Grandes proyectos para un nuevo curso escolar

A veces conviene dejar temporalmente de cuestionarlo todo y hablar de lo que se está haciendo bien. Sí, en nuestros centros educativos, cuando nuestros alumnos se incorporen su primer día de clase, aparte de las típicas asignaturas impartidas decimonónicamente, también van a encontrarse con grandes proyectos educativos. Sí, son cada vez más -o quizás sean más mediatizables- los proyectos que se van a llevar a cabo en nuestros centros. Sí, hay proyectos que, con muchísima ilusión, se ensamblarán y ejecutarán por parte de mis compañeros de profesión. Algo que, por lo anterior, me llena de orgullo como docente. Verbalizar los proyectos que se han hecho y que van a seguir haciéndose, a pesar de no obtener premios ni reconocimientos, son los que marcan la excelencia de muchos profesionales que pueblan nuestras aulas. Todos los proyectos son válidos y, el simple hecho de plantearse hacer cosas diferentes, ya es un merecido motivo de aplauso.

Fuente: http://kuentalibros.blogspot.com.es/
Fuente: http://kuentalibros.blogspot.com.es/

Este pasado verano han sido algunos los docentes que han ido pariendo alguno de esos proyectos que, seguro al acabar el curso, van a estar en boca de sus alumnos. Proyectos que, en ocasiones y debido a la viralidad de las redes sociales, van a ser exportados a otros centros diferentes de los originales. Alumnos que van a colgar sus experiencias. Alumnos y docentes que van a hacer mucho en el aula para cambiar las cosas. Porque hay grandes proyectos en muchas aulas y algunos centros. Porque hay cosas, por mucho que siga habiendo quien pasa con su libro de texto y sus ejercicios prefabricados, que tal vez no cambien la educación pero, como mínimo, algunos intentan hacerlo. Lo importante es plantear y hacer. Al final, el resultado va a ser un cúmulo de situaciones que, en la mayoría de ocasiones y más refiriéndonos a algo tan azaroso como es un aula, quizás no acaben de satisfacernos. Pero, lo anterior no implica que no se haya trabajado en un gran proyecto.

Estos días revisando mi timeline de Twitter veo innombrables ganas de cambiar las cosas. Tengo claro que, los que estamos, somos una minoría pero, también tengo claro que en esa minoría hay mucha ilusión. Ilusión que se traslada a proyectos. Proyectos que quizás salgan o no salgan bien pero, lo que es innegable, es las ganas de hacer cosas por parte de algunos. Sí, con los recortes y, en demasiadas ocasiones, la indiferencia de parte de la sociedad y, como no, de la administración que no apuesta firmemente por esos docentes con ganas de cambiar las cosas, aún hay profesionales que lo intentan. No es vocación, es ser un buen profesional y buscar la mejor estrategia para que, esas decenas de niños (en algunos casos ya adolescentes e, incluso, machuchillos ya) de diferentes edades que se tienen delante, hagan algo diferente para ver si se consiguen mejorar las cosas porque, lo que hay ya se ha demostrado que no acaba de funcionar.

 Este curso va a haber magia en algunas aulas y, espero que, como mínimo, algo de ella surja de la mía. Por intentarlo que no quede 🙂

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link