La asignatura de Tecnología en la Comunidad Valenciana

No hay dinero. No sé si no hay dinero o, simplemente, prefiere destinarse a otros conceptos o partidas más interesantes para poder venderse en los medios pero, sinceramente, como profesor de Tecnología siento mucha tristeza al ver como en los centros educativos de la Comunidad Valenciana (y no hablo sólo del mío actual) no se han renovado herramientas, no se ha dotado de equipos multimedia y, ni tan sólo, se ha permitido que los centros pidan materiales a la administración imprescindibles para llevar la asignatura un paso más allá. Lo de impulsar la robótica educativa teniendo que detraer dinero del centro para destinarlo a comprar placas o kits se las trae. Más aún cuando desde que se creó la asignatura no ha habido ni una sola macrodotación de material a los centros educativos. Y no, no sucede sólo en la Comunidad Valenciana aunque, en este caso, hablando con compañeros que trabajan en otros centros y, después de observar in situ la realidad, la situación es de traca. La Tecnología está completamente abandonada de la mano de la administración. Sí, podría incorporar otras asignaturas al abandono pero, en este caso, me interesa remarcar qué sucede en la mía.

Fuente: https://www.intel.es

Me da la sensación que ya no es sólo falta de recursos públicos y sí desidia en su gestión lo que hace que, a día de hoy, no haya ningún centro educativo que pueda exprimir la asignatura como podría hacerse. Sinceramente, entre un currículum que se cargó todas las posibilidades de trabajar por proyectos, la ilusión de todos los docentes que entraron en la asignatura y, por qué no decirlo, la falta de reciclaje de los mismos, ha llevado a una situación totalmente kafkiana. Centros educativos que apuestan, con sus recursos y con la iniciativa de sus docentes de la asignatura, a hacer cosas diferentes. Montaje de drones, robótica, proyectos interdisciplinares con otros departamentos que, más o menos de tapadillo, se hacen en los centros educativos. Proyectos que, en caso de estar subvencionados por alguna administración (la educativa ya os digo que no), sólo sirven para que algunos puedan salir en la foto, los docentes de la asignatura pringuen hasta horarios inacabables y, al final, sea todo cuestión de la buena voluntad del personal. Pero no, no podemos dejar a la buena fe de los profesionales el asunto. Falta formación adecuada, faltan recursos, falta una nueva concepción de lo que debería ser la Tecnología.

Creo que seguir jugando con maderitas no es la opción más adecuada pero, lamentablemente, es la única que muchos centros se pueden permitir. Trabajar el corte con la sierra de marquetería, el uso de las pistolas de silicona o hacer un pequeño agujero con un taladro, no debería ser en pleno siglo XXI lo que toca hacer a los alumnos. Hay dos opciones: o usar la Tecnología para enseñar a los alumnos ciertas prácticas eléctricas, de fontanería o de solución de problemas domésticos; o directamente apostar por la tecnología que existe en nuestro entorno y los avances que se están dando. Y tanto para una cosa como para la otra se necesitan recursos y formación. Y no me vale el modelo de la Comunidad de Madrid al dotar de determinados kits a los centros y apostar por una formación deficitaria. Quiero y necesito como profesor de la asignatura mucho más. A más recursos y formación del profesorado… mejor aprendizaje para nuestros alumnos.

La verdad es que siempre he creído en que la administración educativa debiera contar con especialistas de las asignaturas en activo que les asesoraran acerca de las necesidades de la misma. Sería bueno crear bancos de recursos por asignaturas, difusión de buenas prácticas y tener un fondo económico para, bien justificado, pedir partidas para determinados proyectos. Quizás también sería bueno poder hablar claramente acerca del futuro de la asignatura porque, al final, si seguimos haciendo los típicos objetos en madera (a veces no hay más remedio) que se hacían hace casi veinte años, estaremos desperdiciando las potencialidades de una asignatura que, bien enfocada, puede ser muy interesante. Hasta entonces la mayoría de profesionales de la misma seguiremos jugando a la autoformación, a la necesidad de implorar recursos materiales en visitas continuas al Secretario de nuestro centro o apuntándonos a proyectos que ofrecen, en muchos casos, empresas privadas. Ya, es triste pero si tenemos que esperar a la administración… antes nos habremos jubilado.

No exijo más horas de la asignatura, ni desdobles, ni nada a nivel personal o que pueda beneficiar personalmente a ningún docente. Pido directamente una correcta dotación de recursos, existencia de una buena formación y, por qué no decirlo, una apuesta decidida de la administración educativa valenciana (vale para cualquier otra por lo que he visto y me dicen) por la Tecnología. Una asignatura demasiado potente en el contexto actual que, al final, se está quedando en una simple declaración de intenciones y en un quiero y no puedo. Para eso… mejor cargársela. Y lo digo de corazón.

La mayoría de los profesores de Tecnología son una caña y hacen, en muchos casos sin recursos, cosas fantásticas... ¿os imagináis que harían con recursos y formación adecuada?
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link