Lo mediático esconde o falsea realidades educativas

El pasado lunes se detuvo a un estudiante de Magisterio por pederasta natural de una pedanía de Valencia y que, gracias a su blog educativo, cuenta de Youtube y redes sociales, había conseguido acceder a decenas de centros concertados y privados para darles charlas formativas o grabar vídeos promocionales. Lo anterior, más allá de la gravedad de lo sucedido y las repercusiones que debería tener para los centros educativos que permitieron lo anterior, debe hacernos reflexionar acerca de la mediatización de la educación. Sí, sigo insistiendo al igual que hice ayer en cuestionar lo mediático cuando hablamos de temas educativos porque, tal y como ha sucedido en el caso comentado -algo extremo-, hay muchos centros educativos, docentes y padres que están comprando determinadas cosas cuando, no dejan de ser un producto que se vende con una mejor o peor estrategia de marketing.

Fuente: http://cargocollective.com
Fuente: http://cargocollective.com

Guiarnos por lo que sucede en las redes cuando hablamos de educación es hacer un flaco favor a las realidades o necesidades de nuestros alumnos. Que haya organizaciones que defiendan un determinado modelo de escuela, avalado por determinadas multinacionales y que, gracias a la difusión mediática que se les da, puedan ser consideradas las salvadoras de la educación por más de uno es preocupante. Pero ya no es sólo el mass media tradicional el preocupante. Ahora, con una buena estrategia de publicación de contenidos en un blog y una cuenta en las diferentes redes sociales, podemos llegar a cualquier tipo de audiencia para venderles humo escondiendo o falseando realidades. Sí, hoy día es muy fácil. Es muy fácil ir creciendo en visibilidad y, de paso, conseguir ganar contactos para seguir aumentando dicha visibilidad. Contactos que aportan más contactos. Negocios que aportan más negocios. Púlpitos que aportan más púlpitos y una gran masa de adeptos que han comprado tus ideas.

Lo digital reconvertido en mediático es un arma de doble filo. Por un lado corta y por el otro acaricia. Eso sí, por desgracia, en ocasiones simplemente para encubrir prácticas más que cuestionables, personas tóxicas que no tienen ni idea de qué hacer en las aulas y, cómo no, una gran cantidad de subespecies imposibles de taxonomizar.

Y ahora seguro que alguno os preguntaréis, ¿no hay nada bueno en la mediatización? Sí, como contrapartida a lo lamentable y más propio de un entramado piramidal o burbujeo educativo, hay muchas ilusiones trasladadas por algunos a esas redes que, bien usadas, pueden ser maravillosas. El problema es que el trigo viene muy mal acompañado y la fuerza de esa compañía es, en demasiadas ocasiones, la más comprada por aquellos que deberían aplicar el principio de precaución. No, no hay soluciones mágicas ni parámetros que nos permitan definir cuál debe ser el cambio educativo para que el mismo sea eficaz. Lo que sí hay es una amplia gama de aprovechados que han conseguido, al igual que alguno de esos youtubers que publican cosas que uno no entiende cómo se consumen tanto, venderse muy bien y seguir escondiendo o falseando determinadas cuestiones para seguir haciéndolo.

Hoy nos echamos la cabeza al ver como un personaje ha podido recopilar cientos de fotografías de menores pero, lo que no deberíamos olvidar es que la mediatización educativa entendida como estrategia empresarial (de compra y venta de productos o servicios) esconde, en muchas ocasiones, casos no tan graves como el comentado pero sí muchas otras cosas que estamos comprando o dando como válidas demasiado alegremente.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link