Los cinco se van de elecciones (capítulo PP)

Con este post empieza una serie de cinco, destinados a desgranar los programas electorales, en la parte referida a la Educación, de los cinco partidos políticos que, según las encuestas, van a copar la mayor parte de los escaños en las próximas elecciones generales. Ya os adelanto que, si dispongo de tiempo y ganas, voy a ponerme también con el resto de propuestas de las formaciones políticas que también obtuvieron representación en las últimas generales.

Por desgracia, después de haber leído sus propuestas (las de todos), me queda la sensación desagradable que, en primer lugar les interesa muy poco la educación y que, por desgracia, tampoco han contado con el asesoramiento de gente que sabe del tema. A lo mejor son cosas mías pero, sinceramente, es la sensación que me llevo.

Voy a empezar con el decálogo del PP añadiendo, si me permitís, al final las últimas propuestas al margen del mismo. Vamos a ello…

Fuente: http://www.pp.es

La primera propuesta consiste en garantizar la libertad de elección de las familias para elegir centro educativo. Dentro de la propuesta viene implícita la eliminación de zonificación de centros y la posibilidad de un distrito único (por ejemplo, yendo al caso particular de mi capital más cercana, en Valencia cualquier padre podría elegir para su hijo el colegio que quisiera de la ciudad sin tener prioridad los que residan cerca).

Siguen con la propuesta de una evaluación pública contra el fracaso y el abandono. El problema fundamental es que, por desgracia, como muchas propuestas, carecen de saber cómo lo van a hacer. No es tan fácil saber qué evaluar ni quién debe evaluar. Si la evaluación es pública, ¿la realizarán funcionarios públicos o se externalizará? Muchas cuestiones por aclarar.

El típico guiño al nacionalismo centralista: castellano vehicular garantizado. El problema que me genera la situación es que, si tan en contra estamos del uso de una lengua cooficial como vehicular, cómo se entiende que propongan precisamente el mismo modelo lingüístico. Quizás hay algo que se me escapa. Y no estoy defendiendo la exclusión por motivos lingüísticos pero sí el poner un poco de sentido común en el asunto. Más aún cuando todos los estudios dicen que la mejor lengua para el aprendizaje es la materna. Forzar cualquier lengua contraria a la materna, en cualquier lugar de la geografía, es un error. Más aún forzar la mayoritaria por lo que puede suponer de riesgo para la minorizada. Hablar con lingüistas siempre ayuda.

Lo de reforzar la inspección sancionadora contra adoctrinamiento me preocupa. No creo que la función de la inspección sea inspeccionar el puritanismo ideológico de los docentes (algo que no existe ni va a existir). Creo que debe potenciarse la inspección en otros muchos aspectos. Por cierto, ¿qué va a pasar con la doctrina religiosa en los centros? ¿Se va a prohibir? Es que, a mí me chirría un poco que se esté en contra del adoctrinamiento y a favor de la religión en la escuela. Lo veo un poco contradictorio.

Hay medidas que sí que me parecen interesantes dentro del decálogo y la de potenciar asignaturas troncales, recuperar la filosofía y apostar por las nuevas tecnologías me parece bien. Otra cuestión es imponer qué Historia quiere darse. Aprovechando esta propuesta del decálogo se podría haber introducido la reducción de la optatividad y la desaparición de los bachilleratos para convertirlo en uno donde, al final el alumno, pudiera salir competente a nivel de pensamiento crítico y cultura. Ya, soñar es gratis.

La apuesta por el bilingüismo en inglés, aparte de ser un error como se ha demostrado en todos los países que lo intentaron, se ha convertido en un lastre para la cultura y aprendizaje global del alumnado. No hay ni un solo país avanzado que haya optado por dar asignaturas troncales en lenguas extranjeras. Menos aún aquellos con lenguas potentes. Recomiendo que les pregunten a los franceses, ingleses y alemanes si dan su Historia en español. Más que nada para establecer la comparación. Y no, el bilingüismo no solo es el inglés.

Defender la educación concertada, especial y en el entorno rural tiene tres matices. Completamente de acuerdo en defender la educación especial, intentando incorporar cada vez más recursos para incorporar parte de ese alumnado a aulas ordinarias. Imprescindible el apoyo a las zonas rurales que, por desgracia, en muchos casos tienen muchos déficits en sus escuelas. Eso sí, ¿no creéis que un partido político debería tener en su decálogo defender la educación pública que, al fin y al cabo es la de todos? Porque, al final, según este decálogo solo se va a defender la concertada.

Prestigiar la profesión docente con un MIR para seleccionar a los mejores profesores no es prestigiar nada. La profesión docente se prestigia con medidas de calado, reducción de ratios, campañas de apoyo al profesorado y dejarse, en todo momento, de poner a los docentes en la picota. Solo con eso ya se mejoraría la percepción. Y, aún a pesar del desprecio que tienen algunos partidos políticos por los docentes, la sociedad mayormente aún sigue respetándolos.

Lo de la FP dual tiene una doble connotación: ni tenemos tejido empresarial para abordarla ni creo que debamos, al final, pretender que las empresas dicten cómo debe realizarse la formación. Si queremos un modelo de aprendices creemos otra vía pero potenciar la FP no es dejar en manos de terceros qué y cómo formar a nuestros futuros profesionales. Por cierto, la propuesta es prestigiar la FP dual y dejar entrar a la empresa a gestionar la Universidad.

Finalmente, la última medida tiene mucho que ver con el desprestigio de la educación: potenciar la educación de 0 a 3 años se hace porque no quiere abordarse la conciliación de la vida familiar y laboral. Los niños a esas edades deberían estar con sus padres y, para eso, lo que conviene hacer es actuar sobre los modelos de contratación.

Como bonus track tenemos la propuesta de una nueva asignatura de Constitucionalismo, la recentralización de la Educación para las Comunidades que lo pidan y el establecimiento, en todo el Estado, de un examen único de Selectividad. En este último caso totalmente de acuerdo porque es sangrante, por ejemplo en la Comunidad Valenciana, donde la Selectividad es de las más difíciles, que haya alumnos que, porque vengan de otra Comunidad, tengan más fácil el acceso a determinadas carreras. Hay temas que sí que deberían ser únicos. Y en esos temas incluyo las oposiciones.

Como habréis visto no solo expongo lo que piden los partidos políticos. Hago una crítica desde mi óptica personal de las medidas propuestas. Mañana le toca al PSOE.

Os pido, por favor, que hagáis una lectura completa de las propuestas de todos los partidos políticos. Se ha de votar sabiendo qué se está votando.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link