Los cuatro pilares de la formación del profesorado

Siguiendo con la maratón de artículos de hoy y, llevando el modelo de posts a algo más productivo (sí, dedicado a aquellos que siempre dicen que voy de pitufo gruñón), voy a hablar de los cuatro pilares de la formación del profesorado. Y, como siempre sucede, hay gente que lo resume mucho mejor que yo aunque, en este caso y con el permiso del autor del tuit, voy a intentar desarrollarlo un poco. Espero que Víctor no me lo tenga a mal y sepa que, como buen bucanero, intentaré devolverle el favor del usufructo.

Fuente: https://twitter.com/profesorjano

Yo sí que pido formación pero, como bien dice en su tuit, basada en cuatro premisas o pilares básicos. Un primer pilar que consistiría en exigir a la administración cursos de interés (y añadiría utilidad profesional). Un curso de formación tiene que ser de calidad, ser impartido por expertos en el tema (no puede ser que el mismo que te da ABP, te dé neurocosas o flipped) y con un contenido relevante, tanto a nivel de contenido como de estrategias presentadas, para el aula. Hay asignaturas que demandan una mayor actualización del profesorado y, por ello, conviene incidir en intentar ofrecerla. Y lo siento, basar la oferta formativa en cursos masivos, diseños pedagógicos que asociaríamos en el aula con mala praxis profesional o, simplemente, por necesidades de seguir determinadas modas, no debería ser jamás el objetivo. Hay cursos de calidad pero, resulta curioso que pocas veces los tengamos en la parrilla de ofertas de la administración educativa. Más fácil encontrar pescado fresco en lugares alejados cientos de kilómetros del mar que formación de calidad. Algo que resulta preocupante.

La formación exige un esfuerzo al que se está formando. No puede haber mejora profesional sin dedicar tiempo y echar horas. Además, los métodos que usan determinadas tecnologías (léase libros o materiales fijos) no siempre son malos. Menos aún cuando se supone que, como docentes, somos capaces de realizar autoformación si tenemos los recursos para ello. Recursos que no siempre tienen que ser cursos de formación. Si un docente en ejercicio no es capaz de realizar formación y buscar los materiales de forma autónoma, tenemos un problema.

Por cierto, internet es fantástico para la mejora profesional. No es solo la información que puede distribuirse a través de las redes sociales. Es la posibilidad infinita de buscar cosas de interés, después de someter a unos criterios básicos de filtro, a lo que hemos encontrado. Además, quién dice que algo o alguien que encontramos por la red no puede llevarnos a ir un paso más allá en nuestra labor como docentes.

Y, finalmente, el último pilar. El pedir ayuda a los que saben más que nosotros y que estén dispuestas a echarnos un cable. Yo he tirado un montón de compañeros que saben más que yo de ciertas cosas que quería (y he hecho) en mi aula. Claro que no todo el mundo ayuda ni debe considerarse una obligación pero, en muchos casos, sí que nos pueden tirar un cable. Eso sí, por favor, seamos personas y devolvamos esa ayuda porque, al final es muy triste encontrarte con alguien que te ha pedido ayuda en un tema concreto, le pides que te eche una mano en algo que sabes que conoce mejor que tú y que, tristemente, ni tan solo te responda.

Los anteriores, muy bien resumidos en el tuit, que he intentado matizar según lo veo, creo que podrían ser cuatro pilares a tener en cuenta para mejorar la formación del profesorado. Ahora toca a cada uno de los protagonistas de los cuatro puntos, meter caña para hacerlo posible… porque no todos dependen del docente.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. enhorabuena por la maraton, para mi la clave de la FORMACION es que sea obligatorio ponerla en práctica y se evalué; mi mejor fue un seminario donde nos daban una propuestas cada día de formación y luego teníamos que llevarla al aula y después evaluarla

    1. Escribir, aparte de ser un hobby, me relaja. Ayer me apetecía ponerme a escribir acerca de ciertas cuestiones en un maratón que, al final, me dejo buenas sensaciones. Lo de evaluar la formación es imprescindible porque, al final, se está invirtiendo mucho dinero en ella. Y si no hay utilidad real en el aula, mejor cambiar el modelo que se está ofreciendo.

      Un saludo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link