La mochila digital de Rajoy

Cuando alguien no sabe de educación y está asesorado por personas que, si una vez pisaron el aula, lo hicieron en tiempos de María Antonieta, sucede lo de siempre… que la caga en diferentes grados. Hoy toca hablar de la propuesta de Rajoy acerca del suministro de material digital (sí, denominémosle mochila para no perder tradiciones) gratuito para los alumnos de etapas obligatorias y de Bachillerato. Un material digital que, por algunas vías, me ha llegado que va a ser suministrado por tres editoriales, dos de ellas de mucho renombre y otra de la que no había oído hablar nunca, a un coste fijo. Sí, no hay nada mejor que plantear el uso del material educativo como un mecanismo de adoctrinamiento. Y que sólo haya tres empresas privadas, dos muy relacionadas ideológicamente con el gobierno de turno, en el borrador que me han filtrado da para qué pensar. Más aún cuando el coste de dicho material supondría unos cientos de millones para las arcas públicas.

Fuente: http://www.dismedia.com
Fuente: http://www.dismedia.com

No me gustaría que nadie se llevara una idea que no es. Lo de establecer una plataforma digital para que el docente pudiera seleccionar su material y adaptarlo es una gran idea. El problema es cuando lo anterior se pervierte para ofrecer contenidos cerrados, sometidos a las decisiones de grupos empresariales, cuyo objetivo es la maximización de beneficios. Algo totalmente lícito pero totalmente cuestionable cuando hablamos de que ese lucro se realice con el impuesto de todos. No es ir contra un modelo de negocio, es ir contra un modelo que mercantiliza servicios esenciales.

Reconozco que mediatizar una noticia como la anterior, a pocos meses que, si no hay algún pacto contra natura de última hora, de unas nuevas elecciones tiene muy poco de fiable. Bueno, en este caso quizás sí que tiene unos ciertos visos de verosimilitud al existir documentación, en formato borrador, sobre dicho proyecto de implantación de dicha mochila. Una mochila que, por cierto, con la mayoría de conexiones de las que disponemos en nuestros centros educativos (no, no me vale decir que se aprobó la llegada de 100 Mb a los centros educativos porque, hasta ahora, no llega un porcentaje ínfimo los centros con buena conectividad) debería estar basada en materiales que pudieran descargarse y consultarse en local. Y ahí no entiendo la ventaja de ello respecto al uso de libros de texto más allá de que, en lugar de suministrarse en papel, lo hacen mediante la combinación de ceros y unos.

¿Por qué no destinar ese dinero a que los centros seleccionen el material que van a necesitar? ¿Por qué no, en lugar de ofrecer dotaciones finalistas para comprar determinado material -lo del dinero que sólo puede usarse para comprar libros de texto es de traca-, se permite que los centros decidan en qué quieren gastarse ese dinero? ¿Por qué no ofrecer una plataforma de contenidos validados y verificados -no, no me vale el Procomún, por estar plagado de contenidos de dudosa calidad sin ningún tipo de control- de donde puedan nutrirse los docentes? ¿Por qué no ofrecer una visión más amplia del concepto de aprendizaje y no ceñirlo a subvencionar la herramienta A o B? Porque, si seguimos financiando las herramientas de trabajo, lo único que estaremos haciendo es perpetuando prácticas que, dependiendo mucho del docente que las aplique, van a forzar a los docentes a trabajar de una u otra manera.

Por cierto, ¿nadie se plantea que dotando de una mochila digital a los alumnos por parte del Ministerio no estamos atacando la libertad de los profesionales que, día tras día, se dejan la piel en sus aulas? Yo pienso que, vender a los padres un material gratuito, por mucho que diste de ser el más idóneo, hace que cuando el docente no lo use, pueda recibir una gran cantidad de críticas por parte de los mismo. Y sí, el que adoctrina no es el docente, es en muchas ocasiones un material realizado por empresas privadas que, en ocasiones, dista mucho de ser neutro.

¿Por qué no empezamos de una vez a preguntar qué necesitan los docentes de aula y nos dejamos de propuestas cara a la galería? Quizás así conseguiríamos mejorar un sistema educativo que, no está tan mal como algunos lo pintan, pero que necesita una buena revisión.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. En este tema a mí me caben pocas dudas sobre quién asesora al Presidente en funciones. Su Secretario de Estado de Educación en funciones Marcial Marín, ex-consejero en Castilla la Mancha, donde ya fue «pionero» en el tema mochilas digitales compradas a editoriales muy concretas. La maldita hemeroteca: http://www.castillalamancha.es/actualidad/notasdeprensa/mar%C3%ADn-“la-mochila-digital-será-una-realidad-en-44-centros-de-la-región-el-próximo-curso-escolar”

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link