La docencia, una profesión de mujeres

Aprovechando el día de hoy y las celebraciones que se celebran a lo largo y ancho del territorio voy a hablar de números. De números relacionados con mujeres. De números que, más allá de su validez (indiscutible e incuestionable en esta ocasión y nada cocinados), hablan de una profesión poblada de mujeres: la docencia.

Sí, el colectivo docente está formado mayoritariamente por mujeres. Mujeres que llegan a copar, en algo más del setenta por ciento, algunos tipos de enseñanza (conozco incluso centros donde no existe ningún hombre entre su plantilla docente).

Fuente: MECD
Fuente: MECD

Resulta curioso observar que, a mayor edad de los alumnos, más son los hombres que se incorporan en los Claustros pudiendo incluso, llegar a casos como los ciclos formativos en su parte de prácticas, donde hay más docentes masculinos que femeninos. Algo que se debe quizás a que la mayoría de ciclos formativos están relacionados con ámbitos laborales donde la incorporación de la mujer se da en muy contadas ocasiones (electricidad, mantenimiento industrial, fontanería, etc.).

Las mujeres son quienes forman a gran parte de nuestras futuras generaciones. Recae en ellas gran parte de la labor de educar en igualdad, de potenciar la no discriminación,… en definitiva, de poner los cimientos para que las desigualdades salariales en la mayoría de profesiones a favor del hombre se diluyan hasta desaparecer. Son ellas quienes deben conseguirlo porque son mayoría.

En Educación Infantil la figura del maestro es prácticamente inexistente. No hay maestros, sólo maestras. Son casos que pueden contarse con los dedos de una mano los que uno va a encontrarse navegando por esas aulas de infantil. Aulas de infantil gestionadas por mujeres. Edades donde se van a establecer los primeros valores. Valores en los que las mujeres tienen mucho a decir.

No hay paridad en la docencia. Han entrado los mejores. Y los mejores en este campo son las mujeres. Mujeres que, lamentablemente, siguen por determinados motivos, sin saltar a los cargos de dirección de los centros educativos. Sorprende. Bueno, sorprende relativamente. La familia pesa más, en líneas generales, a la mujer que al hombre. Son las que gestionan habitualmente los hogares y, por eso, también son las más reacias a dedicar más esfuerzos a la gestión de los centros educativos. Pocas hay. Demasiado pocas.

Vivo rodeado de mujeres. Trabajo rodeado de mujeres. Por eso, más allá que me parezca difícil comulgar con los «días de…», sí que tengo claro la gran importancia que tiene la mujer para cambiar las cosas en el ámbito educativo. Un fuerte abrazo a mis (sí, ya sé que no son de nadie) mujeres.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

5 Comments
  1. a mí lo de la paridad me parece una parida. Si en infantil el 99% son mujeres me parece lógico, y si en el sector de la construcción es a la inversa pues también. No veo por qué es mejor que en todos los ámbitos deba haber un 50%. Por qué no establecer cuotas representativas con otros sesgos, 10% para homosexuales y 5% para gitanos por ejemplo, menudo absurdo. Pero en fin, como hoy es un dia tan señaladamente correcto lo vamos a dejar aquí. Tan solo una pregunta sin maldad, solo para reflexionar: Si las mujeres trabajan mejor que los hombres y cobran menos (lo llevo escuchando todo el dia) cómo es que sufren una mayor tasa de paro? No debería ser un chollo para cualquier empresario contratar mujeres? Evidentemente para mí la respuesta no está en el sexo como no lo podría estar en la raza ni en el color del pelo.

  2. En mi departamento somos cinco mujeres y yo, pero eso lejos de inquietarme o provocarme zozobra, me encanta. Lo cierto es que tengo más que hablar con ellas que con mis colegas masculinos. Creo que las mujeres son más empáticas en general (hay excepciones por supuesto) y hombres tremendamente empáticos. Con las mujeres no surge la rivalidad. Creo que es excelente esta abundancia de mujeres en la docencia. Es un terrreno donde la igualdad de género es completa a nivel de responsabilidades y salarios. Y sí, ciertamente se observa en muchas chicas que desde la ESO o el bachillerato se orientan primordialmente a la docencia, más que los chicos. Yo me he dedicado a esto, pero en ningún caso era mi vocación primaria. Terminé porque la filología llevaba casi exclusiva e inevitablemente a la docencia. He sido un docente sin vocación que ha llevado a su puesto de trabajo experiencias de muchos otros campos interdisciplinares. En cierta manera ha tenido algo positivo.

  3. Hola soy docente de preparatoria en mi país, pero este año me ha tocado enseñar primaria de menores (Tercer grado – 8 años) por el hecho que no alcance un cupo en mi campo y la estoy pasando fatal. Para empezar soy el único varón, lo cuál no me molesta, pero atender niños tan pequeños me está resultando bastante estresante, no solo por que son muy traviesos, sino por las madres que continuamente parecieran andan evaluando mi trabajo o cada vez que tengo reunión parece un departamento de quejas. Espero ser el ultimo año en enseñar primaria, pues ya estoy empezando a querer que sea navidad.

  4. En la docencia se cumple que a igual trabajo igual sueldo (al igual que en el resto de la administración, y creo que en todas las grandes empresas). Sin embargo, si sacamos la media de sueldos seguro que aparecerá una brecha salarial apreciable, porque la proporción de mujeres es mayor en aquellas categorías con menor sueldo (infantil y primaria, concertada), mientras que aumenta la de hombres en las de mayor sueldo (secundaria y cargos directivos).
    Es algo que debemos reflexionar, pues el mantra de «igual sueldo para el mismo trabajo» en Occidente sólo se fija una pequeña parte de la discriminación en sueldos, que además se da en pequeñas empresas (más difíciles de controlar por la inspección laboral). Pero la parte más importante se debe a una discriminación indirecta, basada en educación, entorno social, preferencias, etc. Y eso no se cambia con legislación laboral, ni con leyes de igualdad de salarios como la francesa que son poco más que brindis al sol.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link