Las oposiciones son un sistema obsoleto para elegir a los mejores docentes

No puedo más. Estoy más que harto al ver a determinados personajes defendiendo ciertas cosas sin ningún tipo de pudor. Pero la hartura se convierte en pesar cuando ves que, no sabiendo el motivo para ello, hay algunos que asienten hasta llevar la cabeza más abajo del ombligo ante tal cantidad de paparruchas. No, no estoy denostando la posibilidad, dentro de la libertad de expresión, que uno piense lo que le dé la gana. Estoy, simplemente, cuestionando determinadas afirmaciones que algunos vierten, desde un espacio muy cómodo y sin haber de mojarse. Y éste es el caso del artículo/entrevista a Nélida Zaitegi, exfuncionaria, exdocente, exinspectora de educación y exresponsable de innovación educativa que, en el año 2017, con 70 años, asumió el cargo de presidenta del Consejo Escolar del País Vasco. Curioso que, con setenta años, aún tenga fuerza para dedicarse a trabajar en el ámbito educativo. Más aún cuando la comparo con mis padres, que trabajaron más de 40 años a pie de aula, que se jubilaron y se están dedicando a disfrutar de la vida (al igual que los jubilados de muchas otras profesiones). Supongo que, en algunos casos, la docencia quema menos que en otros. Quizás es que, trabajar poco en el aula y mucho en despachos, quema menos. Quién sabe. Quizás esa sea la razón que, conforme uno va subiendo en el escalafón educativo (o sea, se pira del aula y de la docencia directa) se jubile muchísimo más tarde. Y no lo digo yo porque, en porcentaje, los inspectores que se jubilan a los 60 son rara avis. En cambio, los docentes de aula, se largan a la mínima que pueden, cansados ya, a ciertas edades. Agotados más bien.

Fuente: https://es.wikipedia.org

Pero no nos vayamos por las ramas. Vayamos al núcleo de la entrevista. Una entrevista que gira, fundamentalmente, en el proceso de selección de docentes. Todo ello aderezado por una sibilina propaganda a favor de la concertada que, uno con un poco de inteligencia, ve a la legua.

En primer lugar habla de la selección de los mejores profesionales, adecuando el salario a su rendimiento en el aula. Comparar futbolistas con docentes es algo que, aunque se use en demasía, tiene muy poco sentido porque se parecen tanto las profesiones como una col a una bellota pero va… aceptaremos pulpo como animal de compañía.

El profesorado es la pieza más importante del sistema educativo. Pero tenemos que elegir a los mejores para el sistema, no nos vale cualquiera, los mediocres no pueden estar en educación, lo siento. Los equipos de futbol contratan al mejor entrenador, le pagan una pasta terrible para que entrene a ese equipo para que gane. Nosotros que tenemos que entrenar a las nuevas generaciones para un mundo que no sabemos ni cómo va a ser, que viene como viene, tenemos que tener lo mejor de la especie. Hay que elegir al profesorado con lupa, necesitamos una gente potentísima. Y esos mejores tienen que tener un compromiso docente y una cabeza muy clara para saber para que está.

No quiere docentes «mediocres». Debemos entrenar a las nuevas generaciones para un mundo que no sabemos cómo va a ser. Tenemos que tener lo mejor de la especie (coño con el determininismo; de ésta ya pasamos a realizar un test genético a los docentes). Y ya el tema del compromiso docente ya chirría. ¿Compromiso con qué? ¿Con ser explotado? ¿Con trabajar más horas que un reloj? ¿Con la capacidad de asentir ante sus equipos directivos, inspectores o administración? ¿Plantea realmente lo anterior? Porque, a la vista de lo que se lee a posteriori, queda bastante claro el asunto.

Además, la señora tiene muy claro que la docencia no debe ser un trabajo para toda la vida. Que los funcionarios (ella lo era y no renunció a serlo… curioso predicar y no dar ejemplo pero, es algo habitual en estos personajes) deben desaparecer y el proceso de contratación debe darse encadenando contratos. También relaciona el concepto de funcionario con mal profesional, personas no creativas y poco ágiles. Lo siento, no me gusta que me insulten ni insulten a mis compañeros. ¿Me está diciendo realmente que los funcionarios somos poco creativos, poco ágiles y malos profesionales? Hay qué joderse. Espero que nunca deba ir al médico ni sea atendida por ningún funcionario. El problema es que los funcionarios, más allá de la ideología de esta señora, vamos a hacer nuestro trabajo. Incluso que los receptores del servicio no crean en nosotros, nos insulten y nos ninguneen.

Las oposiciones un sistema pensado en el funcionariado y es algo que supone una rémora para la innovación y para seguir adelante con las necesidades que tiene el sistema educativo. Un trabajo para toda la vida en las condiciones como las que dictan las leyes del Estado, que ponen por encima los derechos del funcionariado de los derechos del alumnado, así no hay quien avance. Si tenemos que innovar, buscar la gente más creativa, la más ágil, la más comprometida este sistema, no vale.

Y ya cuando habla del entusiasmo y vitalidad para dar clase… siempre me pregunto qué pasa con aquellos que, después de treinta años de docencia, empiezan a dar muestras de cansancio. Se les tira. Y con aquellos que les gusta su profesión, lo hacen bien pero su compromiso vital es con su vida personal. ¿Qué pasa con aquellos profesionales que consideran la docencia como una profesión como yo? ¿Qué pasa con aquellos que, si nos tocara la lotería o tuviéramos la edad para jubilarnos nos largaríamos del aula pero que, cuando estamos en ella, intentamos ser los mejores profesionales? No, la vocación es algo demasiado etéreo. El compromiso docente es algo demasiado vago que, al final, lo único que encubre es la posibilidad que abusen laboralmente de nosotros como profesionales. No me mola el asunto.

Con contratos. Una evaluación continua del profesorado. Primero, una formación exquisita. Bueno, comencemos por punto cero que es seleccionar a quien va a hacer Magisterio. Si no tenemos unos requisitos no podemos hacer ciertas carreras, ojo, siempre valemos para algo, esto se lo repito a mis alumnos, yo no soy Claudia Schiffer no puedo trabajar de modelo, y con mi edad no puedo ir a las Olimpiadas, pero eso no me frustra, valgo para otras cosas. ¿Quién tiene que hacer la carrera de docencia?, gente con unos rasgos determinados, gente empática, con buena cabeza, pero con un corazón grande, porque sin corazón no puedes ser maestro ni maestra. Luego hace falta un entusiasmo vital fundamental, porque trabajar para la gente joven tienes que ser una persona entusiasta y vital. Otros lo llaman vocación, a mí no me gusta mucho decir como que alguien te llama…es más la idea de profesionalidad, de compromiso docente.

¿Pruebas de competencia emocional para entrar en Magisterio? Claro que sí y que además se destierre toda la metodología que no sea innovadora. Mucho ABP, muchas rúbricas (incluso que acaben complicando la evaluación para muchos) y cualquier metodología que esté a la moda. Da igual que no sirva, lo importante es que venda. Supongo que llevar alejada del aula tantas décadas hace que, por desgracia, conozca poco de los alumnos, sus necesidades y tenga miedo de reconocer que, a diferencia de lo que dicen algunos, la docencia siempre ha sido adaptabilidad al alumnado y no cuestión de metodologías. Pero da igual, qué le vas a explicar o cómo vas a osar contradecir a alguien que lo tiene tan clarito y que, por lo visto, sigue contraponiendo tradición a innovación bajo premisas falsas.

Habrá que poner algún tipo de prueba de competencia emocional, de habilidades determinadas, de buena cognición, como hacen en Finlandia. Porque tanto hablar de Finlandia, hay que hablar de todo, decimos el buen resultado que tienen, pero también hay que contar cuanto trabaja el profesorado, el compromiso que tienen, es verdad pero es que hay muchas cosas. Para empezar el 40% de los que entran no van a terminar porque durante la carrera los van a ir quitando. Por tanto, elegimos quienes van. Todo el mundo comprende que para entrar en Arquitectura haya que hacer una prueba de dibujo. No entiendo porque nosotros no tenemos que hacer unas pruebas básicas de competencias. Una formación inicial de lujo, no como la que tenemos, sino la más innovadoras: trabajo por proyectos, por tareas, evaluamos por rubricas, lo último tiene que estar. La FP aquí que tiene tan buena fama, ¿sabes dónde tiene el misterio? Primero que hay gente que se lo cree y los gestiona muy bien, que eso ya es increíble, pero es que las maquinas más modernas están en la FP y salen a las empresas sabiendo lo último y dispuesto a aprender lo requeteúltimo. Luego la formación tiene que ser increíblemente actualizada, Magisterio tiene que preparar para que salgan a la calle y transformen.

Bueno, ha cambiado el sistema de acceso y formación a Magisterio. Ahora, supuestamente, ya tenemos a los mejores y podemos permitir que entren directamente a trabajar en los centros educativos. Pues va a ser que no. Ahora un nuevo proceso de selección para ser interino. ¿No valida ese nuevo modelo pedagógico de Magisterio que postula para que sean buenos profesionales? ¿Qué más pruebas quiere? Ya, lo veo… evaluación por parte de los Directores mensualmente. ¿Y quién decide que un Director es adecuado? ¿No ha salido de un modelo formativo funcionarial que no funciona según ella? Un poco contradictorio el asunto, ¿no? Bueno, con la palabra clave de relacionar educación con empresa («nuestra empresa no es de ganar dinero») uno ya entiende su concepción de la Educación. Una lástima que haya estado dando clase en la pública. Pobres alumnos. Pobres docentes los que tuvieran la mala suerte de tenerla como inspectora. Qué pena para la educación pública tener personajes así, infiltrados y con ganas de cargársela. La experiencia, por cierto, algo que nunca ha de tenerse en cuenta. Pues para su visión empresarial de la escuela es algo que choca con el funcionamiento de la mayoría de ellas. Y seamos sinceros, un docente con veinte años de experiencia tiene más recursos que uno que acaba de entrar. Y con ello no digo que no haya algunos -una minoría aunque se interese vender que son/somos casi todos- que sean malos profesionales.

Siguiente, ¿han terminado, no? Salen al mercado de trabajo: selección, pero selección para ser interino. Ya sé que esto no es políticamente correcto pero es lo que pienso. El Gobierno Vasco para abrir una lista de sustituciones para puestos en la Administración, pasa pruebas, y los que aprueban, entran en listas. Para entrar en las escuelas, que es la materia más sensible que tiene un país y más valiosa, es decir el alumnado, no me vale que tu termines y ya estás en las listas, hay que hacer la prueba de competencia docente para que pases a las listas, y una vez ahí cuando haga falta alguien te llamarán a ti, y además, cuando lleves un mes en un centro, el Director o Directora tendrá que evaluar cómo has estado ese mes y al siguiente y al siguiente. Y cuando tengas cuatro evaluaciones negativas, al año que viene no se te contrata. Eso es mercado. Me dicen, es que eres neoliberal, no, yo defiendo el derecho del alumnado. Nuestra empresa no es de ganar dinero, sino de hacer bien lo que tenemos que hacer, y eso es garantizar una buena educación del alumnado. Y luego los que lleven muchos años bien evaluados tendrán puntos para las oposiciones. Pero los puntos que se dan en este momento son por la antigüedad y puedes haber estado haciéndolo ocho años fatal y tienes puntos, y no hay sitio para los que han salido ahora de Magisterio y que igual son buenísimos y no pueden entrar nunca. Pero en este país dices la palabra evaluar y ¡horror! Y ustedes perdonen, la evaluación no es para clasificar, que es otra idea que hay que quitar de la cabeza, estamos todavía con paradigmas del siglo XIX en la cabeza, la evaluación es para mejorar, igual que la evaluación del alumnado, no es para ponerte un 4 ó un 5, sino para saber cómo vas y ayudarte.

No quería entrar en su modelo de aprendizaje pero, leído lo leído, no me queda otra. Y aquí lo dejo a vuestra interpretación porque, sinceramente, después de tanto despropósito en la entrevista, toca dejar algo a vuestra opinión… Ya, os he dicho que no opinaría pero, ¿no os parecen las típicas palabras vacías de contenido que tanto se escuchan en muchas charlas que dan alguno de esos gurús que han abandonado o quieren abandonar el aula?

El profesorado es intelectual, las personas son cabeza, corazón y manos. No hay aprendizaje sino hay emoción, si no muevo la emoción del alumnado, la curiosidad, el gusto, el aprendizaje no le va a transformar las neuronas, ni la manera de ver y entender el mundo, será superfluo. ¿Y luego como hago yo para que vaya a las manos? Son esas tres cosas, son las competencias. Tengo que movilizar y para ello que tener un buen desarrollo cognitivo para llegar a las cosas reales, saber cómo se hace, cómo me fundamento, pero luego tengo que llegar a las manos. Se trata de movilizar.

Y, finalmente, la guinda del pastel… la afirmación de que los profesores (en este caso vascos pero, se intuye que lo exporta a los de otras Comunidades) son unos vagos, que tienen unas condiciones laborales fantásticas y que deberían estar más horas en los centros educativos. Todo ello aderezado con los problemas de las ratios en las concertadas y lo bien que viven en la pública. El punto y final a una entrevista que, a mi entender, incluye postulados muy peligrosos, errores conceptuales de lo que supone la docencia (como he dicho antes, presumiblemente, por haberse largado del aula la entrevistada a la mínima que tuvo posibilidad) y muchas ganas de hacer daño al servicio público que supone la Educación. No, no es ser inmovilista. Es saber leer, y no sólo entre líneas.

Un detalle... yo también soy partidario de reformular las oposiciones pero, hay ciertos argumentos para justificarlo, que no comparto. Menos aún la concepción empresarial de la Educación.

 

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments
  1. Lo que hay que hacer es acudir a países donde ya estén en funcionamiento cosas así y no tengan tan buenos resultados. Reflejar que ya hay zonas en España donde hay muy buenos resultados con este sistema que tenemos, siempre perfeccionable, claro. Repasarle a la señora los muchos estudios sobre los menores de niveles de eficiencia de los ABP y demás. Porque ideológica y publicitariamente el planteamiento se vende sólo. Esa comparación centro-empresa sin tener en cuenta la diferente matería prima, como la ya sempiterna y falsa comparación con los médicos (como si los alumnos estuvieran en masa locos por «curarse»)…

  2. Buenas, después de leer este artículo que comentas, y estando de acuerdo, mandale a esta señora, por decir algo, mi blog, quieres creatividades, quieres élite con poco dinero, mandale, mandale, asi se dara cuenta que ya existimos, pero ni se enteran, fpbasica2frayluisdeleon.es

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link