Hacia una formación masiva y despersonalizada

Cómo mola aprender por YouTube. Qué maravilloso es tener cientos de vídeos colgados para solucionar esas dudas que, en clase, no se han podido solucionar. Cuánto ahorro en docentes, si dentro de la formación reglada introducimos vídeos diseñados «por docentes guays, que sepan explicar bien». La verdad es que no sé cómo podemos oponernos a cursos masivos, que pueden seguirse desde cualquier parte en cualquier momento. De verdad es que parecemos unos rancios que nos negamos a ver el progreso que supone lo anterior.

Fuente: ShutterStock

Lástima que usar el formato vídeo despersonalice la educación. Es un hándicap para mi concepción -y la de algunos otros- que se tire de modelos masivos que, al fin y al cabo, lo único que sirven es para abaratar costes. No discutiré jamás la calidad de ciertos vídeos. Incluso yo he aprendido a cocinar determinadas cosas viendo vídeos de internet pero… se trata de casos puntuales, con unas habilidades adquiridas previas y partiendo de la base que, por suerte, tengo ya toda una experiencia vital previa acumulada. Ya no digo ni mejor ni peor. Simplemente, digo previa. Eso sí, reconozco que si el mismo vídeo lo sustituyera por la explicación de un cocinero en mi cocina, seguramente lo haría mejor. O, simplemente, tendría algunas dudas que podría haber solucionado antes de haberme quedado sin la subida adecuada de unas magdalenas. Lástima que tener al cocinero sea mucho más caro. Más eficaz pero más caro.

Lo mismo en educación obligatoria y postobligatoria. Mucho apostar por el formato vídeo, en lugar de hacer una apuesta decidida por una reducción de ratios con profesionales que permitan un feedback más continuo. Si uno publica un vídeo que ven miles de personas y cada una le pregunta una duda, es imposible responderles. Y si ya se te está quemando el filet mignon, es algo impensable. Por tanto, ¿a qué viene esa apuesta decidida por la administración para el uso de formato vídeo como sustitutivo -no como complemento- de la formación tradicional? ¿Por qué tanto interés en reducir la formación docente presencial y optar cada vez más por MOOCs? ¿Realmente la educación a distancia presenta ventajas frente a un aula reducida con atención prácticamente individualizada? Claro que hay muchísimo más ahorro en espacios y docentes pero, ¿es el ahorro lo único que debemos tener en cuenta cuando hablamos de formación? ¿No será que lo importante es capacitar a los que cursan unas determinadas cosas? Con veinte y el tutor delante se aprende mejor que cientos viendo un mismo vídeo. Otro tema es la calidad de ese tutor/docente, pero eso es harina de otro costal. Un detalle, es más difícil dar clase en un aula que colgar un vídeo en internet. Y no discuto el trabajo de edición que puede haber tras los mismos.

Estamos intentando pervertir el modelo formativo para conseguir algo más económico sin, por desgracia, tener en cuenta que el beneficio de la formación nunca va a verse a corto plazo. Y eso, a mi entender, es un error. Eso sí, cuando algunos quieran darse cuenta que aplaudir con las orejas ese modelo despersonalizado, con personajes muy conocidos que, al final son considerados por héroes por muchos alumnos (al igual que si se presentará alguno de esos youtubers con miles de seguidores que hacen bromas pesadas, tienen canales de juegos o, simplemente, enseñan lo justo para que no les echen de la plataforma), es un error, ya llegaremos tarde.

Me encantan los vídeos de algunos youtubers. Me parece fantástico que el alumnado use los vídeos de, por ejemplo, David Calle (por decir el nombre que se me viene a la cabeza en este momento) para ayudarles a repasar pero, por desgracia, la tendencia es a vender esa ayuda como solución a los problemas educativos. Y eso no es.

No sé si se entiende qué quiero decir pero, después de un día excesivamente largo, no sé expresarme mejor 😉

Un matiz, por si no ha quedado claro: me parece fantástico que haya gente que suba sus vídeos a YouTube para ayudar a los demás.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo respecto a este tema cuando se trata de enseñar a los alumnos. No creo que un adolescente vaya a aprender más de un vídeo, por más acostumbrado que esté al formato, que con un profesor delante. Es por eso que yo uso el vídeo en momentos muy puntuales y siempre como ampliación o repaso.

    Eso sí: de cara a la formación del profesorado, resulta que los cursos presenciales que me encuentro suelen tener un interés mínimo. Por lo tanto, al final acabo optando por MOOCs porque, al menos, estos me permiten trabajar a mi ritmo y no perder completamente cierto número de tardes en ir al CEP y aguantar la chapa de un señor. Lo sigo yo a mi ritmo y ya está.

    Sé que no es lo mejor, y sé que lo ideal sería que los cursos del CEP fueran más interesantes, pero… dadas las circunstancias, entre cursos presenciales soporíferos e inútiles y cursos online con algo de interés, me quedo con lo segundo, por más despersonalizados que estén.

    1. Nunca me he opuesto al uso de material multimedia como complemento a un aprendizaje más personalizado. Y sí, tienes razón en cuanto a las diferencias que existe entre la formación a alumnos y, la cada vez más necesaria, actualización del profesorado. El problema, como bien dices, son los tiempos. Por eso yo cada vez opto por más autoformación (vía materiales combinados con vídeos) que por formación reglada. Ojalá, como bien dices, la formación que ofrecen las asesorías fueran más acordes con lo que realmente se necesita en las aulas. Ojalá. Y eso que alguna joya se encuentra 😉

      Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link