Los 9 mandamientos de las TIC para docentes

El uso de las TIC en las aulas no debe darse a cualquier precio ni de cualquier forma. Es por ello que me permito hacer lo que no debe hacerse nunca: dar unos mandamientos para usar o no esas herramientas que nos venden por parte de las empresas tan maravillosamente bien y que, supuestamente, van a ser las hacedoras de milagros en el ámbito educativo. Sí, ya sé que los milagros no existen pero, al igual que hay personas que a las cuatro de la tarde se van a hacer running (sí, el correr de toda la vida) y no son ingresadas automáticamente en el psiquiátrico, también hay situaciones parecidas que se dan a la hora de implementar esas tecnologías tan interesantes -lo son, no me cabe duda- en las aulas.

Fuente: Flickr CC
Fuente: Flickr CC

Amarás tu iPad sobre todas las cosas

Bueno, en caso de no poderlo amar por falta de presupuesto o por estar en un centro pobretón, siempre te queda la opción de tatuarte en algún sitio visible un iPad a tamaño natural. Sí, tengo claro que, en el caso de docentes varones, se hace harto complicado ese tatuaje en esa parte tan «interesante». Para los miedicas vale con un simple póster en el aula o en casa para recordar siempre quién es el objeto de tu amor.

No dirás el nombre del gurú en vano

Todos tenemos en mente a determinados personajes que han salido del aula para evangelizarnos en el uso de las TIC. Jamás y bajo ningún concepto debemos incorporar su nombre en ninguna conversación salvo que sea para decir… «tal y como dice X, el uso de la herramienta de diseño Y o el programa Z son la repera». Y ya cuando dicha mención va acompañada con un maravilloso vídeo de Youtube o una TED Talk, el nombre del gurú jamás entrará en contradicción con este segundo mandamiento.

Santificarás la conexión 4G

Buscarás la mejor tarifa para tu móvil sin olvidar que los fines de semana estás obligado a santificar -más aún en período estival con los pies remojándose en la playa por parte de algunos- esas rayitas que te aparecen indicando la potencia de la misma. No hay santificación completa sin la típica fotografía que subes a instagram con ese plato de comida que usas para dar envidia. Bueno, esa santificación aumenta en el caso de fotografiar unos callos en pleno julio. Entonces ya se mezcla santificación y flagelación.

Honrarás a Facebook y Twitter

No hay nada mejor para honrar a tus redes sociales imprescindibles para tu mejora profesional que usarlas, de forma continua, para exponer al mundo tu gran fuerza deportiva (léase Runtastic, Endomondo o similares) o dar a conocer la cantidad de followers que has ganado o perdido diariamente. Y ya si las publicaciones se realizan de forma automatizada cada cierto tiempo puede convertirse esa necesidad de honrar a los servicios como sumisión a los mismos.

No romperás la pantalla del móvil, tableta u ordenador

Jamás y bajo ningún concepto se puede asesinar a esos aparatos que nos facilitan nuestra profesión. No hay excusas para la rotura de cristales ni, aún menos para no hacer todo lo posible antes de cambiarlos para sustituir esas piezas que, por ser malos y llevarnos el aparato al lavabo mientras hacemos nuestras necesidades, se nos han roto.

No usarás Linux en un Mac (ni aplicaciones gratuitas en un iPhone)

Bajo ningún concepto has de usar un software libre en un equipo privativo. Cuando el pretexto de la libertad individual prima acerca de la necesidad de satisfacer los intereses económicos de una determinada compañía de tecnología, se está cometiendo el peor atentado posible contra este mandamiento.

 No darás información falsa acerca de ninguna herramienta educativa

Jamás de los jamases debes hablar de lo maravillosa que es ninguna herramienta educativa y, menos aún cuando no la has probado. Eso sí, este mandamiento puede ser sustituido por una pequeña bula en caso de ser un gurú de esos que han abandonado el aula.

No consentirás pensar en la necesidad de mejorar la conectividad de tu centro

Que la conexión en tu centro educativo no funciona es algo acorde con la necesidad de padecimiento que supone el pertenecer a cualquier religión o secta. La secta de los usuarios de las TIC comete un error al considerar que el uso de las TIC depende de la conectividad cuando todos sabemos que, por suerte, el uso fundamental de las tabletas u otros dispositivos electrónicos es, simplemente, para visualizar vídeos de Youtube (que pueden ser descargados previamente) o usar libros de texto digitales que tienen su alternativa menos pecaminosa en el uso de los típicos de papel.

No desearás el móvil de tu compañero

Nunca debes desear ese móvil tan bonito que tiene tu compañero y que pone encima de las reuniones. Menos aún ese cuya pantalla tan bien cuidada compite con los múltiples arañazos y rotura de esquinas que tiene el tuyo.

Las TIC, como veis, son una religión para más de uno y, para ello se hacía imprescindible la transcripción de estos mandamientos que fueron dados al pueblo por el dios de las TIC. Y no, no eran un simple virus que obligaba a pagar una determinada cantidad para poder acceder a los datos de un determinado equipo informático. Este dios existe y se llama 0101010101010101000111001001… (mierda de pantallazo azul).

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. ¡Me encanta! Sobretodo el número 7. Estoy cansada de fotos enumerando programas, apps, webs, etc. No se para para qué sirve la mitad. Menos es más. Mejor tres o cuatro buenos recursos y explicación de cómo se pueden implementar en el aula que listas infinitas. Y las tan frecuentes bulas de gurús que han abandonado el aula..no tengo ninguna solución para esto. ¿tú? Cribar la paja del trigo es difícil a veces. Lo tuyo es trigo sarraceno. Muy buen post que me ha hecho sonreír.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link