La falacia del hombre de paja

Es muy complicado, para algunos, ofrecer argumentaciones válidas que apoyen determinadas metodologías o posicionamientos educativos. Es por ello que, en ocasiones, se ven obligados a acudir a la demagogia o al uso de determinados tipos de falacias. Entre ellas, una de las más habituales, es la del hombre de paja. Una falacia que consiste en la creación de una posición fácil de refutar, atribuyendo determinadas cosas al oponente para que pueda, de esta forma, ser atacado más cómodamente. Incluso, en ocasiones, se añade dentro del propio argumento ficticio que se crea, determinados aspectos no relacionados con el tema de debate, para así intentar desmontar cualquier tipo de discurso. Una falacia muy usada pero que, a poco que alguien tenga un poco de sentido común, encuentra los motivos de su uso: la total falta de argumentos del que la usa y su incapacidad de cualquier debate productivo porque nunca ha sido ese el objetivo último de la interacción.

Fuente: ShutterStock

Os voy a poner un ejemplo para que veáis el uso de dicha falacia que, dentro de los ataques habituales que estamos sufriendo algunos por cuestionar una determinada metodología educativa que está muy de moda. Ya, es sólo un ejemplo pero sirve para que se entienda bien el asunto.

Pues bien, en el día de ayer y justo antes de la sesión de horchata, me encuentro con el siguiente tuit…

Fuente: Twitter

Se introduce en el debate (relacionado con la felicitación a una compañera de asignatura y el aniversario de su blog) la necesidad de denunciar una supuesta campaña contra el Flipped Classroom y se asocia dicha metodología a la necesidad de mejorar. Supongo que ahí a alguno ya debería haberle saltado las alarmas porque, sinceramente, argumentar que uno cuestione una metodología y discrepe de determinados posicionamientos sectarios de algunos de los que la están difundiendo, como un ataque al profesorado que quiere mejorar se las trae. Pero aquí es cuando viene la falacia y el añadir determinados argumentos que nada tienen que ver con el debate.

Fuente: Twitter

Entiendo lo de «se te ha ido la pinza» e incluso que intente desmontar mis argumentos, expresados de una forma más o menos coherente en diferentes artículos de este blog, pero cuando dice «que busco algo» y añade la pregunta acerca de la publicidad ya uno no puede menos reírse un poco. Sí, la falta de argumentos y la incapacidad de refutar las tesis originales en las que cuestiono la metodología concreta, han saltado a la luz. No se trata de contraargumentar, se trata de mezclar interesadamente argumentos, buscar resquicios por donde se pueda introducir una cuña o, incluso, desprestigiar bajo el supuesto que tengo interés económico en criticar el Flipped Classroom. La verdad es que, sinceramente, como argumentación es fantástica. Un gran ejemplo de poca capacidad intelectual del interfecto o, simplemente, de mala fe. Todo un director de centro educativo y, curiosamente, compañero de asignatura. Nada, que ya sabemos que la incapacidad de argumentar o, el odio que nuble cualquier argumentación, no depende de la cantidad de títulos que posea uno ni del trabajo que realice pero, sinceramente, debería haber sido un poco más inteligente porque su falacia se ha detectado a la legua.

El problema con estos personajes es que tienes dos opciones: o les dices que les has pillado o te callas. Yo, como soy de esos a los que les gusta la marcha, me puse a responderle lo siguiente. Y ya, cuando lees su respuesta, te queda claro la incapacidad de interfecto de argumentar como no sea usando determinado tipo de argumentos que tienen muy poco que ver con el tema.

Fuente: Twitter

Es una auténtica pena que haya algunos tan ávidos de cuestionar lo que uno dice porque ataca a «los suyos», que son incapaces de pensar un poco antes de decir ciertas cosas porque les ciega el odio. Entiendo que Twitter es sinónimo de inmediatez pero, usar determinadas argumentaciones, hace que uno quede, a veces, como lo que es. Y en este caso ha quedado muy claro o, como habitualmente se dice, se le ha pillado con el carrito del helado.

Por cierto, quiero que se entienda este post, no como una crítica a quien se ha equivocado en sus argumentaciones y sí al intento de mostrar como, en ocasiones, la falta de argumentos de algunos en defender ciertas posturas, metodologías o concepciones educativas, son tan poco sólidos que deben acudir a lo anterior o a otro tipo de despropósito argumental.

Muchas gracias Miguel Ángel por el tuit que ha servido de línea argumental en el artículo de hoy.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link