educativas que molan y que se convierten, al ser difundidas masivamente, en verdades absolutas. Pues bien… como ya sabéis que me gusta que este tipo de blog sea colaborativo, voy a analizar algunas de esas frases y pediros que, en caso de conocer alguna, os animéis a comentar con la misma. Hay muchas frases que molan pero, sinceramente, a estas horas de la mañana, con el primer café aún sin efectos apreciables sobre mi organismo y mi neurona que sigue, al igual que casi todo el año, en período vacacional, seguro que me dejo muchas en el tintero. Por eso pediros la colaboración.

Fuente: Campus Party Europe in Berlin (CC)

Empecemos… o, más bien, zarpemos, como dice uno de los grandes blogs educativos de los últimos tiempos.

¿Os parece que empecemos por lo de «salir de la zona de confort«? Ya, dar clase nunca debe ser cómodo y tanto alumnos como docentes debemos exigirnos la flagelación tan sólo entrar en nuestro recinto de sufrimiento. Creo que esto de la zona de confort se nos ha ido de las manos. Ya no es sólo ser buen profesional porque, lo de ser profesional si uno no sufre y, en todo momento se siente incómodo, no cuenta. Bueno, no da puntos. Supongo que a los médicos les deberíamos también exigir que salgan de los quirófanos para hacer las operaciones que, ahí con el anestesista y con unas determinadas condiciones, es demasiado cómodo operar de una hernia inguinal. Ídem para camareros a los que deberíamos hacer servir los platos con los ojos vendados y a los albañiles hacerles obrar a más de diez metros sin arnés. Que el arnés da una sensación de seguridad y comodidad que no es buena.

Seguimos con Google e internet. Ya, seguro que ya intuís por dónde voy. Sí, seguro que más de uno lo habéis acertado… «todo el conocimiento está en Google«. Bueno, si no está en Google, seguro que con un par de clics navegando por la deep web encontramos aquel conocimiento que se nos puede escapar del asunto. Para qué molestarse en explicar cuando lo que importa es que el alumno sepa buscar en Google de forma crítica, copie los trabajos de la Wikipedia y, cuando sea mayor y esté activo profesionalmente, pueda decir a su jefe… perdone, pero en Google no sale el tema de cuadrar balances económicos, así que lo dejo para que se lo revisen en Hacienda y se lo hagan. Ya, seguro que es un mal ejemplo pero, como he dicho antes, es pronto y aún no estoy en forma. Bueno, nunca lo he estado.

Las anteriores frases molan pero la de «tenemos que devolver el placer a las aulas y experimentar con una pedagogía sexy» seguro que también os sirve. Lo importante es eliminar cualquier atisbo de sufrimiento a los alumnos e, incluso, permitirles «que sean ellos los que creen su propio aprendizaje y decidan qué aprender«. ¿Os dais cuenta qué giro argumental le he metido al asunto? He podido insertar dos frases que molan en un mismo párrafo. Algo digno, como mínimo, de alguno de esos que escriben libros guays sobre educación. Hablando de libros, estoy perezoso y tengo que acabar de pulir los capítulos que faltan del mío. Es que, como dicen algunos, toca meter la cuña para hablar de mi libro. Por cierto, si queréis una variante de la segunda frase de este párrafo os recomiendo la siguiente… «en las escuelas nos empeñamos en enseñarles en lugar de invitarles a aprender«. Fantástica versión e imprescindible en todo discurso neopedagógico.

La «educación bulímica» también es un gran recurso. El aprender para vomitar esas memorizaciones tan inútiles que se están dando en la escuela. Sobran reyes Godos que se empeñan todos los profesores de Historia en hacer estudiar, aún en pleno siglo XXI (bueno, si no hay ningún profesor que conozcamos que lo haga estudiar, nos lo inventamos si eso) y «falta reducir la memorización para que todo el aprendizaje sea significativo«. Mezclar lo anterior con la «necesidad de usar pedagogías activas» ya es bonus point. Incluso me he atrevido a mezclar el inglés. Es que, es lo que tiene ser bilingüe y el cerebro plástico. Bueno, con el calor de los últimos días aunque haya refrescado un poco, más bien reducido al nivel de sopa.

No, no me olvido de la comparación entre las escuelas y las fábricas. En este caso podemos sustituir fábrica por prisión. Vamos a por la frase completa… «las escuelas parecen fábricas«. Ese gran hito de la fraseología educativa que permite incluso apoyarse en grandes imágenes que podemos encontrar por la red. Haciendo un mix con esta frase y aderezándola con el sadismo de los profesores que no usan determinados métodos educativos porque son unos vagos, ya tenemos gran parte del discurso por si nos llaman a una ponencia.

Para finiquitar el asunto ya que se me va el tiempo que tengo para escribir cada uno de los posts, os dejo con una que seguro habréis escuchado en más de una ocasión. Una relacionada con esa creatividad que tanto dicen que la escuela mata («la escuela mata la creatividad«). Una que afirma que «a ser creativo se aprende igual que a leer«. Brutal.

Espero vuestras aportaciones porque, sinceramente, creo que he hecho corto ante tal cantidad de frases chachis y llenas de significado (o quizás no) que se están difundiendo en estos últimos tiempos.

Actualización/aportes

Como ya os he dicho, lo importante es ir añadiendo vuestras aportaciones (que pueden ser dejadas por las redes sociales o como comentario a este artículo). Es por ello que espero, a lo largo del día de hoy ir actualizando con nuevas frases molonas. Ahora sólo queda que alguna marca de camisetas, tazas u otro tipo de merchandising nos compre la idea. Prometo compartir beneficios 🙂

«Sin emoción no hay aprendizaje» por @octavio_pr

«A montar en bicicleta se aprende montando en bicicleta» por @octavio_pr

«La fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a sufrir» por @Cicindellita

«Estás anclado en una escuela que enseña contenidos del siglo XIX, con unos profesores del siglo XX para unos alumnos del siglo XX» por Ed Gar Can

Fuente: https://twitter.com/PsicEduM
Muchas gracias Néstor por la inspiración. Sin tu gran tuit donde comentas que "cada vez que un gurú educativo dice salir de la zona de confort, muere un gatito" no hubiera sido posible escribir nada hoy.


EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. Las escuelas parecen fábricas… Claro, porque los que terminan los estudios con éxito suelen acabar trabajando en una línea de producción. Para ser médico o abogado hay que dejarse la ESO a medio terminar.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link