La clave está en la lectura… y en entender lo que se lee

Demasiados alumnos que llegan a la ESO no saben leer. Bueno, un gran número de los que salen de la ESO o se incorporan desde estudios postobligatorios a la sociedad, tampoco. La lectura, por desgracia, es algo que se ha quedado en segundo plano en todos los currículums. No es leer libros obligatorios, introducidos a fuego en determinadas asignaturas y que son, en la mayoría de ocasiones, un tostón y parte del otro; lo ideal sería incorporar un plan de fomento lector que actuara sobre lo más básico: la capacidad de leer, entender y juzgar un texto de forma crítica. Algo realmente imprescindible para sostener futuros aprendizajes. Sin leer -más bien sin saber entender lo que se lee- poca mejora educativa podemos tener.

Fuente: http://www.todoeducacion.es
Fuente: http://www.todoeducacion.es

La gente en nuestro país no lee. No lo digo yo, lo constatan los estudios que se realizan año tras año acerca de las aficiones lectoras que se tienen en este país. Si ya descartamos novelas que no necesitan entenderse, el porcentaje de no lectores se incrementaría suponiendo, a mi entender, englobar a la mayor parte de la sociedad. No se ha inculcado el disfrute de la lectura ni la necesidad de transportarse al libro. No hay ganas de aprender porque, en ocasiones, falla la base más necesaria de ese aprendizaje: habilidades básicas de lectura y entendimiento de lo que se lee. No es tan sólo un peligro el no leer porque no se vendan -o pirateen, si disponen de lector de libros electrónicos- libros. El peligro es la incapacidad de razonamiento que supone tener dichas limitaciones porque, al final, las letras, saber unirlas y entender lo que se dice es algo importantísimo para poder desarrollar futuras habilidades.

Creo que llega un momento en que los límites de aprendizaje vienen marcados por cierta falta de base. Uno no puede pretender explicar Historia, Matemáticas, Música u otro tipo de especialidades, sin que sus alumnos sepan leer y entender lo que leen. Ya no es sólo la capacidad de memorizar o vomitar el día del examen, sin leer (y leer bien, entendiendo lo que se lee) no hay posibilidad de relacionar conceptos o facilitar estrategias para obviar lo mecánico y guiarse por un nexo de unión entre aprendizajes. Porque el nexo existe y saber encontrarlo es la clave. Una clave que, como he dicho antes, va a depender de las capacidades lectoras del aprendiz.

Quizás es que, por determinados motivos, la lectura y su entendimiento, hayan quedado abandonados en lugares ignotos por motivos de necesidad de dotar de inmediatez al aprendizaje. Quizás el razonar lo que se lee no tiene el valor, para gran parte de la sociedad, que debería tener. Quizás es que, por desgracia, hemos convertido la reducción de esas habilidades a leer menos de 140 caracteres. O, quizás es que la lectura, no tiene el valor vital para la mayoría que algunos pensamos.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

7 Comments
  1. Hola Jordi, El hábito de lectura no es el único que incide. Para mí la escuela, de la manera que está implantada, fomenta individuos que no razonan ni acostumbran a interpretar una lectura. En concreto el sistema de evaluación ayuda mucho a esto. Tipos de preguntas cerradas, y otras costumbres del mundo escolar. Es lo que llaman contrato didáctico, y creo que es algo que incide negativamente en el aprendizaje. El objetivo no es aprender sino aprobar (y en el mejor de los casos sacar buena nota) (esto no es 100% para todos, claro) Si mi manera de evaluar rompiera con lo acostumbrado, si para poder al menos aprobar tuviera que leer bien el enunciado para contestar la pregunta, si los acostumbrara a lo inesperado, quizás prestarían más atención. Pero es algo muy muy arraigado, desde los primeros ciclos.
    Por ejemplo, en estos días pregunté en un examen de matemáticas qué entendían por la palabra equivalente, Exceptuando a dos alumnos (casualmente los que no sabían responder el resto del examen que era netamente matemático) todos hablaron de fracciones (que era el tema a evaluar). Yo seguiré intentando poner preguntas que no se esperen a ver si consigo que lean con más atención.

    1. Hola Livia, no te discuto que la manera como está implantado el sistema educativo no favorece la creación de un espíritu crítico ni la capacidad de debate/cuestionamiento de las cosas. No es sólo la evaluación, es qué evaluamos y, como bien dices, cómo lo hacemos.

      Muchas gracias por comentar.

  2. Buenas, en primer lugar gracias por su blog del que me he hecho suscriptor hace poco y leo bastante. Entrando en el meollo de la cuestión, indudablemente su diagnóstico es correcto para gran parte del alumnado. Ahora bien, la solución, ¿un plan lector? Ni de coña. Si fuera tal, le tengo a bien que me facilite dicho plan lector «mágico» (sé que solo es un sugerencia suya). Lo que quiero decir es que el plan lector es una solución -como otras propuestas- desde la óptica escolar que trata de hacer responsable del nivel de lectura a los colegios volteando la situación: si la solución está en los colegios, la responsabilidad es de los colegios y la causa también se halla en estos. Conclusión: los niños no saben leer porque en el colegio no se les enseña. Falso falso y falso. Los niños no saben leer, porque no leen como bien usted ha enlazado en su entrada. Pasa lo mismo con el bullying, ahora tenemos un problema grandísimo en los colegios con el bullying y todas las soluciones pasan por medidas escolares, pero como han señalado especialistas en el tema es una problema de violencia social. Ejemplo, series de tv en donde el «guay» le pega constantemente al «friki» (La que se avecina). Lo mismo están haciendo aquellos planes de «nuevas formas de evaluar» en donde cada vez más se responsabiliza al profesorado paleto del bajo rendimiento educativo.

    1. En primer lugar muchas gracias por pasarte por aquí y, especialmente, por comentar. Cuando hablo de «plan lector» no hablo de esos maravillosos proyectos de algunas administraciones destinados a que los alumnos lean en horas concretas ni, aún menos, en la instauración de lecturas obligatorias. Hablo de, junto con los padres, ofrecer la posibilidad de que lean y comprendan/analicen/cuestionen esas lecturas que para ellos pueden ser interesantes. No es cuestión de buscar responsables, es cuestión de solucionar problemas. Y la lectura junto con la comprensión de lo que se lee, por desgracia, es uno de los temas pendientes de nuestro sistema educativo.

      Un saludo.

  3. De entrada quiero agradecerte que te hagas eco de esta cuestión que debería preocupar a muchas más personas.

    Creo que hay un exceso de contenido en detrimento del desarrollo de habilidades básicas como la comprensión de lo que se lee y el manejo de las operaciones matemáticas más simples.

    No hay mejor aprendizaje que el autodidacta y este es sólo posible sedimentando muy bien la base.

    Un saludo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link