Lo colaborativo no acaba de funcionar

Antes de cuestionarme, dejadme matizar el titular. Dejadme, como mínimo, hablar de experiencias personales e, incluso, permitidme hablar de las reacciones de mis alumnos cuando obligo a realizar un trabajo en grupo. Sí, comentarios habituales donde, por desgracia, se mezclan la desazón de los que tienen ganas de hacer las cosas con, por desgracia, la inanición de parte de los componentes de cualquier grupo a la hora de ponerse a la faena.

Fuente: http://www.ite.educacion.es
Fuente: http://www.ite.educacion.es

A nivel profesional estoy cansado de ver iniciativas docentes, gestionadas con mucho esfuerzo y con una expansión inicial de la misma increíble que, a medio plazo se marchitan. Reducción de las aportaciones de los componentes de ese proyecto colaborativo y, por desgracia, al final reducido a que queden uno o dos docentes que tiren del carro del mismo. Los proyectos educativos colaborativos pueden ser muy interesantes pero, al final no se sabe por qué motivos -aunque pueden deducirse-, quedan reducidos a cuatro gatos que siguen manteniendo la ilusión. Embarcarse en un proyecto es muy fácil, lo complicado es mantener el ritmo de trabajo que exige el mismo. Y, por desgracia, cuando llegan las dificultades y el esfuerzo pasado el boom inicial de «energía positiva» se ve como languidece el anterior.

Podemos postular por crear redes de intercambio, por establecer lugares en la red donde los docentes podemos aportar nuestro granito de arena para opinar sobre cuestiones que afecten a nuestro día a día pero, al final, siempre acaban dichos lugares pareciendo un erial demasiado inhóspito para seguir interactuando. Los proyectos mueren por desidia. Algo que debería hacernos meditar acerca de las posibilidades de instaurar ese tipo de trabajo en aulas. Aulas conformadas por alumnos aún más dispersos que los docentes donde el escaqueo de parte de los componentes de los grupos que conformamos para realizar determinados proyectos está a la orden del día.

Es muy complicado trabajar de forma colaborativa. Se hace necesario establecer parámetros de trabajo y un listado de normas que deberían seguirse porque, dotar de libertad en esa realización hace que, en demasiadas ocasiones esa libertad derive a un libertinaje que sólo sirve para que esos proyectos ideados con muchas ganas fenezcan en un plazo relativamente corto en un mundo donde la inmediatez de resultados y la facilidad de obtención de los mismos está a la orden del día.

He llevado a cabo diferentes proyectos colaborativos con mis alumnos e, incluso, he intentado gestionar algunos proyectos, gracias a las posibilidades de la red, con determinados grupos de docentes. Al final, los resultados -sean por falta de saber gestionar esos proyectos o por cualquier otro motivo- dejan mucho que desear. Alumnos que se escudan en que otros trabajan para no hacer nada y, alumnos implicados que se quejan de la falta de colaboración de sus compañeros de grupo. Docentes que participan al principio de la iniciativa que, al final, desaparecen por motivos siempre justificables. Proyectos colaborativos que, si quieren mantenerse, obligan a reconvertirse en proyectos individuales. Y al final si es uno quien tiene que realizar todo el trabajo… se abandona.

Estoy convencido de las potencialidades del trabajo grupal, de la necesidad de establecer proyectos colaborativos que pueden realizarse entre diferentes docentes a nivel global pero, por desgracia, la realidad se empeña en decirme que, por desgracia, lo colaborativo a medio y largo plazo siempre acaba siendo un recuerdo de tiempos mejores.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

5 Comments
  1. Fantástico post Jordi, estoy super de acuerdo contigo. Que sepas que tu artículoestudio, tal cual, lo voy referenciar en el módulo de entornos colaborativos de aprendizaje del experto TAC en el que estoy colaborando…

    Tan importante como analizar los beneficios del trabajo colaborativo es reflexionar sobre sus dificultades de implementacion, sobre todo si damos demasiado peso a los resultados y no tanto al proceso.

    El problema que yo le veo es que pensamos que no nos han enseñado a colaborar. Im proyecto colaborativo es mucho mas que juntarse en grupo para definir un producto. Incluye un montón de actitudes, procedimientos, compromisos, valores que se tienen que trabajar como proceso durante toda la etapa escolar. Si lo utilizamos con.o metodología aislada para definir un producto concreto sin haber trabajado antes (y después ) con el grupo, tiene muchas posibilidades de fracasar, y lo que es peor, muchos docentes pueden hacer buena su profecía autocumplida de que el trabajo colaborativo no es rentable, eficiente, y efectivo…

    Enhorabuena por tu post y ya te contaré las reacciones de los alumnos a tu artículo en el experto.

    Abrazo!

  2. Una vez más debo darte las gracias, al igual que Victor voy a usar tu artículo para ver las desventajas del trabajo colaborativo.
    Como pasa en bastantes ocasiones, estoy muy de acuerdo contigo.
    Gracias

  3. En mi opinión es cuestión de educación, de enseñanza, de hábitos, Es importante trabajar desde pequeños colaborativamente.
    Yo esperaba un trabajo colaborativo en el Máster que cursé (2012 ) también en otro que acabé en el 2014. El concepto que existe es el de repartir faena para trabajar menos, no el de trabajar colaborativamente y aprender juntos (que era lo que deseaba).
    Si a nivel universitario no existe, difícil encontrarlo en otros niveles.
    No obstante trabajé de voluntaria en una comunidad de aprendizaje donde el trabajo colaborativo es la esencia del proceso de enseñanza y aprendizaje, Y me llenó de esperanza una generación creciendo con otros hábitos de aprendizaje, Quizás ellos sabrán trabajar colaborativamente.

  4. Es la naturaleza humana más común. En otros entornos más profesionales funciona porque es obligatorio, no porque molen más, es porque es parte de su trabajo y si no lo hacen les curten. Por otra parte en nuestro caso no solamente suele tratarse de trabajo voluntarista,sino q además se hace s costa de la vida personal… Así q tiene fecha de caducidad. Yo sigo abogando por un entorno más profesional.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link