La formación del profesorado se queda en cueros

Después de leer y releer los PGE para este año 2012, más allá de las versiones siempre interesadas que se dan en los distintos medios de comunicación, me encuentro con unos datos que, de ser ciertos, obligarían al cierre de todos los centros de profesorado (bajo sus diferentes acepciones: CEPs, CPRs, CEFIREs, etc.) que existen en todo el territorio. ¿Cuáles son esos datos? Pues los que informan de un recorte del 91,9% en el dinero destinado a formación del profesorado, con lo cual se pasarían de los algo más de 52 millones de euros que existen en la actualidad a poco más de 4 millones.

Investigando por la red y, analizando la distribución de esos centros en las diferentes CC.AA. he observado que actualmente existen cerca de dos mil docentes que están trabajando en dichos centros de profesorado (si alguien tiene unos datos que lo refuten, estoy abierto a modificar estos datos recopilados manualmente y centro a centro). Unos centros, destinados fundamentalmente a ofrecer asesoramiento y a gestionar los diferentes cursos de formación que se ofrecen a los docentes de nuestro país. Por tanto, haciendo números de una manera sencilla, el salario de dichos docentes ya superaría los límites marcados por los presupuestos generales del Estado para este año. ¿Eso qué significa? Pues que si se quiere mantener la existencia de cursos de formación gratuitos para el profesorado (para que se recicle e incluya nuevas habilidades en sus competencias profesionales) el recorte en los docentes que trabajan en esos centros ha de ser masivo. Supone cerrar más del 90% de dichos centros para mantener una oferta formativa mínima para los docentes de aula.

¿Qué va a pasar realmente? ¿Se van a cerrar los centros y mantener una estructura centralizada que gestione la formación mediante el incremento de cursos formativos online -más baratos para la Administración que los presenciales-? O, ¿van a ser las autonomías, escudándose en sus competencias en Educación, quienes van a mantener en sus territorios de gestión esas asesorías en detrimento de otros gastos educativos? Va a ser momento de tomar decisiones. De ver cómo gestionar la gestión de recursos sin recursos. De hacer lo imposible para que la Educación se vea lo menos afectada posible por las decisiones tomadas desde los despachos.

Hay partidas sensibles para la Educación. Quizás el tema de la formación del profesorado tal como está montado, pueda adecuarse a las necesidades del nuevo guión económico. He sido muy crítico con el funcionamiento de los centros de profesores (por motivos que he expuesto más o menos profusamente en diferentes artículos), pero ello no obsta para que existan experiencias totalmente exportables en muchos de ellos que se han demostrado como un gran beneficio para el sistema. Por ello, lo absurdo sería no hacer un estudio serio y razonado por parte de los gobiernos que tengan potestad para actuar sobre sus propios presupuestos educativos para intentar perjudicar lo menos posible a los alumnos que, por mucho que a veces nos olvidemos, son la parte esencial del propio sistema.

Si mantener un docente más en las asesorías significa tener un desdoble menos en las aulas, tengo muy clara cual sería mi decisión. Aunque me da que las decisiones que se van a tomar por los políticos con poder decisorio van a tener más en cuenta criterios políticos que educativos. Así nos va.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

3 Comments

    Deja un comentario

    EDUENTERTAINMENT

    Cuando la Educación se convierte en espectáculo

    En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
    close-link