Los despropósitos de la Educación

Desde hace un tiempo se está movilizando por las redes sociales un determinado grupo de docentes, integrados dentro de una organización no partidista y, que tienen como objetivo dar impulso a un debate sobre la pregunta: ¿Cuál es el propósito de la Educación?, mediante campañas, boletines semanales y, pidiendo la colaboración del máximo número de personas interesadas en aportar su granito de arena sobre la «posible y necesaria» mejora de la Educación en nuestro país.

Ahora, están inmersos en la propuesta de la creación de artículos de 500 palabras que hagan reflexionar en torno al propósito y las mejoras que se podrían hacer en lo que está sucediendo día a día en las aulas de nuestro entorno.

Lamentablemente, este artículo no es para sumarme a ese movimiento, que pretende ser más constructivo y utópico, y se escribe tan sólo para darle una vuelta de tuerca a lo que se pretende, ya que el final último del mismo es «denunciar» los despropósitos que se están cometiendo, a mi entender, en la Educación de nuestro país, los cuales se irán enumerando (sin respetar en ningún momento las 500 palabras) y exponiendo de la forma más clara y coherente que sea posible.

Empecemos con ese «gran» número de despropósitos que existen…

1. La Administración Educativa se preocupa más por cuestiones económicas que por cuestiones educativas. Si tenemos que considerar la Educación como un negocio, cualquier sentido que pueda tener la misma desaparece y pasa, de forma automática, a ser convertido en una cuestión totalmente alejada de los objetivos «reales» de la misma

2. En pleno siglo XXI seguimos anclados en el pasado, ya que basarnos en pedagogías de hace más de 50 años (y me estoy refiriendo a Freinet o a Inger Enkvist -algo más moderna-, entre muchísimos otros, con parámetros pedagógicos totalmente antagónicos entre ellos) nos llevará irremediablemente al fracaso. Estamos en un mundo nuevo, que necesita opciones pedagógicas nuevas, ya que no vale decir que posturas de hace muchos años (con sociedades muy diferentes a la actual) siguen siendo válidas y utilizables en nuestras aulas (aunque algunas adaptaciones de algunas partes de las mismas sí que puedan tener validez). Quizás es que no han cambiado tanto las cosas, o que en el aula cada vez se está más alejado de la sociedad que las rodea…

3. Un currículum excesivamente rígido y poco flexible, que «obliga» a que todos los alumnos sigan el mismo camino y de la misma manera, con lo que se «uniformiza» al alumno, y se pretende eliminar lo que les hace especiales. No todo el mundo sirve para médico, docente, electricista, panadero, etc. y tener que enseñar lo mismo a más de 20 alumnos (en edades ya avanzadas, rozando la adolescencia) y de la misma forma, hace que muchos se nos pierdan en el camino. O, también podemos encontrarnos con el caso contrario; el tener que disminuir e igualar por abajo, cosa que también provocará que todo ese alumno «de capacidades medias» (mayoría en nuestras aulas) se pierda para la sociedad

4. El sistema educativo se organiza desde despachos totalmente alejados de las aulas, lo que hace que, las personas que realmente conocen el sistema, sus fallos y su necesidad de mejoras (docentes, alumnos y padres) se vean excluidos de tomar decisiones para la mejora de ese sistema al cual pertenecen y en el cual, día a día, están inmersos en esos problemas que conocen, pero sobre los cuales no se tiene en cuenta su opinión

5. Inexistencia de una nueva metodología para trabajar con elementos tecnológicos nuevos. Seguir usando las herramientas que se han puesto a disposición de los docentes de la misma manera que se usaba la tiza en la pizarra y los libros de texto tradicionales es un gran error porque lo único que se consigue es «una gran pérdida de tiempo y empeorar la calidad de la enseñanza que damos a nuestros alumnos». Cuando la mayoría de los profesores que usan PDI (y no estoy exagerando) la usan como la típica pizarra verde o negra sólo para escribir palabras en ella, es que algo falla. Y eso, contando que no sean como un gran porcentaje de docentes que no han usado, ni van a usar nunca esas PDI que de repente se han encontrado en sus aulas, sin que nadie les haya informado de cómo usarlas (y no me refiero sólo a nivel tecnológico)

6. Excesiva burocratización de la docencia. No puede ser que un docente se pase más horas rellenando papeles que trabajando en el aula, para hacer programaciones, actas u otros documentos que nadie se va a leer y, que cualquier parecido con el día a día es pura ficción

7. Falta de consideración hacia el docente de los centros públicos, ya que existe la idea (totalmente errónea) de considerar que «lo de pago» siempre es mejor. Que nadie se olvide que nosotros también somos un «servicio de pago», que nos pagan con los impuestos y que, en la mayoría de los casos, estamos ofreciendo un servicio bastante mejor, con los recursos que tenemos, que cualquiera de los «centros de élite» a los cuales los políticos llevan a sus hijos. Lo más curioso del asunto es que después esos padres de la concertada o privada, envían a sus hijos a «repaso» para complementar o reforzar lo aprendido en el aula (para que les hagan los deberes) y, ello demuestra que, no por pagar se recibe una mejor calidad. No niego que haya centros educativos privados «de élite», de gran nivel y con grandes profesionales, pero son los menos y, la mayoría de los que llevan a sus hijos a esos centros lo hacen más por motivos clasistas que puramente educativos

8. Existencia de excesiva carga horaria para nuestros alumnos. No hay derecho a tantas materias y número de horas, junto con los posteriores deberes, que impiden cualquier momento de asueto (tanto o más importante que el contenido que puedan absorber y, curiosamente, fácilmente olvidar). Parece que tampoco se pueda hablar de reducir el número de horas lectivas porque siempre existe el miedo de muchos docentes de «por dónde se va a reducir», pensando que le van a tocar «sus horas» y, esas «horas» son imprescindibles. Seamos sinceros de una vez y racionalicemos el horario escolar dejando al margen nuestras «pequeñas parcelas de poder» y, pensando realmente en el alumno (eje fundamental del sistema educativo)

9. Inexistencia de una formación inicial docente en condiciones. No es lógico que un docente que acabe de aterrizar en las aulas de nuestro país, se vea abocado a la misma sin recibir una adecuada formación inicial, en la cual muchas veces sería bueno que estuviera acompañado por docentes del propio centro que le sirvieran de ayuda y asesoramiento en esa tarea. Si alguien piensa que el novedoso máster de secundaria es «formación inicial», lamento comunicaros que se trata más bien «de un impuesto revolucionario» que sirve para financiar a determinadas Universidades, aunque la idea de fondo cuando se creó el mismo pueda ser más o menos correcta. También es un auténtico despropósito la inexistencia de una formación continua en condiciones, más basada en metodologías de aula, que en cursos sobre herramientas y «otras cosas» que voy a obviarme de comentar por la vergüenza, como docente, que me dan, ya que subvencionar dentro de la formación docente «ir a buscar setas», «yoga», «diseño de abalorios», «papiroflexia» u otras cuestiones más o menos alejadas de la realidad docente es, a mi parecer, tirar dinero público (tan necesario en muchas cosas en las que se está recortando)

Y, para evitar aburriros, me paro antes de llegar al decálogo, para comentar que, todo lo anterior es totalmente cuestionable y criticable, ya que tan sólo se tratan de algunas visiones sobre determinados «despropósitos que se están cometiendo en Educación«.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

10 Comments
  1. M’agrada el plantejament que fas. De vegades, quan llegeixes els articles i els comentaris –tot i que cada dia m’hi enganxo més– em pregunto com és que tenim un índex de fracàs tan alt i per què cal debatre la funció de l’educació.

    Qüestiones que els models educatius que es defensen són antics. Ara bé, els models que apliquen altres companys són d’altres èpoques. Crec que el constructivisme encara serveix de base per anar-ne configurant uns altres que serveixin per als nous temps, no?

  2. Hay muchas cosas que comparto contigo, pero para ser breve trataré sólo las que considero más cuestionables.

    El punto 2: No estoy de acuerdo con lo que creo que es la tesis ‘de moda’ según la cual los métodos pedagógicos deben adaptarse a los tiempos. De hecho creo que cuando se habla de ‘opciones pedagógicas nuevas’ nunca se sabe de qué se está hablando. Si se trata de que hay que usar internet y esas cosas, pues no es mucho, pero si se trata de que hay que cambiar radicalmente la estructura de la relación entre alumnos y profesores, entonces no es nada. La enseñanza se basa en la palabra y la acción y ahí no hay novedades. Personalmente creo que las aportaciones de autores como Inger Enkvist son más que válidas y en no pocas ocasiones introducen un punto de sentido común que a veces se pierde por la obsesión de innovar.

    El punto 5: muchos docentes usarán la PDI como una pizarra tradicional porque en realidad sólo necesitan una pizarra tradicional. Las nuevas tecnologías no pueden suplir la mejor herramienta que tenemos, que es la palabra. Las nuevas tecnologías deben servir a la palabra, no al revés. La mejor manera de enseñar a un grupo de alumnos es tratarlos como a un grupo de alumnos y comportarse como un profesor. Los ‘elementos tecnológicos nuevos’ que no se adapten a esta relación serán ignorados. No lo digo yo porque quiera que sea así, sino porque es así y lo será. Y a mi me parece bien.

    El punto 9: comparto contigo que el docente actualmente carece de una buena formación inicial y que la oferta actual de formación continua no sólo es insuficiente sino ridícula, incluso diría delirante (efectivamente, cursos de buscar setas, yoga, abalorios y papiroflexia). Ahora bien, creo que disentiremos en lo que consideramos una verdadera formación inicial y una buena formación continua. Para mí la formación inicial de un profesor de matemáticas ha de consistir en eso, en matemáticas, y la formación continua del mismo, pues en más matemáticas.

    Muy interesante el post (el mejor que he leído desde que empezó lo de las 500 palabras)

  3. Hola Jordi, hola Felipe!

    Estoy de acuerdo en que es buen post y que tiene un gran propósito… fomentar el debate 🙂 Simplemente comentar que no estoy de acuerdo en lo que Felipe comenta en los puntos 2 y 5 y trataré de explicarme porqué. No creo que utilizar metodologias de años anteriores se puede calificar como bueno o malo. De lo que se trata es de reelaborar y repensar lo que estamos haciendo. Y es muy cierto, que mucho de lo que plantean grandes pensadores y maestros de años anteriores, bien aplicado, puede ser un gran paso para cambiar la educación en nuestro país. Y es que el mayor problema reside en lo que esperamos de nuestro alumnado. Pensamos que por el simple hecho de asumir conocimiento como si de recipientes se tratarán, realmente estarán preparados para desarrollarse en la sociedad en la que se encuentran. Creo que queda bastante claro que no podemos seguir tratando de este modo a nuestro alumnado, debemos tratar de que el aprendizaje se convierta en significativo y activo, y creo que me entendeis cuando hablo de estos dos adjetivos. El aprendizaje por el que pasamos cualquier persona es una muestra de lo que debemos hacer en las escuelas. Simplemente se trata de averiguar como aprendemos y creo que eso está claro. Lo primero, creo que deberiamos respetar los intereses del alumnado, deberiamos tratar de experimentar el aprendizaje y deberiamos ser capaces de introducir la experiencia personal dentro del aula, solo así conseguiremos que el aprendizaje de nuestro alumnado sea realmente vivencial y significativo. Y estamos muy equivocados al pensar, que un alumno como mero recipiente en una escuela, será mucho mejor que otro alumno, respetado como persona, en el que se le respeten sus ritmos y sus inquietudes, eso si, otorgándole un espacio de aprendizaje relajado, lleno de materiales bien estructurados y organizados, y la acompañado de adultos que puedan guiarle y acompañarle en su proceso de aprendizaje. He visto aprender a niños y niñas a leer y escribir sin que nadie le enseñe. Y no son casos raros ni aislados, simplemente nos cegamos en adelantar los procesos individuales de cada uno y enfrascarlos a todos en un mismo grupo, sin importarnos nada más.

    Creo que podemos y debemos cambiar la forma en que venimos haciendo las cosas. No me creo que nada al decir que el verdadero aprendizaje se da a través de la palabra, el verdadero aprendizaje se da a través de la experiencia, y cuando el aprendizaje a través de la palabra existe, es porque previamente hemos pasado por diferentes procesos de aprendizaje que nos permiten entender, valorar, y comprender correctamente lo que alguien está transmitiendo, y lo más importante, eso que alguien nos está contando, nos interesa y sabemos aplicarlo, si no nos interesa y no tenemos ni idea de como aplicarlo a nuestra vida, realmente no lo aprendemos , pasamos de ello y lo ignoramos, y tan solo hace falta que nos miremos a nosotros y nosotras.

    Observemos como aprendemos cada dia y nos daremos cuenta que lo que sucede en nuestras escuelas está contrapuesto a la forma natural en la que aprendemos. Si la tecnología no va a cambiar nada en nuestras aulas, mejor no la metamos, porque será el mismo perro pero con distinto collar… y además, ese collar, vale mucho pero que mucho dinero, y no crea que merezca la pena gastarse ese dinero para que las cosas sigan igual o peor.

    No es la tecnología, es lo que podemos hacer con ella, no lo olvidemos por favor!

    Un abrazo y gracias por este debate!

  4. Jaime,

    Me parece que Jordi no concibe el alumnado como mero recipiente sino que me parece que defensa que hay que renovar la metodología para que potencie realmente la autonomía del aprendiz, ya que es uno de los retos que plantea la actual sociedad del conocimiento.

    Aunque, ¿sabemos cómo realmente aprende cada alumno?

  5. Hola a todos.
    Nuestros actuales alumnos van a vivir en un mundo en el que tendrán que cambiar de profesión, según dicen los expertos, al menos tres veces a lo largo de su vida, y la mayor parte de esas profesiones que ejercerán todavía no existen. ¿Como podemos creer que con llenarles la cabeza de datos que no les van a servir hemos cumplido?
    De acuerdo en que hay un mínimo imprescindible, que incluye las herramientas para poder seguir aprendiendo, pero es verdad que como almacenes de datos los discos duros son mejores. ¿O no?

  6. de verdad creemos que dàndoles herramientas (cuáles) y proporcionando criterios (de quién) preparamos mejor a los alumnos para un futuro improbable? o habría que cambiar también el nombre de alumno, ya que no enseñamos sino educamos? en fin, cómo decidimos que no nos equivocamos más que antes -si es que nos equivocamos, claro?

  7. Me parece muy interesante este post sobre algunos despropósitos de la educación. Yo creo que hay otro despropósito relacionado con el curriculum: ahora mismo nos encontramos en un sistema de evaluación «híbrido», por un lado tenemos unos objetivos mínimos, y por otro las consabidas competencias. El día que la Administración se decida definitivamente y opte por hacernos evaluar solamente por competencias, podremos cerrar tranquilamente los institutos públicos y el acceso a trabajos cualificados de los alumnos de clase baja.
    Engracia: en mi materia resolvemos problemas, no almacenamos datos. Por otro lado, la asimilación de conceptos obliga previamente a conocerlos. Cosa que no se logra instantáneamente buscándolos en cualquier fuente.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link