Las reválidas, otra cortina de humo

Ni son estúpidos, ni las decisiones que se toman en el ámbito educativo por los políticos que las gestionan están exentas de un plan muy bien diseñado. Hoy, sin ir más lejos, Mariano Rajoy, futuro presidente de nuestro país ha dejado sin efecto legal para la obtención de títulos las reválidas de cuarto de ESO y segundo de Bachillerato. Y, curiosamente, aún hay quién se congratula de lo anterior bajo el sofisma de relacionar las manifestaciones de ayer con la decisión.

Fuente: http://www.telesurtv.net
Fuente: http://www.telesurtv.net

La verdad es que tenemos lo que nos merecemos. Debates estériles acerca de decisiones educativas que tienen mucho de globo sonda para encubrir los objetivos reales de uno. Mientras unos se distraen/nos distraemos hablando de los deberes, los libros de texto o las reválidas, se sigue socavando la educación pública detrayendo dinero de la misma para seguir subvencionando centros privados. Y lo anterior con el apoyo de parte de la sociedad y, no lo olvidemos, de sus votantes. Hay muchos votantes, no sólo del PP, que defienden privatizar los centros públicos, avalan el aumento de ratios mediante estudios sesgados o, simplemente, piden que se ejecute a los docentes que quieran defender sus derechos laborales. Docentes que, por cierto, debemos ser los únicos que nos movilizamos para defender derechos de nuestros alumnos con coste económico en nuestras, cada vez más menguadas, nóminas.

Nos tienen cogidos por muchos sitios. Nos están manipulando de forma descarada para dedicar esfuerzos a luchar contra decisiones que, tan sólo, esconden los verdaderos objetivos. No son tontos, son muy listos. Mientras nos tienen montando vídeos para denunciar las reválidas, montar debates esotéricos acerca de los deberes escolares o, simplemente, jugando a qué asignatura es la más importante, van creando organizaciones que, infiltradas en la escuela pública, van socavándola desde dentro. Todo muy bien ejecutado y preciso. Mucho enviar a alguna cabeza de turco como Wert para encubrir qué pretendían hacer. Sí, lógico pagarle un retiro dorado. Ya ha hecho su trabajo. Un trabajo que consistía en que el personal personalizara el ataque. Incluso, algunos hemos sido tan memos para referirnos a la LOMCE como Ley Wert. Es que son listos con ganas.

Cada vez tengo más claro que se me escapan muchas cosas. Que la mediatización de determinados personajes o prácticas educativas obedecen a un propósito concreto. Que el uso de PISA como sistema evaluador indiscriminado esconde muchas cosas tras el mismo. Que todas las referencias masivas a Finlandia no tienen otro objetivo que reformular nuestro sistema educativo hacia lo que les interesa. Y lo que les interesa no es más que aumentar la brecha entre ricos y pobres, haciendo que algunos se crean que estudiando en un determinado centro concertado pueden subirse a primera. Qué ilusos. Cuánto esfuerzo económico de algunas familias para darse cuenta de que, por desgracia, van a ser otro juguete más en manos de unos intereses que poco tienen que ver con los educativos.

Quizás sea muy mal pensado pero creo que nos están tomando el pelo y nos están llevando a los debates que quieren. Eso sí, a veces, en lugar de darnos con el palo nos sacan la zanahoria para que, como mínimo, no se note tanto.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

7 Comments
  1. Es verdad que el mal principal al que nos enfrentamos es el plan sistemático de socavar la educación pública para favorecer la privatización que subyace a las políticas neoliberales.

    Pero eso no implica -como parece apuntar el bloguero- que cuando debatimos sobre deberes o libros de texto, o cuando nos movilizamos contra las reválidas estemos siendo manipulados por fuerzas interesadas en distraer la lucha hacia objetivos secundarios… Sugerir esto al día siguiente de una jornada en la que cientos de miles de jóvenes, familias y docentes llenasen las calles de decenas de ciudades españolas manifestándose contra las reválidas y los recortes y para derogar la LOMCE, como si todo eso no fuera otra cosa que una manera de mantenernos entretenidos, pues no me parece un anális muy certero de lo que está sucediendo.

    Las medidas de recorte y el modelo segregador y privatizador de la LOMCE son los síntomas del mal. Las reválidas, por tanto, no son ninguna «cortina de humo»: son el eje central en torno al cual se edifica el modelo LOMCE. Las movilizaciones del 26-O apuntaban a la línea de flotación del modelo que impugnamos. Luchando contra la LOMCE no estamos desviando los objetivos de la lucha: se está luchando por el derecho de todos a acceder a la educación de forma equitativa, resistiendo los planes que amenazan ese derecho universal, que persiguen al deterioro continuado de la enseñanza pública.

    1. No José, en ningún momento he hablado de que estemos siendo conscientemente manipulados por determinadas fuerzas interesadas en debatir sobre lo anterior. Simplemente, cuestiono, si no nos estamos yendo por las ramas para atacar cuestiones marginales (sí, tienen su importancia) para no centrarnos en el objetivo político que subyace tras todas las decisiones educativas. No olvidemos que, una decisión educativa tomada por los poderes políticos, tiene siempre más carga ideológica que educativa. Algo lógico porque un partido político representa, en primer lugar a los que les han votado y, en segundo lugar, al resto de ciudadanos (por mucho que digan que van a gobernar para todos).

      Las reválidas son, simplemente, un modelo de evaluación externa que empezó con PISA, las pruebas diagnóstico o las de competencias que se usan en determinadas Comunidades Autónomas. Pruebas que, por lo visto, nadie cuestiona y han sido el germen de estas. Eso sí, en estas, como hemos visto, con el objetivo de ir poniendo vallas para que, determinadas personas -especialmente aquellas con bajos recursos- se vean paradas donde le interesa al mercado productivo. Nadie dice que no deba lucharse contra la LOMCE, simplemente que gestionemos bien las fuerzas no sea que estemos luchando sólo contra molinos que vemos gigantes mientras los gigantes están arrasando nuestras aulas.

      Un saludo y gracias por comentar.

      1. Agradezco su respuesta, en la que matiza y desarrolla convenientemente algunas de las cosas escritas en el artículo. Solo añadiré una última puntualización referida a las reválidas. Evidentemente, el problema no estriba únicamente en estas, sino en el modelo de evaluación externa en su conjunto; y es cierto que algunos sectores políticos -y buena parte de la opinión pública- aceptan las evaluaciones diagnósticas (o de competencias o de destrezas básicas) que ya venían con la LOE; y que, en general, se admite PISA como animal de compañía… Pero no es verdad que «nadie cuestione» esas pruebas, ni que la lucha centre sus esfuerzos en el molino de la LOMCE olvidando a los gigantes reales. Le podría dar varios ejemplos de contestación a ese tipo de pruebas por parte de la comunidad educativa, incluso desde antes de promulgarse la LOMCE. Lógicamente, la contestación más fuerte es la generada por las reválidas-LOMCE, pues son percibidas como la amenaza más inmediata, sobre todo por los estudiantes, pero eso no significa que, al menos desde los colectivos más implicados en la movilización contra la LOMCE, se deje de hacer frente a la amenaza principal. Un saludo.

  2. Creo que acierta en algunas de sus apreciaciones pero disiento en otras.

    La persona implicada sabe que la lucha es global, no solamente contra un tema concreto.

    Y sabemos que quienes quieren mano de obra barata y silenciosa trabajan 24h y con más «medios» (nunca mejor expresado).

  3. Las revalidas son mucho más que solo un examen final. En la ESO y, en menor medida en Bachillerato, determinan los criterios de promoción y evaluación, socavan la flexibilizacion y diversificación. Por lo tanto son, en si mismas, instrumento para el desmantelamiento de la enseñanza pública. Aunque no el único. El poder otorgado a los directores, el papel de la religión, las ratios excesivas, la disponibilidad del profesorado, el aumento de horas, la pérdida de competencias de los órganos colegiados… Incluso la llamada autonomía de centros, señalan a la convergencia pública concertada y a la extensión de un modelo de gestión público /privado semejante al que se intenta en sanidad. Es evidente que en ese escenario los docentes perdemos derechos – sin apenas quejarnos-. Si además las nuevas pedagogías de las que tanto habla Jordi cargan el peso de la prueba sobre el docente y nunca sobre el estudiante – si no aprende es que no sabes enseñar, la metodología es buena y el alumno mejor-, asistimos al advenimiento de la tormenta perfecta. Que nos pille confesados.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link