Los centros educativos, un despropósito de diseño

El otro día mientras estaba leyendo otra de las imprescindibles entradas del blog de Rosa María Torres, titulada «Cemento y plástico«, me puse a pensar en el despropósito, a nivel de diseño, que suponen nuestros centros educativos. No es sólo que sean muy feos y que den una sensación, por desgracia, más parecida a otro tipo de edificios que a un centro educativo; también genera muchas dudas el planteamiento de diseño que se ha tenido en la mayoría de ellos: aulas pequeñas en los nuevos centros, abundancia de cemento en los patios y, por no se sabe qué razón, rematado con colores que no sabes muy bien que psicólogo ha avalado. Porque, lo de los tonos amarillos, rojizos o grises muy positivo para el aprendizaje como que no lo veo.

Fuente: http://www.juntadeandalucia.es
Fuente: http://www.juntadeandalucia.es

Da la sensación que no haya nadie que se plantee, antes de reformar o construir un nuevo centro educativo, la posibilidad de crear algo atractivo. Algo que no será más caro que usar cemento a tutiplén y colorear, con colores que no aportan nada, la mayoría de paredes. Bueno, siempre queda la opción de ganar un premio para que se escoja el diseño de uno… el problema es que, en demasiadas ocasiones ese diseño tan bonito para un museo u otra instalación, se convierte en un despropósito cuando se intenta aplicar a un recinto donde, cada día, cientos de estudiantes pasan gran parte de su vida. Sinceramente, creo que algo falla.

El otro día estuve hablando con un docente que trabaja en uno de esos «maravillosos» centros de nuevo cuño y, curiosamente, me comentaba que ya habían tenido que pedir, a los pocos meses de la inauguración, una ampliación porque no cabían los alumnos que tenían matriculados. Da la sensación que no aciertan ni en la distribución de espacios. Sí, lo de hacer aulas para pin y pon no debería estilarse para un centro educativo donde las aulas deberían ser muy luminosas y amplias. Mantener a los chavales sentados en espacios que no son recomendables ni para el ganado no tiene ningún sentido ni arroja ningún valor añadido al aprendizaje. Oler el sobaco del que tienes situado a tu lado por estar a escasos centímetros de él no es demasiado productivo.

También podríamos hablar del tema de las sillas y mesas verdes o marrones, diseñadas para ser encapsuladas en espacios cuadrados. El cuadrado puede ser muy bonito pero, ¿realmente ninguna administración se plantea hacer bonitas las aulas y, sin gastar más dinero que lo anterior, adecuar los espacios para que sean cómodos para quienes pasan seis horas diarias en los mismos? ¿Tan necesario es que cualquier combinación diferente a la de las sillas mirando frontalmente a la pizarra se convierta en un necesario tetris para los docentes que quieren usar otro modelo educativo más colaborativo? ¿Alguien se ha planteado que, quizás, convendría hacer unos centros educativos más versátiles y agradables? No lo sé, sólo por preguntar.

Lo siento, no puedo entender que, al igual que da la sensación que, al igual que todo aquello que afecte al día a día del aula, el diseño de los centros educativos se halla en manos de gente que no ha pisado una sola vez un aula. No entiendo la necesidad de cuadricular el aprendizaje y crear nuevos centros educativos como si los mismos tuvieran que ceñirse a los mismos patrones. Si el contexto no es el mismo, los centros educativos no deberían ser iguales porque, lo que sí que tengo claro, es que la pertenencia a un centro educativo la genera la comunidad y, cómo no, la confortabilidad que tienen esos recintos hoy en día más parecidos a prisiones de alta seguridad que a otra cosa.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

    Deja un comentario

    EDUENTERTAINMENT

    Cuando la Educación se convierte en espectáculo

    En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
    close-link