Las cuatro patas de la mejora educativa

No tengo las claves para la mejora educativa. Ni tan siquiera puedo llegar a intuirlas salvo ciertas cuestiones que, más por experiencia personal y con charlas con compañeros de aula que por otra cosa, digo en ciertas ocasiones. Quizás podría arriesgarme y hablar de cuestiones que pueden mejorar la educación. Lo he hecho en algunas ocasiones pero, sinceramente, me cuesta mucho pronosticar qué medida exacta aplicada en qué momento, a quién (alumnos, padres o docentes) o en qué lugar (sea en una etapa educativa u otra) puede ser eficaz con garantías absolutas que lo sea. Eso sí, no os deprimáis que, por mucho que no arroje ningún tipo de solución milagrosa en este artículo, sí que voy a mencionaros cuáles deben ser los ámbitos desde los que se puede mejorar la educación.

Fuente: http://www.diegomanuel.com.ar

La educación se mejora desde la política, las aulas, la gestión y la investigación. Son las cuatro patas para la mejora educativa porque, al final, si alguna de esas falla, resulta que esa mesa metafórica baila en exceso. No, queda claro que no puede haber una mejora educativa sin la toma de decisiones políticas. Los currículums, el tipo de educación, las ratios y muchas otras variables van a depender en exclusiva de las decisiones que tomen los políticos que deciden sobre el asunto. La educación tiene una gran parte de componente político y, por ello, pretender que el aula va a estar aislada de la toma de determinadas decisiones en determinados despachos, es vivir de espaldas a la realidad. Tanto la inversión y el cómo se va a realizar, dependerán en exclusividad de los presupuestos y de su correcta distribución. Y ya sabemos, por experiencias previas, que no siempre se acierta. Menos aún cuando se toman decisiones políticas cara a la galería y de forma aislada frente a los otros tres ámbitos.

Una vez tomada las decisiones políticas toca gestionar esas decisiones. Ya sé que lo he comentado en el párrafo anterior pero, ¿os imagináis que se tomaran decisiones que no se pudieran aplicar? Ya, lo sé. En muchas ocasiones se han tomado decisiones que nunca se han llegado a implementar pero, por suerte (o por desgracia, según determinadas decisiones políticas que se han tomado en el pasado y se están tomando en el presente) hay personas que se encargan de llevar a cabo las especificaciones más técnicas de esas decisiones. No es solo decidir qué hacer, es tener a personas que lo hagan. Una faceta muy criticada por lo lento o lo burocráticos que son determinados procesos y procedimientos pero que, al final, vienen muy marcados por la legislación que hace que las cosas solo puedan hacerse de una manera y no de otra. Desesperante en ocasiones pero, tristemente, depende poco del aparato de gestión y mucho de las cortapisas que se tienen.

Y ahora si me permitís voy a relacionar las dos últimas patas del asunto: el aula y la investigación educativa. Por desgracia, funcionando de forma totalmente aislada en la mayoría de ocasiones. La experiencia de aula es, al final, la que va a obtener resultados en función de la tipología de alumnos, el docente y la suerte. Mucho más importante que el uso de una determinada metodología. Eso sí, sin ningún tipo de investigación asociada, el aula lleva a éxitos o fracasos difícilmente reproducibles o altamente repetibles. Imprescindible la colaboración entre Universidades, centros de investigación y docentes de aula. Sin ello, nada de lo que hagamos como docentes va a tener ningún tipo de repercusión futura en la mejora educativa global. Ídem para la investigación educativa descontextualizada y aislada del aula. Papers de nulo valor que, tristemente, obligan a grandes esfuerzos para resultados de utilidad más que cuestionable.

Eso sí, aula e investigación deberían ir relacionadas con las decisiones políticas que se tomen y, esas decisiones de fácil aplicación por parte de los equipos que gestionan las mismas. Al final, como podéis ver, es complicado hacer una valoración de qué tocar porque, al final, si las cuatro teclas no se tocan en condiciones, lo de la mejora educativa va a quedar como la gran utopía que llevamos décadas arrastrando.

Perdonad la incoherencia de lo anterior pero, sinceramente, mi inspiración está en horas muy bajas y mi coherencia, aún más.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link