Hay algo que me preocupa

Hoy me he enterado que el INTEF organiza un curso de neurodidáctica en el cual ninguno de sus tutores son expertos en el campo. Hay desde profesores de marketing, maestros de especialidades variopintas, alguno de FOL y, quizás me ha parecido ver a alguno de Historia pero, en este último caso no sé si afirmarlo porque, sinceramente, he preferido no acabarme de cabrear con el asunto. Bueno, ya no es cabreo. Se trata que empiezo a preocuparme al ver que, no sé el porqué, me da la sensación que sé más de muchas de las cosas de las cuales se están ofreciendo cursos de formación o ponencias que los propios formadores o ponentes. Sé muy pocas cosas. Lo justo de mi asignatura para ir tirando y, en ocasiones, debo echar mano a la inventiva para salir del apuro al que algunos alumnos me someten pero, curiosamente, sé muchísimo más que lo que se imparte en la mayoría de formaciones sobre uso de tecnología en el aula, metodologías o, simplemente, gestión de centros educativos o aprendizajes basados en la estructura del córtex cerebral. Y, como os digo, me empiezo a preocupar.

Fuente: Desconocida

Hace un tiempo creía que, quizás, me estaba imaginando cosas. Manipular la realidad siempre se me ha dado bien de más joven y pensaba que, por determinados motivos, seguía haciendo una manipulación interesada para creerme que sabía más de lo que sé. Pero no. No es que yo sepa más de lo que sé, es que otros saben muchísimo menos. No muchísimo menos que yo. Muchísimo menos que gran parte de los compañeros con los que llevo compartiendo cerca de veinte años máquinas de café, formación o, simplemente, algunas tertulias en determinados lugares que, a veces, es mejor no mencionar. No, no penséis mal.

Tengo compañeros que saben mucho de sus asignaturas. Incluso coincido y he coincidido con compañeros que han tenido la paciencia de explicarme el funcionamiento de ciertas cosas de mi especialidad. Y, curiosamente, ninguno de ellos da cursos de formación a otros docentes. No tengo muy claro qué perfil se ha de reunir para dar formación pero, por lo visto, de los que he aprendido no valen. Pues vale, si no valen, seguro que se seleccionan mejores formadores, con más experiencia en el campo a formar y capaces de llevar el aprendizaje en ciertas cosas más allá para los que perdemos horas de formación para mejorar nuestra práctica educativa. Sí, cuando ya tenemos los cursos mínimos para el sexenio a algunos nos apetece formarnos. No somos pocos. Lástima que sólo vemos que en los cursos de formación se nos toma el pelo con cursos de dudosa calidad, con un mínimo de tutores aprovechables y que, por desgracia, tienen menos idea sobre los temas que me interesan que las que tengo yo. Ya sé que ser el mismo formador para PLEs, gamificación, flipped y robótica, mientras los fines de semana alterno me dedico a formar a los que quieren ser directores de centros educativos, es mucho trabajo. Ingente necesidad de ponerse las pilas continuamente pero… ¿de verdad hay capacidad/calidad tras esa formación que, sin ningún sonrojo, dan algunos?

La verdad es que no tengo claro que sepa mucho. Bueno, estoy seguro de que no sé de muchas cosas. Lo que me preocupa es saber más que un gran porcentaje de esos que están dando formación para la administración educativa o para alguna de esas empresas privadas que tanto molan. Quizás sea sólo mi percepción pero, ¿soy al único al que le pasa? Ya, pregunto siempre porque no quiero quedarme sólo en mi visión sesgada del asunto.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. Hola Jordi. X acá estamos en casi la mismas. Capacitadores que x no saber no capacitan y cobran ingentes honorarios. La verdad que a los que peinamos canas en esta tarea no nos hacen pasar el río con botas, ya hemos aprendido que siempre estamos aprendiendo y que las aulas son, quizás, uno de los espacios ideales para hacerlo. Bueno, a veces tb con los colegas. Abrazo desde Mendoza, Argentina

    1. Todos necesitamos formación para mejorar en nuestra praxis docente. El problema, como bien dices, la selección de capacitadores/formadores y el interés de la administración en ofrecer cosas que sirvan para los que estamos en el aula. Uno de vuelta desde el otro lado del charquito.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link