La neuroeducación no existe

Aprovechando que estamos en verano y que, salvo algún impresentable adicto a las boludeces que escribo, nadie va a pasarse por aquí, voy a escribir sobre neuroeducación. Bueno, voy a escribir acerca de algo que no existe porque, a día de hoy, ningún investigador del asunto (y no me refiero a esos docentes o pedagogos que ponen en su perfil neuroexpertos o, dan charlas de neuromandangas), se atreve a cruzar el valle de la muerte que une la neurología con la educación. Claro que se pueden intuir cosas e, incluso, podemos afirmar con muchos peros ciertos temas pero, reto a quien quiera que me relacione directamente un hallazgo neurológico con su aplicación educativa. Por cierto, invito a paella más horchata a cualquiera que me pueda decir cómo medir las emociones o, simplemente, sea capaz de, mediante un análisis neurológico, encontrar la razón por la que existen alumnos que suspenden. Y no, no me vale la intuición porque para eso ya tenemos la praxis de décadas de docentes que más o menos lo intuimos.

Fuente: ShutterStock

Todo lo que empieza por neuro vende muy bien pero, ¿qué cantidad de cosas que empiezan por ese término tienen validez científica? Bueno, vamos a ir más lejos… ¿qué perfil tienen aquellos que están usando ese prefijo en determinados ámbitos como, por ejemplo, puede ser el educativo? Ya os lo digo yo. Tienen un perfil que, por lo visto, con un cursillo de treinta horas les permite acreditarse en neurología aplicada. Y si a eso le sumamos las horas de visionado de vídeos motivacionales, compra de libros de autoayuda o, simplemente, de ese libro tan vendido en EE.UU. denominado «hágase rico gracias a la incultura del personal», ya tenemos el perfil de la mayoría de los charlatanes que nos venden el falso concepto de neuroeducación. Mitos de atención plena, capacidad de retención, lateralidades mal entendidas, inteligencias múltiples y un sinfín de cuestiones desmontadas científicamente que, por lo visto, siguen dando sus réditos en educación. Bueno, en un mundo donde hay gente que cree que la Tierra es plana, la homeopatía cura el cáncer o, simplemente, la imposición de manos permite encontrar el amor de tu vida, no es extraño que se haya montado un buen chiringuito con el asunto de la neuroeducación.

No voy a cuestionar en este artículo que haya grandes investigadores que estén intentando trasladar sus hallazgos en el mapeado cerebral a la educación. Me parece algo lógico y encomiable. Otra cuestión es pretender que los neuropapanatas que han surgido últimamente sepan algo del asunto. Y ya cuando vemos a personas que aíslan al sujeto sobre la base de emociones que intentan taxonomizar, estados de ánimos que no hay mecanismo que pueda entender o, simplemente, se nos plantee el concepto neuroeducativo como un ejercicio de mesianismo que consiste solo en tener fe en el asunto, conviene empezar a preocuparse.

A día de hoy la neuroeducación no existe. Por cierto, para aquellos que opinen lo contrario, simplemente decirles que las opiniones son libres. Eso sí, por favor, que no me vendan la opinión como algo científico porque, al final, lo que demuestra que algo es verídico son las investigaciones. Y en neurociencia aplicada a la educación aún estamos muy, pero que muy, verdes. Eso sí, espero que dentro de un tiempo, gracias a los avances en el campo neuronal, podamos extraer algunos resultados y cruzar, por fin, ese valle de la muerte que algunos se han cargado para trasladar mentiras interesadas (o medias verdades) al campo educativo.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. He leído con mucha atención tu artículo, soy profesor de primaria y orientador escolar. Durante los últimos años me he formado en neurociencia aplicada al aula, te puedo decir que me ha servido de mucho. Por un lado para saber qué metodologías son más beneficiosas para mis alumnos y por otro lado para entender por qué mis alumnos con dificultades de aprendizaje les pasa lo que les pasa.
    Me gustaría que vieras este vídeo https://youtu.be/d2Fud46xFPQ
    Espero despertar en ti la curiosidad sobre este tema.
    Un saludo muy cordial.
    Javier

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link