La extinción de los dinosaurios fue debida a… las vacaciones de los docentes

A ver si nos dejamos de una vez de chuminadas campestres, fenómenos climáticos o, simple extinción por parte de entes extraterrestres, para explicar la desaparición de los dinosaurios. Los dinosaurios se extinguieron por culpa de las vacaciones de los docentes. Cientos de chiquillos saliendo de sus grutas para disfrutar disparando flechas y lanceando a los pobres animalillos. Las vacaciones de los docentes, aparte de ser excesivamente largas para el salario tan magnífico que cobran, tiene perniciosas consecuencias sobre la vida en la tierra. Primero fueron los dinosaurios, después el asesinato de Kennedy y, por lo visto últimamente, las «algaradas» en las calles de Cataluña. Putos docentes. Ya está bien de permitir que esos tipejos rastreros, que solo viven para sus ingentes vacaciones, decidan acerca de sucesos catastróficos al soltar a esos alumnos que deberían estar las veinticuatro horas del día, los trescientos sesenta y cinco días del año retenidos en las aulas. No hay derecho. Primero extinguen a los animales y ahora van camino de la extinción de jubilados con sus monopatines del demonio. Todo por culpa de las vacaciones de los docentes.

Fuente: ShutterStock

Tiene cuajo que los docentes trabajen tan poco y que se cojan vacaciones. Para estar sentados todo el día mientras dicen cuatro chorradas tienen demasiados días de vacaciones. Además, tienen las santas narices de adoctrinar. Hay qué joderse. Campo de concentración ya para esos docentes díscolos que no se deben a su trabajo. Fusilamiento para todos los que quieran disfrutar de sus vacaciones. Los docentes no deben tener ningún derecho. Mucho encubrir el asesinato de Manolete por un alumno que, por estar de vacaciones, se disfrazó de toro. Mucha disculpa ante la gran cantidad de desperfectos que hacen los adolescentes en bancos, farolas y pintadas. No tienen perdón del unicornio multicolor. Las vacaciones docentes deberían estar prohibidas en la Constitución.

Hoy es un buen momento para empezar a señalar con una diana el nombre de los docentes que se cogen vacaciones (o los que ya están inmersos en ella). De rajarles las ruedas de los coches. De, simplemente, escupirles a la cara por permitir con sus vacaciones, que cientos de miles de familias deban ocuparse de sus hijos. Que la conciliación familiar es culpa de los docentes. Y ya, rizando el rizo, la corrupción de alguna Universidad de nombre muy real o el simple hecho de la corrupción política. Todo es culpa de los docentes. Bueno, lo que no lo es directamente seguro que lo es de forma indirecta…

No puedo menos de reconocer, desde este humilde blog, que formo parte de ese colectivo de docentes que solo pensamos en nosotros mismos y en nuestras vacaciones. Ya si eso podéis ponerme a caldo pero sabed que voy a disfrutar de mis vacaciones. Vacaciones que, por cierto, me pagáis con vuestro dinero 😉

Dedicado a todos aquellos cuyo único objetivo vital es buscar las culpas en los demás y que, por no se sabe qué motivo, tienen entre ceja y ceja la culpabilización del docente de todos los males del mundo mundial.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link