Hoy me apetecía escribir

La verdad es que he abierto el ordenador y estoy usando mi móvil como wifi porque me apetecía escribir. Hay días en los que echo de menos eso de escribir a diario. Esa sensación de saber que estás expresándote más allá de, los ahora 280 caracteres de Twitter. Me encanta escribir. Quizás es una de las cosas que más me gusta, más allá del tiempo dedicado a mi familia y a la ingesta de horchatas, hacer en mi tiempo libre. Hablando de tiempo libre estoy recordando que esta semana empieza la tarea más ingrata para un docente: la de calificar. Bueno, la de dar clase en determinados momentos y grupos también se las trae. Coño, que a veces como docente las cosas no te salen bien. Dudad de quien os diga que siempre se lo pasa maravillosamente bien en el aula. Hay días de todo. Buenos, malos y regulares. Al igual que en la propia vida.

Fuente: Fotolia CC

Debo reconocer que escribir de forma caótica y saber que vas a darle a publicar en un blog que, por lo visto, algunos leen (eso es lo que me dicen las estadísticas que reviso cada cierto tiempo y, por cierto, cada vez más espaciadamente) tiene su tela. Bueno, en más de una ocasión he dicho que sólo escribía para disfrute propio. Si algunos disfrutáis de esto, me alegro pero, en este caso, la pretensión es simplemente el ir llenando líneas al tuntún sin demasiado sentido.

Claro que tengo temas educativos para escribir. Desde premios que se aceptan acríticamente promocionados por una entidad que ha desahuciado a miles de personas y que hemos habido de rescatar con dinero público hasta, la enésima publicación de una parte de las pruebas esas que monta con dinero público la OCDE. En este caso ha tocado a las PIRLS. Y, ¿por qué no hablar de las baby PISA que quieren establecer para la detección de problemas en el alumnado al poco del destete? La verdad es que me motiva hoy tan poco como escribir acerca de la competencia digital que quiere evaluar el MECD y tatuarnos en los glúteos. Según algunos sería mejor que nos lo tatuaran en el rabo pero, por cuestiones de lenguaje inclusivo, no toca. Ya veis que es un post que promete bien pocas cosas.

Estoy reflexionando mientras escribo acerca del olor de las nubes, del procés e, incluso, de la ropa interior que usan los políticos a la hora de gestionar determinadas cosas. De lo lamentables que son los programas de gestión de aula externalizados que usamos los docentes y, por qué no reflexionar también, acerca de las elecciones a unicornios lapislázuli que se han montado en un sitio que uno ya no sabe si es parte de Estado, República o, simplemente, despropósito de diferentes grados. Lo veis… esto no tiene ningún sentido. Bueno, tampoco lo pretende.

Hablando de cuestiones más racionales y menos etéreas creo que algunos aún no se han enterado que, algún partido político va diciendo que la mayoría de docentes de la pública catalanes son afines a ERC. Coño, si en unas oposiciones libres sólo aprueban los de dicha ideología es que hay algo un poco raro en esa afirmación. ¿Será que quieren hacer unas oposiciones para su partido que pueda aprobar alguno de los suyos? ¿Les valorará el carnet? ¿El ir a misa o ser eunuco? Ya, lo sé. Estoy entrando en lenguaje soez pero, a veces, mola.

Mañana vuelvo al aula después de un puente que no ha sido tal. Muchas cosas pendientes que tocaba hacer. Muchas cosas pendientes que no he hecho. Algunas otras que han surgido de la nada. A diferencia de los calcetines que van desapareciendo cada lavado, las tareas aumentan de forma exponencial. Eso seguro que es culpa de Trump, el coreano de peinado estrafalario o, posiblemente, de algún tipo de esos que está haciendo sesiones de autoayuda. Me da igual pero jode tener cada día más cosas que hacer.

Se ha acabado el tiempo de la terapia y el placer. Son los 14 minutos mejor invertidos de los últimos días en un redactado. Y sin hablar de mi libro que, por lo que se ve, lo está petando 🙂

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link