iDiots, ¿la realidad de las TIC?

Debo reconocer que pocas veces un vídeo viral me impacta. Aún menos, cuando la mayoría de ellos van destinados al consumo masivo por parte de cualquier persona con conexión a internet. En este caso, el vídeo sí que me ha impactado. Un vídeo que habla sobre la «obsolescencia provocada» de la tecnología y de como las empresas optan por mecanismos que, mediante diferentes estrategias de márqueting (siempre muy bien diseñadas) hacen que el ciudadano medio actúe frente a una «supuesta» innovación con irresistibles ganas de compra. Mensajes que se venden muy bien. Consumidores que se lo tragan, como mínimo, igual de bien.

Éste es el caso del vídeo iDiots, una parodia del iPhone (aplicable a muchas otras marcas o productos tecnológicos) que me apetece tratar desde la perspectiva educativa.

Después de visualizar el vídeo anterior un docente no puede menos que dejar de preguntarse qué intereses hay detrás de la adopción de las TIC en el ámbito educativo. ¿Qué empresas se ocultan detrás del desembarco tecnológico en nuestras aulas y quién firma los informes que avalan el uso de esa tecnología en el aula?

Me estoy convirtiendo en un escéptico en esto de las TIC. Bueno, me estoy convirtiendo en un escéptico de cómo se están incorporando las mismas en las aulas. Cansado de ver como docentes se están sumando al carro de «lo último» (léase los iPads para sustituir a unos netbooks que aún no hemos explotado) o a ir implementando herramientas por ser «más» modernas que las que estábamos utilizando. Ufff, con lo bonito que sería partir de un palo y ver qué necesidad real tenemos de cachivaches.

La tecnología en el aula es neutra. Los dispositivos tecnológicos no son nada más que un conjunto de circuitos ensamblados para que alguien les de la utilidad. A las empresas que venden esas herramientas les interesa mucho vender pero, realmente, ¿es tan necesario realizar esa compra?

Los libros de texto fueron el primer invento educativo de las empresas. Libros que, con sólo variar una página o un enunciado de los problemas que nos suministraban, obligaban a hacer una nueva compra a los padres de los alumnos. Algo no tan TIC pero basado en el mismo concepto: comprar y comprar hasta que el mercado se halle satisfecho (algo, por cierto, imposible de saciar).

Reconozco que la tecnología avanza muy rápido pero, también, que ese avance vertiginoso va en contra del sentido común de su uso en el ámbito educativo. Si nos quejamos de que las leyes educativas perduran demasiado poco en el tiempo, ¿cómo podemos avalar el desembarco masivo de las últimas novedades tecnológicas en nuestras aulas sin haber sacado el jugo a las anteriores? Algo no me convence del discurso. Y eso es algo que cada vez me está alejando más de algunos posicionamientos educativos basados en esa tecnología de renovación tan vertiginosa.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

3 Comments
  1. Als anys 80 la gent me considerava «raro» perquè me passava moltes hores davant de l’ordinador. Ara la gent me considera «raro» perquè cada vegada n’hi vull passar menys i no tinc això que en diuen telèfons intel·ligents.
    Crec que els ordinadors estan perquè facin el que tu vols que facin. Quan els ordinadors et fan fer el que ells volen que facis, cal començar a desconfiar 😉

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link