La Educación catalana está en coma

Me da infinita tristeza ver como mi tierra de nacimiento y, de gran parte de mi corazón, dilapida todo el potencial que tiene, al ser sus políticos incapaces de destinar los recursos adecuados a ámbitos prioritarios. Sí, Educación y Sanidad son dos de las joyas de la corona de cualquier territorio que se precie y, por desgracia, son los grandes vapuleados en las inversiones de los presupuestos de la Generalitat de Cataluña para el próximo año (fuente). Una previsión de algo más de 4500 millones de euros para la Educación no universitaria con un montante de 3000 euros para formación del profesorado. No, no es broma. El gobierno catalán va a destinar 3000 euros a la formación de todo su profesorado para el curso 2017. Ah, por cierto, por si alguien está interesado puede ver como en 2010 (fuente) el presupuesto era de unos mil millones de euros más para un número muy inferior de alumnos lo que arroja aproximadamente unos 3000 euros por alumno. Sí, la inversión más baja por alumno de toda España. Y no, en este caso la culpa no se la podemos echar a otros.

Fuente: ShutterStock
Fuente: ShutterStock

La Educación catalana está en coma. Con una ley educativa propia -la LEC– que ha conseguido cercenar la democracia en los centros educativos, defendida por la Consellera de Educación actual que la considera una ley pedagógica (permitidme que me ría, aunque sé que no es para hacerlo), con unos resultados lamentables en todas las pruebas internacionales (sí, no me creo nada de esos resultados pero, sinceramente, la comparativa entre el sistema educativo catalán y otros da mucha pena), una reducción cada vez más alarmante de docentes y, con el apoyo incondicional de La Caixa y su organización paraeducativa denominada Escola Nova 21 (que, lo único que tiene de educativa o de innovadora es la defensa a ultranza de que con menos se puede hacer muchísimo más), nos encontramos en un estado de emergencia educativa. No se ha muerto aún pero, entre todos los políticos e ideólogos de sus organizaciones afines y gestapo instaurada en los centros educativos al amparo de la ley educativa propia, se está consiguiendo que no pueda llegar a resurgir de sus cenizas una vez perezca. No, no es futurología. Es una realidad incómoda en una sociedad que va a padecer los estragos de este tipo de acciones.

Sin inversión, con intereses empresariales escondidos bajo supuesta innovación educativa y, con un nutrido grupo de adeptos -algunos se ven abocados a serlo si no quieren ser represaliados  ya que no olvidemos que, en Cataluña, el director tiene en su mano el futuro de muchos de sus docentes-, ya tenemos la mezcla que va a llevar a la defunción de mucho más que el propio sistema educativo catalán.

Aún estamos a tiempo. Toca desenmascarar a los traidores y a los políticos cuyo único interés está muy alejado de las necesidades sociales. La sociedad catalana se merece un respeto y, sinceramente, los presupuestos de este año y las partidas que se van a destinar a servicios educativos públicos -o sea, de todos- son más dignos de una república bananera que de una sociedad que se merece estar a la vanguardia de muchas cosas.

Sí, m'hagués agradat escriure el text en la meva llengua materna però crec que és necessari que tothom conegui què succeeix a Catalunya. Els catalans, per desgràcia, ja ho sabem.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir