Huérfano de políticos

Como docente estoy huérfano de políticos que me representen. Como padre estoy huérfano de políticos que velen por el futuro de mi hija. Como votante en nada, estoy totalmente preocupado por la falta de interés que tienen todos en hablar de temas educativos de calado.

Fuente: Fotolia CC

Estoy harto de ver cómo el principal debate es si se adoctrina o no en el aula. De si se debe españolizar o catalanizar a los chavales. Propuestas de varias asignaturas (Constitucionalismo, Feminismo y Tauromaquia) para hacer, aún más estúpido el concepto de asignatura. Ya si eso entramos en las promesas de libros de texto gratis, uso de espacios educativos como simples guarderías o, yendo un paso más allá, la necesidad de defender el modelo de escuela pública y/o privada. Y nadie aportando soluciones reales a las necesidades de nuestros alumnos, docentes y familias. NADIE.

Todos los partidos políticos tienen a docentes en sus filas. Algunos incluso copan puestos altos de las listas. ¿Tan poco conocen las necesidades de sus compañeros o si, en algún momento dieron clase antes de entrar en política, de los alumnos que tuvieron? Es que a uno le causa sonrojo que, ni tan solo sepan que hay ya una normativa que prohíbe los móviles en el aula (salvo excepcionales usos puntuales en algunas asignaturas). Bueno, si nos tuviéramos que sonrojar cada despropósito educativo que sueltan, las ciudades no necesitarían iluminación nocturna. Vendría de serie la iluminación en color bermellón.

Creo que a los políticos no les interesa la educación salvo que, para votantes con pocas luces, se usen argumentos maximalistas diciendo que «todos los alumnos de la pública van a salir votantes comunistas convencidos y con ganas de quemar iglesias». Otros planteándose que «no se puede ser buena persona si se estudia en un determinado tipo de colegio». Es que, a estas alturas considerar que alguien se hace bueno o malo en función del centro al que acude o de los docentes que le dan clase, ya es de traca. No creo que en ningún centro se enseñe a hacer cócteles molotov, se quemen retratos del Rey, se escupa en la foto del Papa o, simplemente, se juegue a tirar dardos a la foto de Stalin. Yo no lo he visto en mi vida profesional. Tengo dudas de saber en qué sitio han estudiado algunos que dicen todo lo anterior.

La educación necesita que se hable de ratios, de inversión (y no solo en porcentaje del PIB, ya que interesa saber en qué va a gastarse ese porcentaje), de segregación, de necesidad de modificar el currículum, reducir horas lectivas, apostar por los proyectos en etapas de Primaria, gestionar la formación del profesorado (tanto del que entra como del que ya está), facilitar la incorporación de los padres en la toma de ciertas decisiones y confiar, de una vez, en los profesionales que están haciendo, en su mayor parte, muy bien su trabajo. Además creo que son temas en los que puede haber coincidencias. Bueno, salvo que esas coincidencias impidan arañar ese voto que, por lo visto, está por encima de la mejora educativa. Y así nos va.

Busco político al que le interese la educación. La de verdad. Para lo demás ya existen los políticos en época de elecciones (o, en muchos casos, fuera de ella). Si a alguien con responsabilidades políticas le interesa mejorar la educación, ya sabéis…

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link