La industrialización de las redes sociales

compartir_14Buena época para observar la penetración y el uso de las redes sociales en nuestro entorno. Miles de personas de nuestro alrededor comunicándose continuamente mediante unas redes sociales cada vez de uso más masivo. Redes sociales que, en estos días, permite analizar uno de los problemas más frecuentes de su uso. Un uso que se está volviendo demasiado industrializado, alejado de la individualización que, en muchos casos, debería tener.

¿Quién no ha recibido estos días felicitaciones en las redes sociales idénticas a las que han recibido algunos miembros de su entorno? ¿Quién no ha recibido felicitaciones en Twitter destinadas a varios receptores? ¿Quién no tiene saturados sus teléfonos móviles de felicitaciones que, después en muchos casos, vuelven a reenviar para hacer la cadena impersonal mucho más amplia?

Uno de los principales problemas de las redes sociales es la industrialización que se está haciendo de las mismas. Una industrialización que, más allá de la velocidad o alcance del mensaje que se pretenda, da un resultado demasiado impersonal. ¿Es necesario saturar las redes sociales con información/mensajes repetidos hasta la saciedad? ¿Es necesario convertir algo que cada vez se está volviendo más personal en una herramienta de saturación por contenidos idénticos?

Quizás en estas fechas no sea posible felicitar individualmente a tus miles de «conocidos» que pululan en tus redes sociales. Quizás no sea buen momento para que lo políticamente correcto prime por delante del sentido común y la individualización del mensaje. Quizás conviene plantearse que maximizar outputs no tiene demasiado sentido. Quizás llega el momento de volver a personalizar mensajes que con las redes sociales hemos perdido.

Industrializar una red social es despersonalizarla. Despersonalizarla es sinónimo de perder identidades.  Esa pérdida de identidad es como volver al anonimato digital envuelto en papel volátil de interacción.

 No creo en el bestseller como sinónimo de buen libro y, por ello, tampoco creo en que a mayor cantidad de interacciones despersonalizadas en redes sociales con la personalización del destinatario pueda ser considerado buena etiqueta en el uso de las mismas.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

3 Comments

    Deja un comentario

    EDUENTERTAINMENT

    Cuando la Educación se convierte en espectáculo

    En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
    close-link