La materia de Tecnología

Voy a hablar de Tecnología porque es lo que conozco por ser, por suerte o por desgracia, uno de los funcionarios de dicha especialidad docente. No creo que pueda intentar ser más objetivo de lo que voy a ser a continuación porque siempre he tenido claro que, más allá de defender un determinado «chiringuito» u otro, lo importante es defender el sentido del mismo para los alumnos y la influencia en su aprendizaje.

Si hacemos un poco de historia y, simplemente para centrar el asunto, la Tecnología fue una materia que se empezó a incorporar en el currículum con la LOGSE. Su implementación se llevó a cabo para suplir la inexistencia de “asignaturas técnicas” (fue con la LOE que se empezaron a denominar materias) en una etapa educativa nueva que aparecía en dicha formulación legislativa. Un modelo, a semejanza del americano, donde desde hacía bastante tiempo se introducían clases prácticas (¿quién no ha visto Grease u otras películas donde se ve a los chavales dar horas de taller de automoción dentro de su currículum del “instituto”?) dentro de un modelo educativo flexible. Una idea para dotar de habilidades tecnológicas a la totalidad del alumnado. Una manera de reconducir esas horas de pretecnología que se daban en EGB y las EATP de segundo de BUP. Una manera de permitir introducir “cultura y habilidades tecnológicas” a un alumnado moderno. Una materia que hizo que, la mayoría de centros educativos incorporaran un taller en su configuración de aulas y fuera dotado, en un principio, de una cantidad ingente de material. Los que conocemos los principios sabemos que la dotación era más que adecuada para llevar a cabo las tareas previstas en dicha materia a principios de los noventa. Casi veinte años después, lo que ha sucedido con la joya de la corona de la LOGSE es algo que voy a intentar exponer a continuación…

Pues bien, después de introducir una materia como la Tecnología, después de un gran trabajo para desarrollar curricularmente el modelo mediante el cual se iba a aplicar, permitiendo en un principio total libertad del profesorado de la misma y, por qué no decirlo, abriendo un abanico amplísimo para que profesionales variopintos pudieran optar a su docencia, nos encontramos ya con el primer problema. Un problema que se debe a la existencia dentro de la profesión de docentes con perfiles más manipulativos o menos. Lo de tener en Tecnología desde un farmacéutico, pasando por arquitectos, ingenieros técnicos o superiores y, por qué no decirlo, matemáticos o físicos que buscaban una salida laboral en la que había más oferta que demanda, lleva a un problema. Bueno, está llevando a muchísimos problemas que creo que se pueden intuir bastante bien. Y el primero de ellos es que las habilidades de los profesionales son diferentes y ello va a lastrar su manera de dar clase. Sí, hay docentes de Tecnología que jamás pisan el taller o, en caso que lo hagan, simplemente lo hacen para cubrir el expediente haciendo una de esas prácticas trasnochadas de un puente levadizo con un motorcillo o incluso comprando maquetas que ya están preensambladas dejando cero para la imaginación del alumno. También existe el otro extremo. Docentes que, debido a sus inquietudes y las pocas ganas de dar ningún tipo de contenido teórico, se ponen a hacer maravillosos proyectos porque han conseguido agenciarse recursos para llevarlos a cabo. Sí, lo de los robots, drones e, incluso en las Comunidades Autónomas donde el profesor de Tecnología es el mismo que imparte Informática, aplicaciones móviles, realidad aumentada y cientos de ideas a cual más loca e interesante. Ya, seguro que la mayoría de los que leéis esto os quedaríais con el segundo tipo de docente pero, no todo es tan claro. Menos aún porque no se puede construir nada sin saber qué se está construyendo y conocer, al menos rudimentariamente, los principios bajo los cuales se asienta dicha construcción o futuro funcionamiento del objeto creado.

Fuente: http://escornabot.com/web/

La verdad es que el currículum de la materia es lamentable. Un sinsentido que, a veces, causa hilaridad y cabreo a partes iguales. No, no tiene ningún sentido tanto contenido teórico cuando lo importante de la materia -al menos su filosofía inicial- es conseguir que el alumnado adquiera habilidades básicas en el uso de herramientas técnicas, contacto con la tecnología y sepa qué está sucediendo en la actualidad. Tecnología no es ni mejor ni peor que otras materias, tiene sus especificidades. Al igual que las tiene la Filosofía, la Educación Física, la Música e, incluso, las Matemáticas. Unas especificiades que, por lo visto, ya se han olvidado por parte de los que legislan porque, al final, los talleres de Tecnología han dejado de dotarse con nuevo material desde hace mucho. Ni placas robóticas, ni impresoras 3D, ni… Nada de lo que pueda usarse para llevar la Tecnología a otro nivel porque, seamos claros, una de las ventajas de la Tecnología es que permite hacer muchas cosas pero se necesitan muchos recursos para ello. Más que, por ejemplo, otro tipo de materias. Y no, no voy a entrar en los típicos tiras y aflojas entre materias porque no creo que sea el plan ya que, para mí, dejar la Tecnología al albur del profesional o de la apuesta de los centros en dotarla de recursos, es algo que hace plantearme que la eliminen del currículum. Para impartir ciertas cosas y hacerlo mal, mejor no hacerlo. Esa es mi opinión.

Encuentro a faltar también, aparte de la dotación de material, un cambio en el modelo curricular diseñado por los docentes de la materia, cursos de formación en la misma (no en herramientas variopintas que les gusten a los ponentes y sí en necesidad de los alumnos), espacios de comunicación gestionados por la administración de obligada pertenencia/participación si eres docente de la materia y, por qué no decirlo, un banco de recursos específico para que el profesorado pueda buscar prácticas. Las prácticas son el eje vertebrador de la materia y obviarlo es hacerle un flaco favor. Y a día de hoy aún hay docentes de Tecnología que usan libro de texto o tienen manuales mostosos en papel que hicieron la primera vez que se sentaron delante de sus alumnos. Una materia que evoluciona a diario no puede tener material no actualizado. Ya… seguro que también conocéis a alguien que da Informática con libro de texto pero, por favor, la profesionalidad es algo que va más allá de eso porque, a eso se le llama mala praxis profesional.

Me preocupa la dejadez de la Tecnología por parte de la administración educativa, la incapacidad de gestionar un espacio donde compartir «batallitas» y, por qué no decirlo, la falta de visión por dejar morir algo que puede dar mucho jugo si se da de forma correcta. Quizás es que haber pasado por FP y dar grupos donde la necesidad de adaptarse está a la orden del día sin ningún tipo de orientación sobre cómo hacerlo me ha marcado pero, ¿realmente alguien cree que podemos seguir mantener Tecnología tal y como lo estamos haciendo, dejándolo a la suerte del profesional que te toque? Creo que no pero, como bien sabéis, es sólo una visión subjetiva muy personal.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

19 Comments
  1. Efectivamente, la tecnología como se creó en sus inicios ha dejado de tener sentido. Yo creo que hoy por hoy, la han puesto como un conglomerado de otras áreas: física, informática, matemáticas, química o dibujo que lo que tendría sentido, desde mi punto de vista, es permitir que cada profesor se trasladara a la materia que mejor se adecue a su formación, en donde realmente se forme en algo que realmente le gusta. En cuanto a los espacios inmensos, deberían, transformarse para ser talleres equipados para experimentar en estas materias y ser un referente de experimentación (robótica de informática, electricidad en física podrían ser ejemplo). Saludos

    1. No creo, tal y como dice en otro comentario @tecnotechnology, la Tecnología haya dejado de tener sentido. Quizás la perversión que se ha realizado de la misma, el constreñimiento a lo más curricular e, incluso, la incapacidad de algunos de ver que lo mejor que le puede pasar a la materia es reinventarse para volver a ser lo que fue antaño, es algo que lastra muchas cosas. Toda la razón en cuanto a la transversalidad de la materia. Una materia que, al igual que otras como Informática (que se desdobla en la Comunidad Valenciana con diferentes perfiles profesionales), debería estar integrada transversalmente en todo el currículum. Sí, quizás deberíamos ser (me refiero a ambas) un ente único para convertirnos en ese nexo de unión tecnológico de todas las materias y suplir la escasez de posibilidades de otras asignaturas en su parte más práctica. Tengo dudas pero creo que los tiros deberían ir por ahí.

      Un saludo Hermi y muchas gracias por el comentario.

  2. Totalmente de acuerdo contigo. Sin embargo quisiera puntualizar que la mayoría de los físicos, biólogos, químicos….que nos apuntamos a dar Tecnología a principios de los 90, nos formamos y aprendimos la metodología práctica que requería la asignatura, la interiorizamos y la aplicamos tanto o más que los profesores que veniais de FP. Soy bióloga, llevo desde 1995 impartiendo Tecnología y desde entonces no he dejado de formarme e intentando que mis alumnos aprendan conocimientos construyendo más que escribiendo. Soy de las que pienso que la biología se debería de impartir en el laboratorio igual que la física o la química, y aprender con la práctica lo máximo que nos permitan los medios materiales de los que se dispone. (Y así lo hacen algunos colegios privados a los que no les falta presupuesto).
    Se te ha olvidado hablar de las horas de desdoble, esas que algunos compañeros que no saben lo que es la asignatura de Tecnología, se creen que sirven para escaquearnos cuando hemos de estar dos profesores en el taller. Si los medios materiales son importantes, los recursos humanos para mí lo son más. Con grupos de 27 alumnos en el taller y un sólo profesor se hace casi imposible trabajar proyectos abiertos y creativos.
    En los 90 se concedieron esas horas de desdoble a la asignatura de Tecnología y ahora con la LOMCE se dejan esas horas sin especificar a la materia a la que deben ir asignadas, lo que hace que esto quede a criterio de la directiva que no siempre piensa que es imprescindible esas horas de desdoble en Tecnología.

    1. Creo Esther que mi crítica jamás se ha referido a los perfiles profesionales de quienes entraron/entramos. Yo, por ejemplo, soy ingeniero agrónomo y ello no me hace ni mejor ni peor profesor de Tecnología. Lo que hace a un buen profesional de la materia es la preocupación por aprender, actualizarse (además en este caso es imprescindible) y llevar a buen puerto, con las mejores herramientas disponibles, el aprendizaje de nuestros alumnos en su concepción acerca de lo que se está haciendo en el contexto tecnológico.

      Lo de las horas de desdoble es también otra de las claves del asunto porque, seamos sinceros, con casi treinta alumnos en el taller, poco se puede hacer. Eso sí, lo que tampoco es de lógica es usar esas horas de desdoble (y lo he visto en no pocas ocasiones) para dar contenidos teóricos. Ya, no es lo habitual pero sucede. Y sí, totalmente de acuerdo con la necesidad de dos profesores por taller en esas horas prácticas que las convertiría en la práctica totalidad del currículum de la materia porque, a nivel de contenidos teóricos, son muchas las materias que repiten lo que nosotros les estamos contando. Sí, una visión sesgada de mi idea de la Tecnología 🙂

      Un saludo y muchas gracias por compartir tus ideas/reflexiones sobre el asunto en formato de comentario.

      1. Jordi, sé que tu crítica no se centra en los perfiles de los profesionales que imparten Tecnología. Pero sí que hablas de que un primer problema por el que la Tecnología ha perdido su caracter práctico es el hecho de que se imparta por docentes de distintas especialidades, como si eso fuera signo de ser más o menos manipulativo a la hora de impartir la Tecnología.

        “por qué no decirlo, abriendo un abanico amplísimo para que profesionales variopintos pudieran optar a su docencia, nos encontramos ya con el primer problema. Un problema que se debe a la existencia dentro de la profesión de docentes con perfiles más manipulativos o menos. Lo de tener en Tecnología desde un farmacéutico, pasando por arquitectos, ingenieros técnicos o superiores y, por qué no decirlo, matemáticos o físicos que buscaban una salida laboral en la que había más oferta que demanda, lleva a un problema. Bueno, está llevando a muchísimos problemas que creo que se pueden intuir bastante bien. Y el primero de ellos es que las habilidades de los profesionales son diferentes y ello va a lastrar su manera de dar clase»

        No creo que el hecho de que en Tecnología haya farmaceuticos, arquitectos, matemáticos, quimicos, biólogos…..tenga nada que ver con la manera de dar las clases. Que las clases sean más o menos teóricas depende de la persona y de lo que haya querido formarse y conocer qué es y como se imparte Tecnología, independientemente de su especialidad. Y por supuesto también depende de los medios que la administración le otorgue. Pues como dices, si a veces los desdobles se utilzan para dar teoría, es porque no se dispone de dos talleres, y para poder impartir una clase práctica con un grupo de 30 alumnos es necesario que el otro profesor imparta clase en un aula ordinaria con la mitad del grupo. Yo también tengo la misma visión sesgada de la Tecnología que tú, el problema es que para basarse en lo que han dado los alumnos en otras asignaturas debería de haber mayor coordinación entre profesores.
        Un saludo
        Esther

        1. No Esther, en ningún momento asocio habilidades manipulativas con titulación. Hay licenciados en Historia que son más «manitas» que muchos ingenieros e, incluso conozco a un médico que, curiosamente, tiene más habilidad en montar y desmontar ordenadores que muchos ingenieros informáticos. No creo que fuera por aquí el tema de las titulaciones iniciales y más bien a la necesidad de conjugar esos perfiles para conformar una materia de forma común en la que todos pudieran trabajar, no de la misma manera por las particularidades personales (no de titulación previa), pero sí con un diseño de la materia similar. Un diseño muy alejado de lo que sucede ahora en los talleres de Tecnología donde, demasiados para mi gusto, siguen haciendo esas maquetas de puentes levadizos que han perdido todo su sentido en un momento en el que tenemos «juguetitos» muchos más interesantes y bastante económicos.

          Toda la razón en la necesaria coordinación con los otros compañeros del centro pero, sin olvidar que los docentes de Tecnología también deberíamos tener un lugar donde poder compartir experiencias, buscar recursos y poder exigir esas dotaciones que necesitamos. No, por desgracia y suerte para nosotros, no damos una materia al uso 🙂

          Uno de vuelta.

  3. No creo que haya dejado de tener sentido; al contrario, en un mundo cada vez más dominado por la Tecnología, su estudio como materia propia en el sistema educativo me parece imprescindible en cualquier país que valore que sus ciudadanos se puedan desenvolver con criterio propio en el siglo XXI.

    Creo que los problemas vienen más por ser una materia muy joven, con un profesorado muy heterogéneo como se comenta en el artículo, y que en su corta existencia ha sufrido las embestidas de tres leyes educativas diferentes, elaboradas por «expertos» que nunca cursaron Tecnología en secundaria.

    1. Creo que no me has entendido, obviamente no me refiero a que todos esos contenidos no se impartan, porque efectivamente y suscribo lo que dices («en un mundo.. siglo XXI») si no que creo que quizás sería mejor cambiar el enfoque del resto de materias, hacerlas más prácticas y acordes con el siglo XXI. Y aprovechar que el profesorado de Tecnología está más formado en esta metodología más activa para cambiar el enfoque de la «asignatura» que por «formación» le sería más cercana.

  4. En cierta ocasión un profesor que empezó a dar la asignatura al inicio de la LOGSE la llamó «La asignatura LOGSE». Realmente todas las demás asignaturas ya existían y la Tecnología nació con la LOGSE y aplicando todos sus principios. Importancia de los procedimientos y actitudes, importancia de aplicar conocimientos de otras áreas, etc.
    Creo que como la LOGSE era todo «demasiado ideal» y al llevarlo a la práctica te encuentras con muchos problemas.
    En todo caso recordar que con las leyes posteriores ha ido cambiando el currículo, yo diría que se ha dado más importancia a los conectos teóricos y al uso del ordenador respecto a lo que fue la asignatura en su inicio.
    Por último no creo que debamos ser tan pesimistas con los resultados que se pueden obtener con esta asignatura, comparémosla con otras: ¿Los alumnos se comunican en inglés? ¿Qué nivel de comprensión lectora tienen nuestros alumnos?¿Son capaces de utilizar las matemáticas en su vida cotidiana?¿Son capaces de interpretar música? ¿Realizan muchas experiencias en un laboratorio? etc.

    1. Ése (el cambio de contenido práctico por aumento del teórico) creo que ha dado ese giro, que a mí no me gusta, a la materia. Además ha sido el detonante ideal que ha servido a muchos para afianzarse dotando de entidad teórica a una materia que debería ser todo lo contrario. Por cierto, no creo haberme referido a la competencia que adquieren después de haber cursado la materia. Una competencia que nadie mide a posteriori y que hace que sea ideal para experimentar en el aula. Sí, todo tiene su lado positivo.

      Un saludo.

  5. La verdad que es una pena, yo allá por el 2010 empecé a opositar para esta materia, y la verdad es que me encantó y la consideraba fundamental como base de cara a carreras técnicas, fue casi que a partir de esos años cuando empezó a decaer, con la congelación de las oposiciones de 2012 y creo que ya en siguientes oposiciones ni se convocaron plazas (hablo de Andalucía), curiosamente, ahora está de moda en todos los colegios de primaria la proliferación de talleres como clases extraescolares de robótica y de programación…. esto puede ser un aspecto positivo o negativo, porque estamos hablando de empresas privadas que son las que imparten los talleres y que están buscando un máximo rendimiento, y claro está, el gasto que harán en material será el mínimo posible, y los monitores que contraten para impartir los talleres a 6,5 € la hora (precio medio) que suelen pagar las empresas, no creo que dé para ningún experto, lo cual en vez de incentivar a los alumnos para seguir con la materia en la ESO, quizás los desanime un poco…. Aparte, otras entidades como los Centros Guadalinfo, también están empezando a impartir de forma gratuita cursos de robótica… Con esto quiero decir que es el futuro, y que la asignatura de Tecnología, debería enfocar su currículum a esas materias, pero como siempre, los políticos que nos gobiernan son analfabetos digitales y claro, no le expliques la importancia de algo que ellos mismos no entienden, porque no te van a hacer caso….

    1. No sé hasta qué punto es positiva la aparición de talleres extraescolares de robótica y programación. Me genera mis dudas que no sea sólo el boom del momento, sin planificación y, por el simple hecho de que vende muy bien hacia los padres (no siempre es así y conozco honrosas -y no pocas en este caso- excepciones). Lo que me preocupa es, como bien comentas, la priorización del beneficio y del ahorro en nóminas y materiales fungibles o no para potenciar lo anterior porque, por desgracia, ya sabemos que uno de los motivos por los que no interesa la Tecnología en los centros educativos es que es una de las materias más caras si quiere hacerse algo en condiciones.

      Mucho por hacer, una deriva pesimista del asunto y, como siempre y bien comentas, dejado todo al albur del profesional de la materia que te toque en suerte porque la administración hace tiempo que se lavó las manos en el asunto. Bueno, se lavó las manos hasta que vio la posibilidad de hacer negocio con determinadas empresas tecnológicas y en algunas Comunidades se sacó una asignatura de Robótica de la manga.

      Saludos y gracias por comentar.

  6. La educación de hoy día ha cambiado respecto a los años 90, sobretodo en tecnología, es algo que hay que aceptar y asumir. Hoy día se demanda la robótica y la programación, además de todo lo anterior. De hecho, un mecánico o un carpintero va a lidiar con algún tipo de autómata.

    Nuestra materia es la única que cubre esos aspectos esenciales en el siglo XXI. Bajo mi punto de vista todo es compatible, he dado temas de materiales y cuando los he acabado pues he dado programación como un tema más. A nadie le ha supuesto un problema, y los alumnos encantados. A cursos más altos pues mayor profundidad.

    Lo que no me entra en la cabeza es el ninguneo que sufre la materia por parte de la administración, es prácticamente optativa y sin peso en selectividad… En el siglo XXI… Y claro, las empresas privadas cubren ese hueco dando cursos de robótica y programación por las tardes, cuando es nuestra labor.

    Pienso que es nuestra obligación cubrir esos aspectos por la necesidad de la sociedad, somos los únicos que podemos hacerlo en secundaria. Todo es útil… Pero el PowerPoint, por ejemplo, pues tiene menos importancia y relevancia que Scratch o Arduino.

    Todos los ciclos formativos técnicos y todas las carreras técnicas necesitan estos contenidos. Los debemos impartir, es nuestro trabajo formar a los alumnos para un paso más suave a estudios superiores.

    Lo que hay que reivindicar es exactamente esto, la importancia de la tecnología en la sociedad actual y su necesidad como base de estudios superiores técnicos (ni aparecemos para selectividad).

    En mi humilde opinión, gran parte del ninguneo a la materia ha venido por culpa de un profesorado, que ha convertido la materia en una maría de trabajos manuales y poco mas, normalmente asociado a falta de cualificación del profesor en más de la mitad del currículo. Esto lo he visto personalmente en muchos centros cuando he llegado como interino, y he visto lo que se impartía. Lamento ser tan políticamente incorrecto, pero más lamento que inspección educativa no compruebe que el profesorado imparte los contenidos de su materia. He visto muchos centros (si, muchos) con planta, alzado y perfil, la madera y los plásticos el año entero y en todos los cursos. Lamentable.

    1. No somos los únicos Pedro pero sí que formamos parte activa en ese cambio que, nos guste más o menos, ha llegado a nuestra sociedad. La Tecnología, en pleno siglo XXI está a la orden del día. Quizás toque reformular el sentido que tenía la materia en sus inicios para convertirla en algo diferente pero, de ahí a ningunearla como están haciendo muchas administraciones…

      Y sí, estoy totalmente de acuerdo contigo que hay demasiados compañeros para mi gusto que se han dejado llevar por seguir haciendo lo que hacían cuando empezaron. Lamentablemente, a diferencia de otras materias, esto no funciona y acaba pervirtiendo el sentido de algo que debería exigir una formación continua, el diseño de modelos prácticos actualizados y, por qué no decirlo, una actualización continua del profesorado que la imparte. No me refiero, como bien sabes, a cursos sobre herramientas, lenguajes de programación o placas robóticas de la marca X. Me refiero a ir mucho más allá, crear una red de intercambio de experiencias y, por qué no decirlo, contar con un equipo de contacto de referencia al que poder pedir materiales y/o recursos de forma justificada.

      Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

  7. Hola a todos
    Empecé a impartir la asignatura en septiembre de 1990, meses antes de que se aprobara la Logse. Era el Bachillerato General, dentro de lo que se llamó Reforma Experimental de las Enseñanzas Medias del Ministro Maraval.
    Los alumnos cursaban después de 8º de EGB, 1º de Bachillerato General (el actual 3º ESO) y 2º de Bachillerato General (4ºESO). La tecnología en estos dos cursos era obligatoria y de cuatro horas y con profesor de apoyo, una hora, dos o tres. Al superar esta etapa cursaban un Bachillerato de dos cursos que llevaba a la Universidad. Teníamos un Bachillerato Específico para los alumnos que demadaban la Tecnología, el Bachillerato Tecnológico o BT. Las asignaturas eran, Mecánica, Electricidad, Electrónica y Automática. Una realidad muy diferente a la actual.
    Nos decían que ningún profesor perdería horas y que los centros que se acogieran a la Reforma estarían muy bien dotados de material. Y así fue en cuanto a las dotaciones. En un principio, esta asignatura, la Tecnología pre-Logse, la impartían los Profesores Técnicos de FP y también los de Secundaria de FP. Al mismo tiempo las enseñanzas de FP también se estaban transformando. Se sustituiría la FP1 por los ‘Módulos Medios’ precursores de los actuales Ciclos Formativos de Grado Medio y los ‘Módulos Superiores’ sustituirían progresivamente a la FP2, posteriormente se les llamaría Ciclos Formativos de Grado Superior. Lo que pasó fue que el aumento de la edad de escolarización, en principio voluntaria, hasta los 16 años se hizo a costa de reducir la oferta de FP1 y FP2. En total había menos alumnos cursando formación profesional y más 1º y 2º de Bachillerato General (después 4º y 4º ESO). La Oferta de nuevos ‘Módulos’ o posteriormente Ciclos se redujo. Es decir, aunque la oferta de familias profesionales con sus ciclos es amplia, la CANTIDAD real de alumnos que las cursan, era y es menor. El resultado fue que hubo una reconversión brutal de profesorado de FP. Muchos cambiamos a la especialidad de Tecnología con el tiempo.
    ¿Qué ha pasado con el tiempo? En la Logse, 4º dejo de ser obligatorio. De 4 horas se pasó a 3. Luego de 3 a 2 horas. En Murcia, el Bachillerato de Ciencias (y Tecnología) perdió la Electrotecnia y ahora tenemos 2 horas en primero y 4 horas en 2º y compitiendo con asignaturas tan importantes como Física, Química y Dibujo. Creo que la asignatura no está bien tratada, no se que pensareis sobre todo esto …

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link