Laicidad en la Escuela

Hay motivos para sentir cierta envidia de Francia. Especialmente en lo que hace referencia a su funcionamiento político al margen de presiones de organizaciones que, por lo que se ve, siguen teniendo mucho poder en nuestro país. Éste es el caso de la religión en la Escuela. Algo que, más allá de ser anacrónico, obliga a hacer malabarismos en horarios y asignaturas.

Estos días ha llegado a mis manos la «Carta de laicidad en la Escuela». Unas viñetas donde, más allá de la laicidad, se defienden valores de igualdad, fraternidad y libertad. Algo muy alejado de adoctrinamientos religiosos. Algo que en Francia tienen muy claro (hacer clic sobre la imagen para ampliar).

Fuente: http://www.laicite-ecole.fr
Fuente: http://www.laicite-ecole.fr

No tiene ningún sentido en pleno siglo XXI mantener, dentro de los centros educativos, adoctrinamientos religiosos a cargo del erario público. No es de recibo permitir que, escudándose en la libertad ideológica de algunos, se obligue a determinados docentes a hacer maravillas en sus asignaturas bajo el pretexto de que «ciertos alumnos no pueden hacer determinadas actividades» porque su religión se lo prohíbe. No tiene sentido que, en un Estado, donde la igualdad y el respeto deberían estar a la orden del día, se rompa la baraja por parte de algunos que quieren realizar segregación por razón de ideología.

España ya sabemos que no es república ni laica pero, considerar que los puntos que se expresan en la imagen no son esenciales en la Escuela, dice muy poco de lo que se pretende en la misma. Porque la Escuela debe ser un lugar de inclusión, de fraternidad y, como no, de respeto a las opiniones y creencias de todos. Algo que, por cierto, está muy alejado de asignaturas que, por mucho que algunos quieran justificar, son sólo de carácter ideológico. No a la religión en las Escuelas. No a pagar con el dinero de todos creencias personales. Sí, y siempre sí, a la educación en valores para una sociedad más justa.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments
  1. A ver… que esto es España, por favor. El poder de la Iglesia es inconmesurable y no hay que recurrir a tiempos pasados, sino realmente cercanos (por ejemplo, el caso de Bernat Soria).

    La Iglesia tiene claro el poder de la educación para mantener su poder y no va a permitir que se reduzca la asignación horaria de religión y menos aún que desaparezca.

    Dos ideas más:

    1) Quizás el principal obstáculo a que la religión desaparezca de las escuelas es que las familias la escogen. Frente a una asignatura alternativa ahora evaluable, como Valores, el porcentaje de matriculados en religión sigue siendo sorprendentemente alto.

    2) Los que justifican su presencia en función de las creencias de la mayoría se lo deberían hacer ver: por este mismo motivo, habría que incluir sesiones de Horóscopo, Homeopatía, Tarot, Superstición y Teorías conspiranoicas. Todas ellas materias que, como la religión, son paraciencias.

  2. Jordi, comprendo perfectamente tu punto de vista porque lo compartí tal cual hasta hace pocos años. Estoy casado por lo civil y mis hijos no están bautizados aunque sí que entro en los templos con ellos y les explico a mi manera ciertas cosas. (lo digo para evitar suspicacias entorno a posibles epifanías que haya podido experimentar en este tiempo)

    Creo que la supuesta «laicidad» en la escuela no es más que un adoctrinamiento en los valores republicanos y demócratas para hacer que los futuros ciudadanos den por hecho ciertos valores que no hagan peligrar el statu quo.

    Hubo un tiempo en que la religión católica sirvió a los intereses del Estado a tal fin, revistiendo de moral la tiranía. Hoy en dia se prescinde de la religión tradicional para que los políticos campen todavía más a sus anchas.

    La religión puede ser adoctrinamiento o liberación y la laicidad también. Dependerá, como siempre en si es opcional o es impuesta.

  3. La Inquisición es un invento del catolicismo español, que todavía colea.
    El sentido crítico de los españoles duerme, o al menos eso parece, sólo hay que ver la semana en Andalucía.
    Creo que los padres deberían reivindicar la diversidad religiosa en las escuelas. Una familia budista, mahometana o se de la confesión que sea, tiene el mismo derecho que la «mayoría» a pedir formación religiosa sus hijos, igual que aquellos que no desean ninguna formación.
    El mundo virtual ofrece muchas posibilidades, a la vez que puede despertar temores en el tema religioso , pero no por ello se debe aparcar y olvidar.
    En mi opinión debería haber un debate profundo sobre el tema, sin partir de prejuicios, de manera que se pueda ejercer la libertad real, o bien eliminar la religión de la escuela y proporcionar cultura religiosa, con una visión filosófica y «neutra».

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link