La vida no es algo monotemático

No me hagáis mucho caso hoy. Me enfrento a una sesión de chapa y pintura en pocos días y, quizás, sea una de esas cosas que siempre me hacen reflexionar en profundidad acerca del sentido de ciertas cosas. Entre ellas la necesidad vital de vivir por y para algo que, al final, se descubre totalmente secundario más allá de su aportación al modus vivendi particular de uno. Y, en este caso me refiero a todo aquello que, siendo totalmente secundario, hace que algunos se tomen como objetivo algo imposible, se sea monotemático en el asunto. Algo que hace que al final, se deje de lado la vida que, por desgracia, va inexorablemente avanzando.

Fuente: https://www.artelista.com

Si uno vive para y por la educación tiene un problema. Convertir todos los momentos en el supuesto placer que te supone una profesión ya es algo que debería chirriarnos a más de uno porque, por mucho que nos guste nuestra profesión, hay vida ahí fuera. Hay colores, olores y personas que necesitan otra faceta diferente más allá del gruñonismo o del chachipirulismo educativo. Por cierto, si uno realmente cree en su faceta de Salvador educativo que coja los bártulos en sus largas vacaciones para ir a ayudar a la gente que lo necesita. Me parece bien la educación monjil pero, por favor, practicadla con quienes la necesitan y no con grupos de alumnos seleccionados, proyectos molones o, simplemente, con botafumeiros demasiado cargados de humo. El monotema es selección personal. Al igual que el veganismo o, simplemente, las genuflexiones ante figuras de madera o tipos embutidos en algo parecido a un chándal.

Me encanta hablar y debatir sobre educación. Intento cada día sacar unos minutos para escribir sobre el tema. Lo hago porque, como dije hace poco, también me gustaría hacerlo acerca de otras cosas pero reconozco mis limitaciones. Ya ponerme a hablar de trolls, hadas, crímenes truculentos y una gran ración de sexo desinhibido, es algo que llevo bastante mal aunque, en ocasiones, pueda también ponerme a escribir de ello. Eso sí, nada que quite tiempo a mi monotema particular. Uno que algunos conocen y otros supongo deben intuir. No doy más detalles porque, como ya sabéis, me gusta dejar los temas inconclusos, dar pinceladas y obviar, como siempre sucede, el ahondar en un fondo cada vez más imposible de alcanzar.

No sé si habrá vida más allá de la Vía Láctea. Cómo voy a saberlo si, ni tan solo, sé que va a pasar dentro de unas horas. Lo que sí que tengo claro es que, a lo largo del día de hoy, va a haber muchos temas y cuestiones que, al final, no giran siempre alrededor de lo mismo. Ni el fútbol genera tanto debate único como, por lo que se ve, algunas publicidades educativas de bondades metodológicas.

Por suerte entre los best sellers algunos tenemos claro que jamás habrá nada que nos interese porque, al final, la vida es algo más maravilloso que un solo compartimento estanco plagado de publicidad interesada.

Un abrazo a todos y muchas gracias por haberos pasado en algún momento por aquí.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link