La repetición de tareas educativas

Una de las cuestiones que siempre son objeto de controversia en diferentes foros educativos es la «repetición de tareas». En bastantes casos se habla del exceso de tareas totalmente repetitivas para el alumno que, día tras día, tiene que realizar en su casa. Repetir sumas, restas, multiplicaciones y divisiones hasta la saciedad para, según algunos de sus docentes, mejorar en esas habilidades.

Siempre he sido alguien que he cuestionado la necesidad de realizar tareas repetitivas y, una vez asumidas las mismas, dar un paso más allá y pasar a otra tarea. A pesar de ello, siempre he sentido la curiosidad, recordando mi época de estudiante, donde las tareas -que, por cierto, en mis centros educativos casi nunca eran obligatorias-, de saber qué hubiera pasado conmigo si no hubiera hecho los cientos y cientos de multiplicaciones, derivadas, logaritmos, raíces cuadradas, ecuaciones matemáticas, etc. Tampoco me queda claro lo que hubiera sucedido si, en lugar de realizar dictados diarios, con copia de cientos de veces de las palabras en las que nos equivocábamos, las capacidades que hubiera tenido a día de hoy a nivel de escritura y errores ortográficos.

Pues bien, según un estudio publicado en la revista The Journal of Neuroscience por parte de tres docentes del departamento de fisiología integrada de la Universidad de Colorado, parece demostrarse que al repetir tareas, la facilidad en hacerlas aumenta de forma considerable. El experimento se basó en el uso de un brazo robótico y, se fue comprobando (mediante la medida del gasto energético de los participantes, relacionando la cantidad de oxígeno que inhalaron y la cantidad de dióxido de carbono exhalado) que, conforme iban realizando esa tarea, la cantidad de energía requerida disminuía. Al final del proceso, consiguieron llegar a una reducción del 20% de gasto energético respecto al inicio del experimento.

¿Cómo relacionamos ese estudio con las tareas educativas? Si consideramos al cerebro como un órgano donde se realizan procesos neuronales y, extrapolamos los movimientos que ejercían los participantes de control de uso del brazo robótico a los procesos neuronales que se realizan cuando un estudiante se enfrenta a una tarea, nos encontraríamos que un aprendizaje más intensivo de una tarea concreta, implicaría un menor gasto que, podría ser destinado a otra tarea superior. Menor esfuerzo en un campo, significaría tener más energía neuronal disponible para otros.

Por tanto, ¿es buena la repetición de tareas básicas? Si nos basamos en el estudio anterior, repetir tareas monótonas pero necesarias para un futuro aprendizaje (cuestiones matemáticas básicas, de redactado o de expresión oral) ayudaría a que en los nuevos aprendizajes, los requerimientos del alumno fueran menores, con lo que la capacidad de absorberlos y asimilarlos se incrementaría en un porcentaje apreciable respecto al alumnado que no haya tenido esas repeticiones de tareas.

¿Se desmonta con el estudio anterior lo innecesario de la magnitud de deberes repetitivos que se están obligando a hacer a los alumnos en etapas de aprendizaje básico (primaria y primeros cursos de secundaria) que muchos siempre hemos defendido? Necesitaría contrastarlo con más estudios que demostraran lo que se dice en éste; aunque siendo la revista científica que lo ha publicado de reconocido prestigio, le confiere a dicho estudio una gran fiabilidad.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

11 Comments
  1. Bien si interesa mi opinión o no me da igual la dejo ahí, Las rutinas ayudan a aprender, ayudan a adquirir conocimientos pero con cuidado, se pueden crear rutinas con «disimulo» , no hay que dar fichas de cálculo repetitivas (se aburren) problemas variados donde salgan las distintas operaciones, cálculos mentales ….. No dar lecturas repetitivas y aburridas para conseguir velocidad lectora : Yo doy canciones famosas con palabras para rellenar y oyendo tienen que completar ( atención, concentración y velocidad lectora necesitan) . No sé si me he explicado rutinas si pero con imaginación , con «savoir faire».

    1. Tengo alumnos en 3o de ESO que no saben la tablas de multiplicar y si me apurais tampoco las de sumar y ni pensar sumar y multiplicar enteros.
      1-¿Sólo haciendo clics las van a aprender?
      2-¿No es necesario que se las sepan?
      3-¿Con la calculadora, suponiendo que la sepan utilizar, basta?
      4-¿Qué se pierde (o se gana) por el hecho de no haber aprendido una cosa, como las tablas de multiplicar, por ejemplo cantando, cuando tocaba (si es que se sabe cuando)?

      Uno que cuando iba al cole no les gustaba mucho las tareas memorísticas y repetitivas, pero «entre poc y massa».

  2. Yo soy de Primària Jordi y cantamos las tablas ( toca a partir de segundo), hacemos clics, jugamos a barcos e insistimos en cosas rutinarias pero buscando el lado menos monótono menos aburrido; rutinario si pero como yo digo en mi comentario sin aburrir se puede llegar al mismo puerto por distintos caminos imaginación debemos poner en las cosas

    1. Estoy totalmente de acuerdo con vuestras entradas. Pero mi intervención va en otro sentido, ¿porqué hay, y no són del todo minoría, alumnos que no se lo saben? y lo que es peor que aprendizajes que se han de construir encima se vuelven casi imposibles.

  3. Desde mi punto de vista, el problema no está tanto en la repetición de las tareas (que opino que sí que son necesarias ciertas rutinas tal y como está asumido en etapas educativas tempranas) sino en la significatividad de las mismas.

  4. Creo que cualquiera con un minimo de experiencia en la enseñanza coincide con los puntos de vista expuestos. El aprendizaje de la lectura creo que puede servir de paradigma. Los niños, una vez conozcan las letras y para que sirven, poco adelantaremos si nos olvidamos de practicar y pasamos a otra cosa. De hecho, no paran de practicar y repetir a partir de ese momento, por suerte de forma variada y por supuesto, enormemente significativa. Estoy convencido de que si nos quedamos en la primera fase, se acabó. Yo de hecho me aprendí una vez el alfabeto griego, sin que gracias a ello sea capaz de leer seguido y con coherencia ni una sola frase. Soy músico y estoy convencido de que sin las incontables horas que dediqué a ejercicios y escalas no tocaría nada. Los músicos profesionales dedican todos los días a ejercitarse, y cuando lo dejan se nota inmediatamente. Creo que ese experimento corrobora lo que el sentido común ya estableció hace siglos. En cualquier caso, sí es necesario encontrar formas imaginativas de repetir ‘sin repetir’. Saludos

  5. Una respuesta técnica, exigible al sistema educativo, señala un enfoque operativo y no acrítico y espontáneo: conviene identificar el problema: hay límites para el aprendizaje (defiendo que más allá del horario escolar no deben proponerse tareas formales, de la escuela) Así, como se dan límites (aunque los responsables de las distintas asignaturas no se lo crean, pues nunca tiene bastante con las horas asignadas y creen que los alumnos siempre pueden aplicar alguna más, sin realizar una reflexión contable, mínima si acaso) Y una propuesta profesional debe ir más allá de los casos, si hay alumnos de 3º que no se saben las tablas, ya las aprenderán… si las necesitan. Que no las sepan demuestra la irrelevancia de ese aprendizaje en el contexto dado. Me parece del todo discutible que haya aprendizajes básicos y avanzados en la «educación básica». Me parece discutible confundir los aprendizajes básicos con los especializados. Un aprendizaje básico es entender una factura o un requerimiento judicial. Un aprendizaje especializado es la tabla de multiplicar, si nos ponemos estupendos.
    Tres puntos-clave: 1 qué información se retiene, 2 qué información se entiende de la que se retiene, 3 qué información es útil de la que se entiende. Una propuesta pública educativa debe precisar estos niveles y, como hay límites, enfocar las tareas dentro de un programa múltiple de materias y siempre determinado por el nivel 3, con o sin repetición, eso es lo de menos pues lo importante es aplicar una disciplina para lograr cierto grado de satisfacción, y hay alumnos que la aplican solos y otros (precisamente a los que nos debemos los profesores, aunque los negamos y deseamos a los que van solos) con grandes dificultades para disciplinarse.

  6. Hola:

    Gracias por el post. Yo creo que las personas tendemos a ponernos en plan bipolar cuando hablamos de estos temas. Yo trabajo en formación con adultos, pero este tema de los deberes me interesa sobre todo como madre. No nos ponemos de acuerdo nunca. Las personas que pensamos que estar 2 horas haciendo deberes es excesivo somos tachadas de irresponsables muchas veces porque «se aprende repitiendo». Y ni todo es negro ni todo es blanco.

    Creo que sin un estudio de esas dimensiones se puede entender que sí, que la práctica perfecciona habilidades. Me viene a la mente el tema que comentaba Guido de los instrumentos, o el conducir un coche. Aplicado a temas de lectoescritura, pues cuanto más se ensaye, más fácil resulta escribir y leer. Cuantas más cuentas se hagan, pues sí, más rápido se harán. Aunque con el tema cuentas, veo que muchas mates tampoco es que se aprendan haciendo las operaciones que tiene que hacer mi hija, ya que al final es lo mismo todo el rato. http://aprendiendomatematicas.com/eso-educacion-secundaria/las-cinco-razones-por-las-que-se-deberian-proscribir-las-viejas-cuentas

    Cuando en «cono» le dan a copiar cosas… pues hay una parte necesaria, la memorización de unos contenidos (está desprestigiada la memoria), pero si nos quedamos ahí… ¿Están aprendiendo de verdad? ¿No falta la práctica (esa de los fuegos artificiales que decía mikel) el dotar de un significado real? Creo que es difícil conjugarlo todo. Pero el aprendizaje, para mí es conjugar lo cognitivo, lo procedimental y lo actitudinal. Y habrá contenidos que a base de repetir y repetir se consigan las tres cosas pero normalmeente vamos a necesitar de otras estrategias metodológicas para llegar al Aprendizaje.

    Que vamos, que la repetición es una clave metodológica, necesaria, pero no es la única. Y lo triste es que los deberes se basen casi exclusivamente en esta metodología, cuando somos muchos los padres a los que nos gustaría acercarnos a las materias con nuestros hijos desde otros enfoques, por las tardes, ya fuera del colegio. Y si nos meten dos horas de deberes, difícil lo tenemos, por el tema tiempo 🙂 (por eso yo vivo a veces el tema del exceso de deberes como una intromisión en mi tiempo con ellos) Pero entiendo que todos los padres tienen esas ganas de ponerse a hacer experimentos, a jugar a las mates de forma lúdica, que muchos ven el aprendizaje como un ejercicio de repetición, de habilidad… en fin, hay tantas formas de ver esto de la educación.

    Otra cosa con los deberes (del exceso de deberes, siempre) es el siguiente: yo creo que la formación de mis hijos no sólo es educación formal. Hay quien habla de mente, mano y corazón. Y es una figura que me gusta mucho. La mente, lo académico; mano, realizar tareas en casa, involucrarse en lo que en casa se hace, trabajar la creatividad, las manualidades; corazón, las emociones, las relaciones, los valores… Si extendemos (en exceso) el tiempo escolar, nos quedamos sin poder equilibrar las otras partes. Las profes de mis hijos nos venden que en el rato de deberes es un tiempo de compartir, de crear lazos… y l oque me subleva es que me digan con qué actividades tengo que compartir mi tiempo y crear lazos con mis hijos… Los deberes son una extensión del tiempo dedicado a la mente. Y es necesario poder equilibrar esos tres brazos (en mi opinión).

    Bueno, que es un tema que me interesa mucho 🙂

    Un saludo,

    maite

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link