Fuera de tablero

Leo que se aprueba por unanimidad en el congreso la inclusión del ajedrez dentro de las asignaturas de primaria y como contenido transversal en secundaria.

No soy un gran jugador de ajedrez, pero he pasado unas cuantas horas delante del tablero y me ha fascinado la inmensidad del juego. He vislumbrado la capacidad de concentración necesaria, el razonamiento lógico y matemático que se ha de desplegar, la disciplina que exige, los ejemplos vitales que se desprenden de una buena partida de ajedrez y la grandísima potencialidad que tiene como recurso educativo.

El problema, y siempre encuentro uno, es que esto ya me ha pasado antes. He hecho teatro y me ha parecido inmenso el aprendizaje que nuestro alumnado podría sacar de la expresión dramática. He construido una impresora 3D en clase y fue una lección inestimable, he visto compañeras de plástica ayudar a sus alumnos a ser más felices desde la expresión artística, compañeros que utilizan el audiovisual de manera tan bella y motivadora que implican a sus chavales en proyectos enormes. He visto lo mismo con gente que trabaja la robótica, me han hablado de profesoras que hacen de mi odiado latín una asignatura que emociona…

tablerofrutas
Imagen: “What’s Next” by JJ Hall (cc-by-nc)

¿Se ve por donde voy?

Creo que no hay contenidos que sean por si mismos infalibles y aplicables en cualquier entorno y creo que no hay contenidos irrelevantes, su valor está en las manos que los trabajan. Manos que han de ser inquietas y profundas y que, en demasiadas ocasiones, se ven atadas por currículums, programaciones y horarios poco adaptados a todo aquello que no se pueda “asignaturizar” convenientemente. Manos que podrían estar haciendo florecer vocaciones si pudieran expresarse como les resulta pertinente.

Sé que son muchos los docentes que se han adaptado bien a este entorno de saberes parcelados, yo también he disfrutado de las ventajas de tener tu pequeño “reino” de conocimiento y me he echado a descansar muchas veces en la comodidad que ofrecen los contenidos reglados, estructurados y definidos por alguien que me ha dado el trabajo hecho, pero creo que podemos aspirar a más.

A ir poco a poco rompiendo el corsé y permitir que haya espacio en las aulas para que cada docente pueda dar lo mejor de si mismo, utilizando para ello la herramienta o el contenido que considere conveniente, sin que venga marcado de arriba. Aunque eso signifique que NO todos los niños y niñas van a aprender lo mismo al mismo tiempo (por cierto, ya no lo hacen).

A proponer un modelo alternativo a una escuela como un tablero de ajedrez, con sus casillas perfectamente delimitadas y sus piezas obligadas siempre a moverse según las reglas.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Tucho Méndez

Profesor de tecnología que no sabe definirse a si mismo.

3 Comments

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir