Laicismo en las aulas

Las aulas de nuestro país deberían ser laicas. Laicismo no es, por mucho que algunos interesadamente lo confundan con ateísmo, nada más que postularse por la necesidad de que la religión pertenezca al ámbito privado de cada cual. Que la escuela sea laica no va en contra de católicos, agnósticos, musulmanes, evangelistas, budistas o ateos. Que la escuela sea laica va acorde con la necesidad de que los centros educativos se dediquen a su verdadera función: educar. Y la educación no debería entender de credos. La educación es algo más que una visión subjetiva marcada por parámetros que, como he dicho antes, deberían restringirse a otro tipo de contextos. No, ser laico y defender el laicismo en las aulas no es perjudicar a los alumnos. Ser laico y defender el laicismo en nuestros centros educativos es evitar la segregación y reducir, en gran medida, las posibilidades de adoctrinamiento.

Fuente: Fotolia CC
Fuente: Fotolia CC

Entre la necesidad de la desaparición de credos que tienen algunos o la necesidad contraria de, convertir toda la vida pública en un acto religioso, hay un amplio margen de maniobra para instaurar el sentido común. Un sentido común alejado de credos y procurando el bien común. ¿Alguien me puede explicar qué relación existe entre profesar un determinado credo -o ninguno- y ser una buena persona? ¿Alguien me explica qué aporta una asignatura de religión o las misas que se dan en determinados centros educativos al crecimiento personal de los alumnos? ¿Realmente es necesario que los centros educativos entren en el juego de religiones buenas y malas? ¿Realmente alguien se plantea que, como he dicho anteriormente, el hecho de profesar una determinada religión hace bueno o malo a un docente, alumno o padre? Yo, al igual que muchos, no creo en dicha relación. No creo en la relación causa-efecto cuando hablamos de religiones. No entiendo la necesidad de introducir ese valor subjetivo en unas aulas que deberían ser lo más democráticas posibles. Y, por desgracia, instaurar una religión -sea la que sea- no es democrático. Menos aún justificar la necesidad de la misma para seguir actuando en espacios donde la libertad ideológica debería ser lo primero.

Quizás mi visión sea utópica. La visión de alguien que quiere que, con independencia de su credo, raza o situación socio económica, pueda sentirse a gusto en todos los centros educativos. La visión de alguien que no quiere que los alumnos deban optar por una religión o por unos valores éticos o morales que parece que se contrapongan. La visión de un docente al que gusta mucho la heterogeneidad y demasiado poco el adoctrinamiento en una sola vertiente. No, repito, no es un ataque a la libertad religiosa de nadie pero sí un canto a un laicismo que, dentro de sus características, está el respeto por todos con independencia de la religión que tengan.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

6 Comments
    1. Lo más importante es que no se sienta discriminado y reciba la mejora atención posible por parte de los docentes que tenga, con independencia de su raza, credo y sexo. Algo que, por cierto, sí que es relevante para algunos a la hora de discriminar.

  1. Un tanto idealista, pero interesante. Es lamentable que la educación sea una condicionante en el adoctrinamiento del alumno. Excelente artículo.

    1. ¿Idealista? No creo que llegar a conseguir que una persona no sea discriminada por su credo a la hora de acceder a un determinado centro educativo o en su progreso académico sea algo idealista o utópica. Quizás ahora lo vemos así pero… ¿quién sabe en un futuro? 🙂

  2. El laicismo es una manera de ver las religiones.
    Desde mi punto de vista una religión es una manera de conexión, se trata de cómo se conectan los creyentes en la religión concreta, de quien les conecta, cómo, y que implica esta conexión.
    Hay religiones de conexión fuerte, como el Islam, el catolicismo apostólico romano, el calvinismo…
    Las hay de conexión débil, como el budismo, en sus múltiples variantes.
    Y las hay sin conexión
    Desde este punto de vista la escuela laica debe tener presente qué tipo de conexiones puede asumir y cómo, lo cual es harto complicado.

    1. En en párrafo final entras en lo complejo que supone el respeto a todos los credos cuando, en principio, deberían asumirse conexiones para cada una de las religiones y sus variantes. Algo que se soluciona reconvirtiendo a los centros educativos en laicos, manteniéndolos al margen de cualquier posicionamiento (más allá del personal de cada alumno, docente y padre) y sin que el mismo interfiera en los mismos. Complejo pero no imposible.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link