La religión en la escuela sí, pero…

Ayer por la tarde recibía un tuit de una de esas personas que conoces en los mundos virtuales de las redes sociales, que me venía a decir que las escuelas concertadas estábamos muy contentas con los nuevos contenidos del currículum de religión y, en tono irónico, añadía más leña al fuego sobre la polémica de las escuelas concertadas. Al mismo tiempo un compañero de Claustro por teléfono me mostraba su preocupación de cara a la posible repercusión que estas noticias podrían tener para la matriculación o la imagen de la escuela hacia las familias.

No voy a valorar el contenido del currículum de religión que salió publicado en el BOE, ni me voy a molestar en mirarlo, ni voy a hacer un análisis de cada párrafo para demostrar mi disconformidad con el texto. Eso lo dejo a expertos en la materia o a gente con ganas de polemizar.

No me gusta el texto, no me gusta que gente ajena al mundo educativo dictamine los contenidos de una asignatura, no me gusta que se mezclen ingredientes para hacer un pastel que no gusta a nadie.

No entiendo que en una escuela pública se haga religión católica, no entiendo que se separen alumnos por ese motivo, no entiendo que no se tengan en cuenta otras religiones minoritarias en este país pero existentes, no entiendo que se impongan criterios de fe y que estos sean dados por personas que han de partir de su propia experiencia o no de fe, para dar dichos contenidos.

Pero sí entiendo y defiendo la religión en la escuela pública (dicho esto, ya veo que voy a perder a más de un lector), una religión entendida en tres vertientes distintas pero que bien entendidas no creo que escandalicen a nadie.

Fuente: http://www.cuartopodersalta.com.ar
Fuente: http://www.cuartopodersalta.com.ar

Una religión entendida como cultura: estaremos de acuerdo que en nuestras ciudades españolas, las iglesias y las catedrales son centro de atracción turística, y patrimonio cultural de la propia ciudad. Si esto lo asumimos y entendemos que también en nuestro país: Navidad, semana Santa son momentos de vida importantes, estaremos afirmando que no podemos hacer que nuestros alumnos crezcan sin saber por qué se construyeron esas catedrales, a quién iban destinadas, deberemos dar a conocer que se conmemora una Navidad, una Semana Santa… si queremos hacer alumnos ignorantes en el mundo del arte…pues eliminemos toda referencia histórica a la religiosidad, pero pienso que iríamos por mal camino.

Una religión entendida como cultura de la paz del respeto, de la integración de las culturas, del respeto al que viene de lejos pero comparte con nosotros su vida, una integración que no la podemos entender sin el conocimiento de unas tradiciones que muchísimas veces están ligadas con su fe, así pues el conocimiento de otras religiones ha de ser un primer paso, pero firme, hacia la paz, ¿ y qué ha de ser una escuela sino un sitio de paz? Un sitio donde conocer la religión del otro, sus creencias, sus Dioses, sus profetas, nos ayude a entenderlo.

Una religión entendida como un camino hacia la interioridad de cada uno. En una educación basada en competencias, cada vez más expertos dan valor a una nueva competencia: la emocional o espiritual, la que parte de las emociones de cada niño, saber que cada uno tenemos una interioridad y que si de pequeños la cuidamos, esa interioridad de grandes nos podemos convertir en ciudadanos reflexivos, empáticos, que nos hagamos preguntas, ciudadanos con un interior sano, una competencia espiritual que no tiene porque derivar en una espiritualidad cristiana sino más bien una competencia espiritual que nos abra al trascendente, que nos haga capaces de hacer silencio interior (un silencio que ha de servir para saber tomar decisiones reflexivas).

Pienso que una religión así entendida, sí que tiene cabida en cualquier escuela. No me gusta nada las ganas que tienen algunos de encender la mecha que haga arder todo el bosque y no me gusta que se aproveche cualquier resquicio de ceniza para poner arder todo lo relativo a la religión. Gente que mezcla el ajo con la harina y aprovecha para de paso, cargarse a las escuelas concertadas cristianas sin saber cómo y de qué manera están llevando a cabo su tarea.

En estos mundos de Dios y de Yupi, hay mucho ignorante…. Que Dios y Pepa Pig me perdonen.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Joan Moya

Profesor de primaria de la concertada, en una escuela muy pequeña de Barcelona. Me defino intentando mantener un orden de prioridades: como persona o ser humano, padre, hijo, profesor, deportista jubilado y entrenador de fútbol sala. Uno no puede enseñar si no está día a día aprendiendo.

10 Comments
  1. Mi querido amigo, virtual. Tocas un tema polémico; pero que nuestra constitución de 1978 ha definido. El estado español es un estado laico, aconfesional. La escuela pública, por ende lo es también. Por tanto degemos la religión para espacio adecuado: la familia, la iglesia, etc. Luego tocas de paso la escuela concertada. En mi opinión no es necesaria. Sí privada. El dinero público, para la escuela pública: con todos los medios necesarios para conseguir la excelencia en la praxis docente. Con criterios para seleccionar a los docentes que detecten el máximo nivel posible en lo personal y en la formación académica. Sin escatimar tampoco en el aspecto de los sueldos. En educación no se debe escatimar en la inversión correspondiente, el tanto por ciento del PIB que en la media de los paises europeos se destina a ello.

    1. Hola Joan,
      Coincido plenamente. Yo misma soy una ignorante de las religiones (me muevo en lo super básico sobre ellas). Soy de Cuba y mi familia es atea, así que mi educación tanto en casa como en la escuela fue atea, y que conste que creo que es lo mejor que me ha dado Cuba, pero soy una ignorante en temas de religión y claro que ya a mi edad podría haberme informado más pero soy fuertemente atea.(suelo consultar en un momento dado pero no le he dedicado tiempo a conocerla en profundidad)
      Tu hablabas de arte, yo recuerdo siempre una película donde todos los personajes llevaban nombres biblícos, que en su mayoría desconocía. Por supuesto, yo no pude hacer la lectura de la película que intentaba trasmitir su creador, mi perspectiva era limitada.
      Así que siempre he pensado como tú, que es una materia que se debería conocer. PEro tus argumentos son más amplios, y la religión entendida como cultura de la paz del respeto es más que necesaria en nuestros días.
      Salu2
      Livia

    2. Hola Livia, en primer lugar gracias por leer mi entrada y hacer un comentario, creo que la religión entendida como cultura es muy importante porque ayuda a entender ciertos aspectos del arte, pero también de las maneras de pensar de la gente que nos rodea y que puede llegar a originar conflictos si se desconocen

  2. De acuerdo en que se han de conocer las manifestaciones de las distintas religiones como fenómeno cultural y artístico, pero para eso, creo que, no hace falta una asignatura de religión católica. Perfectamente se hace, se puede hacer, situandolas dentro de su contexto, es decir, como contenidos en la asignatura de Historia. Opino exactamente lo mismo respecto a la asignatura de Educación para la Ciudadanía, creada como contrapartida en aquel punto de inflexión en que se planteó de manera sería la desaparición de la religión del curriculum y venció la Conferencia Episcopal. La competencia emocional no es, no debe ser, patrimonio de ninguna religión. El aprendizaje de técnicas de meditación tampoco. Las cuestiones espirituales y los dogmas de fe, muy respetables cada una de ellas, impartidas por profesores creyentes, en locales habilitados en cada una de las sedes: parroquias, templos, mezquitas… y por supuesto en horario horario extraescolar. Claro, esto, si alguna vez asumimos que estamos en un estado laico.

    1. En primer lugar, gracias por leer y hacer un comentario sobre mi entrada. Quiero comentarte y cito textualmente que he escrito: «No entiendo que en una escuela pública se haga religión católica…» como he dicho entiendo la religión mucho más que una sola, aunque históricamente en nuestro país haya dominado la católica. El conocimiento de todas creo que es muy interesante en la vertiente artística y humana y actualmente el currículum anda cojo sobre esto.
      La educación emocional es transversal, ¡claro que si! pero dudo que en muchas asignaturas se trabaje explícitamente y creo conveniente en nuestra sociedad dotar a alumnos de esa competencia. Y en ningún lugar de mi escrito hago referencia a que haya de ser propiedad de ninguna religión, te vuelves a confundir cuando piensas que estoy hablando de religión católica.

  3. Buenas tardes,

    Me gustaría dejarte mi pequeña reflexión en contestación a la tuya.

    Me parece un despropósito que digas que en la “asignatura” de religión se enseña cultura artística. Para eso ya esta geografía e historia, asignatura que imparto. Es más, cuando a los alumnos les intento explicar algo de iconografía, alumnos que incluso se han confirmado, no saben que es la epifanía ni mucho menos el pentecostés. Reconocer los cuatro evangelistas y sus atributos es un mundo. Por no hablar de diferenciar la Virgen María de la Magdalena.
    Así que no me hables de lo necesario de impartir religión en los centros públicos porque es la mayor falacia que podía hacerse. Y lo digo desde la experiencia.

    Que la religión católica apostólica y romana se basa en el respeto ya es indignante. El tan alabado Papa, que es el Jefe de Estado del Vaticano y primera cabeza de su Iglesia, vino a justificar con una patética metáfora, que yo calificaría de apología del terrorismo, los asesinatos de los dibujantes de Charlie Hebdo. ¿Paz? Yo no utilizaría nunca esa palabra ligada a la religión. Bueno siempre puede hacer referencia a esa “Paz de los Justos”. Sí que hay una palabra que ligaría con la religión y es la de misoginia. No pongo ejemplos porque son archiconocidos.

    ¿Buscar el interior de cada uno? ¿Aprendizaje basado en contenidos exclusivamente? Qué poco conoces el trabajo de miles de docentes de la pública. Desde luego lo que no enseñamos es a pedir que los problemas, dudas, inquietudes,… se los venga a solucionar una entelequia, un ser imaginario. No, los profesores les ayudamos a afrontar estas cuestiones analizándolas y dotándolos de herramientas y estrategias.

    Así que LA RAZÓN NOS LIBRE DE LA RELIGIÓN EN LA PÚBLICA.

    Salud.

    1. Hola Mª Victoria, En primer lugar muchas gracias por leer mi entrada y sobretodo hacer un comentario sobre la misma. Entiendo que hablas sobre tú propia experiencia, respeto tú opinión, pero al mismo tiempo no la comparto en muchos aspectos, utilizas términos absolutos, haciendo generalizaciones que yo no me atrevería a escribir.
      Intento siempre escribir sobre mi propia experiencia: Lo vivido y lo que me cuentan, con lo que empezar diciendo que escribo despropósitos me parece una forma bastante «atrevida», por no decir otra cosa. Evidentemente puede equivocarme, puedo estar confundido, o también puede ser que tenga unos conocimientos sobre lo que se hace (vete tú a saber ..)
      En ningún lugar de mi escrito, habrás leído que hago referencia a la religión católica, es más, expreso textualmente que estoy en contra de ella, con lo que ejemplos del papa y no sé que más están de más. Por otra parte, conozco perfectamente el trabajo de muchos docentes catalanes de la pública que me dan mil vueltas, y no sé dónde ves escrito que yo haya dicho algo de sólo trabajar contenidos.
      La cultura de las religiones en primaria (que es donde trabajo) no se da en ciencias sociales, no existe el arte como asignatura (quizás en plástica, pero cada vez nos dan menos horas) con lo que creo que los alumnos deberían tener un espacio para conocer.

  4. Dar una sola religión creo que es discriminar las demás
    Los niños y sus padres deberían tener libertad de elección.
    Una escuela monolítica es un futuro intolerante
    El mundo virtual puede dar soporte a la diversidad religiosa, o al menos debería!!

    1. GRacias Paco por tu comentario, yo tampoco, tal y como expreso en la entrada, estoy de acuerdo en dar sólo religión católica, sinó más bien una cultura de las religiones, un conocimiento que nos lleve a un entendimiento

  5. http://youtu.be/oPHe51B7Z00
    Esto es lo que puede llegar a pasar si la fe católica se vive como algo «asumido». Pienso que estamos en plena revolución pedagógica y que las cosas hay que enseñarlas de otra manera. Ni la fe ni los contenidos a aprender deberian ser «verdades» de libro. La verdad está en las cosas, no en los libros.
    Como católico de Misa diaria me dan pena ciertos adolescentes que han asumido cuál pobre incapaz que hay que… Y obviamente, esto está destinado al fracaso. Para aprender bien los conceptos de la religión es necesario hacerla vida. Un contenido difícilmente dará vida si no es vivido desde la profundidad y la confianza.

    Un saludo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link