Los centros concertados hacen negocio con los libros de texto

Que cuando una organización religiosa o empresarial decide invertir en la creación de un centro educativo busca un determinado beneficio está claro. Podemos plantearnos que, en ocasiones, no sólo subyace interés económico pero, a estas alturas del invento de los conciertos (centros educativos privados subvencionados con dinero público) no creo que pueda haber nadie que se plantee que su único interés es el de dar formación de forma altruista a los alumnos. Ya no es sólo la intuición, es la realidad que subyace en la mayoría de centros educativos concertados cuando, en sus reuniones donde se habla de cuestiones económicas, hablan del alumno como un cliente y no como un receptor de un servicio público.

Los centros concertados hacen negocio con muchas cuestiones (comedor, uniformes, extraescolares y un largo etcétera) pero, lo que hasta ahora no había podido comprobar de forma directa era cómo hacían negocio con los libros de texto. Sí, los centros concertados hacen negocio con los libros de texto y ahora voy a explicar cómo lo hacen.

Pues bien, como todos sabéis -o deberíais saber- los centros concertados, a diferencia de los públicos que no pueden hacer negocio con ningún tipo de material educativo, tienen un CIF que les permite actuar como empresa de compra-venta de productos. Sí, funcionan igual que una empresa y, por ello, pueden comprar directamente al proveedor que les aplica unos descuentos que no están obligados a repercutir a los padres de sus alumnos. Hay editoriales que, por volumen de compra o, simplemente por un convenio al que han llegado con determinados centros educativos concertados, hacen un descuento que puede llegar a cerca del 50% respecto al precio de venta habitual con el que nos venden un libro de texto en las librerías. Y ya si el centro concertado vende los libros de texto al precio de librero o, aplica un pequeño descuento del 5% (como sucede en algunos casos) respecto al precio de venta al público habitual, consigue unos pingües beneficios.

Fuente: https://csantaana.wordpress.com
Fuente: https://csantaana.wordpress.com

Imaginemos un centro concertado de dos líneas (pensemos que la mayoría de centros concertados engloban tanto las enseñanzas de Primaria como de Secundaria). Consideremos entonces que hay unos 28 alumnos por aula (media aproximada de los concertados). Entonces tenemos que, en etapas obligatorias, hay aproximadamente 20 grupos con un total de 560 alumnos. Si contabilizamos un beneficio de 150 euros por alumno en la venta de los libros de texto, nos encontramos con unos beneficios anuales para el centro de 84000 euros al año. Un buen pellizco que permite, sabiendo que el sueldo del profesorado y gran parte de los gastos de mantenimiento, están financiados por la administración educativa (el erario público) seguir teniendo unos buenos resultados económicos.

Por cierto… resulta curioso que, en ocasiones, no haya ningún tipo de factura entregada a los padres cuando compran los libros de texto directamente en esos centros concertados. Seguro que se hacen las cosas bien pero, ¿a nadie le preocupa este tipo de competencia desleal frente a otras empresas que sí están obligadas a realizar todo el papeleo que supone esta compra y venta de libros de texto?

Nada, lo dicho… los centros concertados se hicieron exclusivamente para beneficiar a las familias y a la sociedad en su conjunto. Que hagan un poco de negocio con aspectos relacionados con la educación, es algo que debería preocuparnos poco ya que su función social es incuestionable y seguro que revierten todos esos beneficios en la mejora de instalaciones, en aumentar el sueldo de sus docentes más allá del que reciben de la administración, reducirles el horario laboral y, en la contratación de más personal 🙂

El artículo parte de una observación directa por mi parte de una docente de un centro concertado valenciano en un almacén de distribución de libros de texto de una determinada editorial y, ver cómo se le aplicaban esos descuentos en la factura.

Actualización

He omitido un aspecto de los libros de texto que, curiosamente, me han recordado docentes que ejercen o están relacionados con determinados centros concertados: la existencia de editoriales directamente ligadas a congregaciones que gestionan determinados centros concertados. Así pues, en este caso, el negocio ya es redondo ya que no sólo hay un margen importante de beneficio, el margen es todo aquello que supone la diferencia entre el libro de texto impreso y el precio de venta a los padres. Sí, estoy hablando de la editorial SM (ligada a los marianistas), el grupo Edebé (ligado a los salesianos), la Editorial Edelvives (ligada a los maristas) y tantas editoriales que marcan el uso de sus libros de texto en los centros educativos concertados que controlan. Y ya no es sólo libros de texto, ya son incluso plataformas educativas que han creado directamente (por ejemplo Educamos de los marianistas) por las que hacen pagar cuotas a los padres que las usan. A ver si aún hay alguien, después de esta actualización al post, que me diga que los centros concertados no hacen negocio con los libros de texto o que son casos aislados.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

41 Comments
  1. Muy buenas de nuevo.

    Vuelve a confundir al lector, creo que desde un planteamiento sesgado. Si el tema le parece tan serio, y creo que lo es, debería usted ser el primero en escribir profundizando un poco más porque algún lector puede llevarse a engaño leyéndole y estoy seguro que esta no es su intención.

    Soy andaluz, y la realidad de los tres centros concertados de los que formo parte – y la de los 595 restantes- difiere bastante de lo que usted expresa en su articulo.
    Si hace usted un ejercicio mental, siempre interesante, y se coloca en los zapatos de un director de un centro concertado que sólo recibe las nóminas de sus trabajadores, ¿cómo gestionaría ese centro educativo?

    La Junta de Andalucía trabaja muy duro para que la enseñanza en Andalucía sea gratuita, tan duro, que en los últimos años gestionar un centro concertado es un ejercicio de malabarismo. Un ejemplo; la Lomce obliga a ofertar en 4º ESO dos itinerarios bien diferenciados con Matemáticas aplicadas por un lado y académicas por otro. Muchos de los centros concertados andaluces disponen de una sola linea y la Junta obliga a implantar, lógicamente, los dos itinerarios pero no dota al centro de ni una sola hora más.¡Apáñeselas!

    Quiero decirle que existen muchas realidades y usted en ocasiones me resulta demasiado dogmático, en otras muchas muy interesante.

    Saludos.

    1. Hola Augusto,

      Me gustaría saber en qué momento intento confundir al lector. ¿Es un planteamiento sesgado el afirmar que hay venta de libros en los centros concertados? ¿Es un planteamiento sesgado afirmar que hay editoriales que tienen una relación directa con determinadas congregaciones religiosas que tienen la titularidad centros concertados? ¿Dónde está el sesgo en mis afirmaciones?

      Me estás diciendo en tu comentario que perteneces a tres centros concertados (supongo que como gestor o propietario de los mismos) y que en tus centros no se hace negocio con los libros de texto. Eso es fácil de comprobar… me puedes dar el nombre de los centros y el listado de libros de texto que utilizáis. Así podría revisar si vendéis directamente o vía el AMPA de vuestro centro esos libros y, facilitándome las facturas de compra y de venta de los mismos, ver si lo que digo no se cumple en tus centros. Mira si es fácil. No hay nada más fácil para reducir unas afirmaciones como las que vierto en este artículo a falsedades. Y voy a ir más lejos… si lo que digo en alguna línea es falso hay documentos que podrían aportarse sobre el tema que nunca he visto a nadie aportar.

      No, no voy a entrar en el tema horas de docente que adjudica la Junta ni en otros temas porque esta artículo va destinado a un tema concreto (si quieres podemos hablar en otro artículo sobre temas transversales de los conciertos). Lo que se trata es de contraponer datos a algo que estoy afirmando y que, en el caso de las editoriales y la relación con determinadas organizaciones, así como la venta de libros y el tema de las facturas de compra y venta de los mismos, no me has negado.

      Un detalle, el módulo de los conciertos no sólo incluye las nóminas de los trabajadores y es un documento público que puede consultar todo el mundo.

      Finalmente comentar que sí que tengo una determinada ideología en muchos temas eduativos pero procuro, y como me sigues estoy seguro que sabes, aportar datos y afirmaciones que, como en este caso, nadie me ha desmontado con ningún tipo de dato más allá de decir… «es que en mis centros y en los que conozco no pasa». Y eso queda muy pobre 🙂

      Un saludo y espero seguir dialogando porque, siempre he dicho que no por discrepar en algunos temas, un debate es menos interesante. Más bien al contrario.

      1. «Que cuando una organización religiosa o empresarial decide invertir en la creación de un centro educativo busca un determinado beneficio está claro. Podemos plantearnos que, en ocasiones, no sólo subyace interés económico pero, a estas alturas del invento de los conciertos (centros educativos privados subvencionados con dinero público) no creo que pueda haber nadie que se plantee que su único interés es el de dar formación de forma altruista a los alumnos. Ya no es sólo la intuición, es la realidad que subyace en la mayoría de centros educativos concertados cuando, en sus reuniones donde se habla de cuestiones económicas, hablan del alumno como un cliente y no como un receptor de un servicio público»

        Hola de nuevo:

        Este párrafo creo que no es del todo fiel a la realidad. Es su opinión y podremos estar en desacuerdo o no pero no creo que este todo tan «claro» como usted lo ve. Desde esta primera linea del post me da la impresión que puede confundir al lector.

        No, no soy gestor, ni propietario, soy profesor de Educación Física, y comparto centro porque son coles de una sola linea y cada uno de una congregación religiosa diferente, San Agustín de los Agustinos recoletos, Sagrado, Corazón de Jesús, Safa y Campano San Juan Bosco, Salesianos. En Andalucía los libros de texto son gratuitos.

        Con las horas pretendía poner un ejemplo de lo complicado que resulta gestionar un centro educativo concertado y que leyendo su post puede parecer un negocio redondo.

        Nóminas del profesorado y del personal del centro, ¿qué más incluye?

        Mi postura se acerca mucho a la suya en cuanto a la educación pública, creo en la educación pública pero en un país como el nuestro con un 20% de colegios concertados creo también necesario un entendimiento y créame si le digo que la posición de los centros concertados en Andalucía no es sencilla, y en cierto modo me parece bien.

        Saludos.

        PD: No sea muy duro, le temo en el cuerpo a cuerpo, argumenta muy bien y tiene mucha experiencia.

        1. Mi sobri va a jesuitas.. 36 euros anuales para la plataforma informática (única forma de ver notas y comunicarse con maestros). 20 euros al mes para un monitor en horario lectivo. Libros y uniformes se compran en el cole.. Ademas de pagar la revista gesto y otros gastos. Tiene 4 años.

        2. Claro que los coles concertados hacen negocio, y lo hacen con todo además no solo con los libros de texto si no también con el comedor, extraescolares, matricula, etc.
          Y te puedo hasta dar el nombre de uno que se estan forrando hasta las trancas y pagando una miseria a los empleados. Y bla bla de que el dinero de los concertados es público y que ese dinero es para pagar a los profes, es solo eso, bla bla bla. Porque en el mundo real No es asi.

        3. No, nunca entro en el cuerpo a cuerpo Augusto. Y mucho menos con alguien a quien aprecio en el tono del debate -incluso desde ópticas/posturas diferentes-. Sólo una aclaración, los conciertos educativos, en el módulo destinado para tal fin, incluyen gastos de profesorado, personal y mantenimiento básico del centro. Al menos eso es lo que rige en el último módulo aprobado en la mayoría de Comunidades.

          Un saludo y gracias por todo.

    2. Mirese la Falacia del Hombre de Paja.

      Eso es lo que usted hace en este post, desviando la atencion del punto aqui descrito a otros problemas. Eso es desvio y engaño.

      Si tanto le molesta este post, siempre puede convertirse en publico total o privado total, y ya no habria opcion a ningun tipo de duda sobre su mision.

      Un saludo

  2. En los centros públicos también hay negocios con los libros de texto, en función de si un profesor elige la editorial X o Y, dicha editorial le regala los libros de texto al hijo del susodicho en cuestión, yo escojo tu editorial para mi asignatura a cambio de que le regales los libros a mis hijos. ¡Negocio puro y duro!

    1. Llevo dieciocho años dando clase y no uso libro de texto. Eso sí, curiosamente, hay editoriales que hacen descuento en sus libros por ser docente -no por usar sus libros-. Al igual que hay empresas que tienen un convenio con otras y les hacen descuento, por ejemplo, en fines de semana o restaurantes. Lo grave sería que te obligaran a usar un determinado libro de una determinada editorial. Por tanto no creo que lo anterior se pueda considerar negocio ni presión.

      Eso sí, mi padre -docente jubilado- sí que me ha comentado que hace muchos años (más de 30) en los que algunas editoriales sí que daban algún tipo de subvención económica al docente por usar una determinada editorial. Algo que pasaba hace mucho tiempo y que, por suerte, ha desaparecido ya hace tiempo 🙂

      Un saludo.

        1. Y la que usted da es la SUYA, muy diferente a la que se vive día a día. ¿No ha leído el comentario de MARA?

          «Mi sobri va a jesuitas.. 36 euros anuales para la plataforma informática (única forma de ver notas y comunicarse con maestros). 20 euros al mes para un monitor en horario lectivo. Libros y uniformes se compran en el cole.. Ademas de pagar la revista gesto y otros gastos. Tiene 4 años.»

          Claro, no interesa.

    2. Soy docente en un centro público. Lo que ocurre es que todas las editoriales que conozco, todas, no tienen ningún inconveniente en facilitar una cantidad pequeña de libros de muestra tanto si los usamos como si no. A veces esos libros se prestan al alumnado. Si se quiere ver un negocio ahí…

  3. Deberías ver las listas de libros de texto de los colegios concertados (al menos en Catalunya) para comprobar que:
    1. La mayoría se limitan a proporcionar la lista para que los padres los encarguen dónde quieran (y ésta ha sido también mi experiencia como profesor y como padre).
    2. La mayoría tienen absoluta autonomía para escoger la editorial (lo que explica, por ejemplo, la gran implantación de Santillana -que no está adscrita a congregación alguna).

    1. Acabo de revisar tres colegios concertados catalanes y, seguro que producto de la casualidad, se da el caso de que el centro marista de Lleida tiene un amplio porcentaje de los libros -que vende con descuento del 5% en el propio centro- procedentes de la editorial Baula (que depende de la editorial Edelvives), el centro marianista obliga a los padres a pagar una cuota para usar la plataforma Educamos y el centro salesiano de Barcelona usa en exclusividad la editorial Edebé (la suya). Supongo que es sólo casualidad, como he dicho anteriormente, aunque te prometo que he elegido los centros educativos al azar.

      Un saludo.

  4. En primer lugar quiero saludarle y felicitarle por sus artículos que leo con frecuencia y me parecen muy interesantes, pero esta vez he quedado sorprendida, me parece que aunque conozca a algunos centros concertados pienso que no los conoce a todos y me parece injusto meterlos todos en el mismo saco. Estoy trabajando en un colegio concertado que está muy lejos de hacer negocio ni con los libros, ni con otro tipo de material educativo, por el contrario estamos muy pendientes de ayudar a las familias de nuestros alumnos que más lo necesiten en la medida de nuestras posibilidades, esto supone invertir muchas horas extras de trabajo y nuestro dinero, porque aunque somos concertados la ayuda que recibimos de la administración es menor que la que reciben los centro públicos.
    Un saludo

    1. No es un artículo para hablar de la necesidad o no de los conciertos. Ni tan sólo de saber de dónde se ha sacado el millón largo de euros para su construcción ni cómo es posible que, siendo subvencionados con dinero público estén exentos de dar cuentas a la administración de los datos contables de los centros. No, voy a algo más básico en el artículo… hablo de los libros de texto, de cómo gran parte de centros concertados se lucran con su venta y nada más. No se trata de hacer demagogia ni populismo. Se trata simplemente de dar una información. Una información que nadie de ningún centro concertado me ha sabido demostrar que sea falsa porque, ni he visto las facturas de compra de los libros ni las facturas de venta a los padres. Y, mucho menos en el caso de los concertados de las organizaciones religiosas que tienen editoriales, el coste de edición y de venta de esos libros de texto.

      Un saludo de vuelta y gracias por pasar por aquí.

  5. Coincido con algún comentaris anterior: es un artículo sesgado y escrito desde un desconocimiento profunda de la revalidar de las escuelas concertadas. El discurso habitual que sólo quieren hacer negocio, cuando la mayoría sobreviven como pueden, ya que reciben menors diners por alumno que la pública (por eso pagan los padres). El supuesto negocio de los li bros es para equilibrar las cuentas…pero ya sabemos que la culpa de todo es de la concertada. Nunca se dirá que gran parte del problema en la pública nace en algunos/bastantes docentes que són simples funcionaris.

    Un saludo

    1. Acabas de afirmar que «el negocio de los libros es para equilibrar las cuentas». Pues ya me has dado la razón en el argumento del artículo y los detalles que aporto 🙂 Lo demás es algo transversal al mismo y que no era el objetivo es este post.

      Un saludo y gracias por comentar.

    2. Si por mi fuera, es que los concertados ni existirían.

      En mi promoción de Magisterio de inglés hay 2 personas (los que sacaban peores notas, que casualidad) trabajando en ellos por haber estudiado ahí de pequeños.

      Que si te pagara Repso, o Coca Cola, me daría igual, pero es que lo pagamos todos.

      ¿así quieren calidad educativa? En Finlandia, la pública es el 98%. Ahí queda eso…

  6. Son docente dende fai 30 anos dun centro Concertado, e non facemos negocio con libros e con nada de nada (non temos un duro) , fago os meus apuntes (se eu uso un libro os meus alumnos non teñen que mercalo) eu imparto clases extras de balde para os meus alumnos e para quen queira achegarse.
    Non nos metas a todos no mesmo saco.
    Eu quero que remate dunha vez a educación relixiosa na educación publica, paréceme unha ABERRACIÓN

    1. Hola Xabier. Conozco excelentes profesionales en la concertada que no usan libro de texto y también que lo usan. No por ello dejan de ser mejores o peores docentes. El debate o la reflexión no iba acerca de la profesionalidad de nadie -y mucho menos de los docentes de la concertada que, por desgracia, son siempre quienes reciben por culpa de personas que personalizan los ataques a los trabajadores y no a la empresa-. Era un debate acerca de los libros de texto y la manera que tienen muchos centros concertados de conseguir beneficios vendiendo libros de texto o, directamente en el caso de organizaciones religiosas que también tienen sus propias editoriales, vendiendo sus propios libros de texto. No es malo decirlo en voz alta. No es malo afirmar que hay padres que llevan a sus hijos a la concertada que les compran los libros y que no les dan ningún tipo de factura. Son realidades que a algunos nos gustan poco, a otros algo más y algunos pueden defenderlo hasta la extenuación. Simplemente, una situación más.

      Un saludo y muchas gracias por el comentario. Eso sí, vas a permitirme que no abra el debate acerca de «la aberración» que comentas porque no era el objetivo del post 🙂

  7. Por simple estadística, ¿alguien tiene datos del nivel de uso en la concertada de materiales tanto libros de texto, lectura, etc de la editorial SM (Santa María), propiedad de los Maristas y que a través de la Fundación SM financia las actividades de dicha orden?

  8. Leidos artículo y comentarios, señalaría un hecho: obtienen dinero de la venta de libros. Y un debate que no está claro: para el autor estos centros se lucran con esta práctica, para otra gente tan sólo sobreviven. Este debate no se puede saber a través de los datos aportados por Jordi. La respuesta a ello sólo podría saberse a través de los datos contables de estos centros.

  9. Desde mi punto de vista, cuando en centro te facilita todos los datos del libro, incluido el ISBN, el comprador puede acceder al libre mercado a adquirir los libros, es cierto que en el cole nos pueden hacer un 5%, en algunos grandes almacenes hasta el 15%, otros además del descuento te hacen un descuento adicional en papelería.
    Pero cuando el centro educativo concertado no facilita el listado de libros, para que lo compres en su librería, o si lo facilita no incluye el ISBN, de nuevo para que lo compres en el cole, entonces los padres no podemos elegir donde comprar los libros.
    Conozco los casos que os he expuesto y dado que son coles concertados, que reciben una financiación con fondos públicos que salen de los impuestos de todos, lo mínimo que pueden hacer el facilitar el listado con el ISBN para que los padres podamos elegir donde comprar los libros.
    Si al final los padres no tenemos acceso a ese 50% de descuento que hacen a los colegios, papelerías, grandes almacenes, al menos poder elegir entre la oferta donde me quiero gastar el dinero y que el colegio compita de manera leal con el mercado.

  10. Los centros concertados hacen negocio ¿y qué? ¿le va a usted algo en ello? ¿se queja de que alguno de los numerosos comerciantes y/o empresarios que seguramente conoce haga negocio?

    Lo censurable sería que vendieran a precio superior al marcado legalmente en un mercado intervenido, que no parece ser el caso.

    Soy madre de alumnos de centro concertado y estoy encantada, aunque que me cueste algo de dinero y tenga dificultades para llegar a fin de mes. Prefiero este tipo de centro a uno público, porque tengo garantías de que no le tocarán docentes que se prevaleceán de su «libertad de cátedra» para predicar, encubierta o descarnadamente, su particular ideología. Sé cuál es el ideario del centro y lo he elegido precisamente por ello.

    Deseo una sociedad libre en la que cada cual decida qué tipo de valores desea para sus hijos y eso no lo satisface la escuela pública. Además, le cuesto menos dinero al erario público. No veo cuál es el problema, salvo que se tenga una mentalidad totalitaria.

    Si de algo me quejo es de la excesiva intervención de los políticos autonómicos en mi centro, que a través de su poder normativo y del dinero condicionan su ideario.

    Ojalá algún día se implante el cheque escolar, que obviamente no interesa a los partidos y sindicatos, pero sí a los ciudadanos.

    1. Lo siento Lola. Su comentario me ha llegado al alma porque, ¿realmente está comparando un negocio donde el salario de sus trabajadores y parte importante del mantenimiento corre a cuenta del erario público con un comercio o un autónomo? ¿Realmente me está diciendo que es lícito hacer negocio, cuando uno de los objetivos del concierto cuando se creó esa modalidad, es ofrecer plazas educativas donde no llegaba la pública?

      Sí, también quiero entrar en su consideración acerca de la «particular» ideología que según usted tenemos los profesores de la pública. Llevo dieciocho años trabajando en esto y mis compañeros cada uno son de su padre y de su madre, con su ideología propia. No hay adoctrinamiento por mucho que alguno quiera venderlo así (especialmente los defensores de los conciertos y las privatizaciones). Y, curiosamente, usted sí que quiere que adoctrinen a sus hijos porque ha elegido como madre que su ideología es la buena y, por ello, sus hijos van a comulgar en la misma. Fuera heterogeneidad. Fuera sociedad global y heterogénea. Burbuja para que sus hijos ni sientan ni padezcan y, cuando por desgracia les toque ver la realidad, se encuentren desvalidos ante al misma. Curioso.

      Por cierto, agradecería revisara en el diccionario qué supone una mentalidad totalitaria. Quizás el totalitarismo se dé donde, curiosamente, esté anclada. Y no lo digo yo, se infiere de su comentario.

      Finalmente una cuestión… yo creo que lo que nos interesa como padres y ciudadanos es que nuestro hijos reciban la mejor educación del mundo, que les permita ser las mejores personas y los más capaces. Y eso no lo hace un cheque escolar.

    2. El cheque escolar solo interesa a unos pocos ciudadanos. Precisamente a aquellos que no quieren mezclarse con el resto de la sociedad, vivir en sus urbanizaciones y que encima se lo paguen aquellos a los que desprecian.

    1. No creo Ana. Lo que pasa es que en este post y, en la inspiración que me llevó a escribirlo, se dió la casualidad que estaba visitando el almacén que tienen cerca de Valencia de una editorial y me encontré con una representante/docente de la Fundación Trilema que, curiosamente, estaba haciendo la compra de libros para su centro. Simplemente eso 🙂

  11. Voy a un colegio concertado y no me venden los libros directamente directamente tu si los tuyos y te los cambian ñor los del siguiente curso INFÓRMATE ANTES DE PROFANAR INFORMACIÓN FALSA!

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link