Los docentes dejarán de ser funcionarios

No, el titular no es algo que surja de teorías de la conspiración o de un simple calentón matutino. Es lo que se esconde tras la propuesta del gobierno para hacer laborales fijos a los funcionarios interinos del ámbito educativo. Algo que, por desgracia, se va a vender como una mejora de condiciones para esos interinos sin tener en cuenta que, por desgracia, lo único que hace es dinamitar sus condiciones laborales y ofrecerles un estatus que, a medio plazo, sólo va a servir para que el servicio se acabe privatizando. Un servicio que, al igual que el resto de servicios públicos, tiene en el funcionario su garantía de independencia y, cómo no, de eficacia. Lamentablemente para algunos el sistema de funcionariado, más allá del típico inútil de la ventanilla que, siempre le ha tocado sufrir a alguien y cuya presencia se ha magnificado dentro del colectivo, está funcionando muy bien. Demasiado bien después de las campañas de descrédito orquestadas por algunos y compradas por muchos otros.

Fuente: http://www.laverdad.es

La verdad es que me preocupa que haya interinos que deseen ese pan para hoy que supone hambre para mañana. Me preocupa también que haya funcionarios docentes que crean que lo mejor para el sistema educativo es eliminar ese estatus y reconvertirse en trabajadores sin derechos. Es algo que no entiendo y procuro hacerlo. No me cabe en la cabeza que pueda haber alguien que esté criticando un sistema -mejorable- de acceso a una profesión de servicio con criterios transparentes y meritocráticos. Ya, ya sé que el sistema de oposiciones es mejorable y que, antes o después, debería haber un sistema de prácticas en centros mucho más exigente del actual pero ello no obsta a que, como sistema, sea el único que permite el acceso a la docencia de profesionales sin filiación política, amistades o situaciones económicas. Sí, la docencia y el acceso a la condición de funcionario no depende nada más que de la capacidad de la persona para enfrentarse a una determinada prueba, en igualdad de condiciones que miles de aspirantes más, y conseguir sacar la mejor calificación. ¿Es justo? Hombre, yo creo que bastante más que otros sistemas de acceso a otras profesiones. Y no hablo sólo de docencia ya que todos los sistemas de acceso a la condición de funcionarios públicos se basan en el mismo modelo. Algo que permite tener, si no a los mejores, a los más independientes del gobierno de turno en los puestos más importantes de la sociedad. Qué demonios, yo que he pisado varios centros y conozco a muchísimos docentes, a muy buenos profesionales.

Me molesta que se quiera manipular y vender la conversión de interinos como laborales indefinidos como un éxito. No es un éxito por muchos motivos. Y, el primero de todos, es que veo un error que existan en el mismo centro educativo trabajadores con unos derechos A y otros B. Y eso es lo que consigue lo anterior. Bueno, eso a menos que, dentro de ese decreto decidan rescindir el estatus de funcionario a todos los que lo somos y convertirnos, de golpe y plumazo, a todos en laborales. Algo que ya les gustaría a los que mandan pero que, por desgracia para ellos, no permitirían los jueces. Sí, esos que también son funcionarios y dictan sus sentencias con independencia de los gustos de los políticos porque se ciñen a unos determinados articulados legislativos.

Creo que debemos eliminar esa bolsa de interinos de más del 30% en la educación pública. Creo que el mejor sistema sería la convocatoria de oposiciones, sacando el máximo de plazas, para dentro de un año y así dar tiempo a planificarse a los que están trabajando como interinos y a los que, recién graduados, quieren optar a la docencia en centros públicos. Oposiciones a nivel nacional que permitan que, más allá de esas diez plazas que llevan sacándose de algunas especialidades los últimos años, puedan permitir que se reduzca esa bolsa de interinos porque, al final, lo que importa es la mejora de sus condiciones laborales.

He sido interino y creo que un interino debe tener las mismas condiciones laborales que un funcionario. Que debe conocer su destino para el curso siguiente cuanto antes posible, debe poder participar en la elección de asignaturas en sus nuevos centros y, cómo no, tener el mismo tipo de retribuciones que el funcionario que ha pasado por unas oposiciones. Eso y la convocatoria masiva de oposiciones para reducir esa bolsa ingente es lo que debería hacerse. No reducir sus condiciones laborales bajo el pretexto de hacerlos laborales fijos porque, entonces, sí que vamos a tener un problema.

Muy harto de que se juegue con los interinos porque tras cada uno de esa generalización como colectivo hay una persona. Y no hay derecho ni a manipularla vendiéndole un trabajo de por vida con unas condiciones que nada tienen que ver con las que deberían tener, ni a ningunearla, tal y como están haciendo últimamente algunos diciendo y rectificando acerca de la convocatoria de oposiciones. Las personas que hay detrás de cada nombramiento como interinos no se merecen eso.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

10 Comments
  1. Creo que en Australia con diez años de expetiencia docente te equiparan laboralmente con los que aprueban la oposición. Más que fijos lo normal es que fueran funcionarios después de 10, 15 o 20 años.

  2. Sacar oposiciones así de golpe para reducir interinos es una manera de bajar la calidad del docente. Hasta la crisis, incluso más, en algunas comunidades sacaron muchas plazas cubiertas por gentes que ni necesitaban llegar a unos mínimos decentes pues con tanta plaza y facilidad para el interino (elección del tema, hacer una prueba en casa) podía aprobar limtándose a cumplir. Eso cerraba las opciones a los nuevos que, en bastantes casos, manifestaban una preparación muchísimo mayor para cualquier que hubiera estado en tribunales.

    Por otro lado no haría ni falta convocar oposiciones pues las vacantes se irían cubriendo con interinos, ¿y los nuevos grados?

    Una cuestión a reflexionar antes que a pedir su entrada en masa.

      1. No se debe absolutizar ni cuasi divinizar la experiencia lograda, ya que esta, en mi opinión, se adquiere día tras día. Lo difícil es lograr una buena preparación. Si tan buena es la experiencia, que le den las plazas ya a los interinos. ¡Ah!, pero no lo hacen, eso significa que la plaza es pública, no les pertenece.

  3. Yo lo que no entiendo es de dónde se saca que los interinos vayan a dejar de ser funcionarios. A no ser que usted maneje información que el resto de mortales no manejamos ¿Dónde se dice que ésto vaya a ser así? Cuando todo apunta a la equiparación del estatus laboral entre interinos y fijos (antigUedad, indemnizaciones, etc.), creo que sería imposible que ese estatus fuera a ser distinto para unos y para otros. Es una suposición sin fundamento que crea una alarma innecesaria.

    1. No se necesita información privilegiada, basta con tener memoria y conocer lo que se ha hecho en otros países. Cuando te engañan de forma reiterada, al principio es culpa del otro, pero si vuelves a creerle, entonces es culpa tuya.

      Ya nos conocemos este cuento. Las medidas liberalizadoras nunca vez se explican como lo que son realmente (formas de lucro personal), ni se cuentan sus verdaderas consecuencias (perjuicio a la mayoría). Te venden una historia de color de rosa y la repiten hasta la saciedad para convertir en creíble lo deseable. Cuentan con un ejército de crédulos receptivos a las mentiras si provienen de “los suyos”. Te pongo ejemplos:

      Nos contaron que se privatiza el sector de la energía para que la competencia haría bajar los precios y todos saldriamos beneficiados, cuando se hizo los precios subieron. Igual que ha pasado en otros países donde se había hecho antes.

      Nos contaron que se desregula el sector de la vivienda para que la competencia hiciera bajar los precios y todos salgamos beneficiados, cuando se hizo los precios subieron. Igual que ha pasado en otros países donde se había hecho antes.

      Nos contaron que flexibilizado el mercado laboral se crearía más trabajo, ahora que lo han hecho vemos que se ha precarizado el trabajo, no ha aumentado la cantidad de trabajo, la seguridad social cada vez ingresa menos, únicamente ha disminuido el número de parados porque de un puesto fijo han hecho cinco en días distintos. Igual que ha pasado en otros países donde se había hecho antes.

      Nos cuentan que debemos igualar las condiciones de docentes fijos e interinos para que todos salgamos ganando, cuando se haga, igualarán hacia abajo, dando alguno migaja a los interinos para que sea muy descarado. Igual que ha pasado en otros países donde se había hecho antes.

      Podría seguir la lista. En todos los casos el mismo patrón: políticos cantando las maravillas sobre unas liberalizaciones que perjudicarán a la mayoría pero no a ellos. Cuentan con que ganarán sueldos millonarios cuando acabe su labor política y los fichen las empresas a las que han beneficiado.

  4. Un mitin político muy interesante… pero sectario y falaz como casi todos los mítines políticos. Estoy tan cansado de escuchar y leer a los que alaban el capitalismo como si fuera la perfección absoluta como a los que lo critican como si fuera el infierno en la tierra. Como siempre, la virtud está en el término medio.

    ¿Me podría usted decir en qué países se ha hecho ya lo del último párrafo? ¿Sabe usted porqué los interinos ahora cobran antigüedad y antes no la cobraban? ¿Es eso un ejemplo de «igualar hacia abajo»? ¿Hay algún país en el que no se hayan hecho esas liberalizaciones y que se viva mejor? ¿Es mejor el proteccionismo económico de Trump (o de Maduro, me da igual) que el mercado libre?

    Sí, ya sé. son muchas preguntas, pero tranquilo porque son retóricas, no pretendo que las conteste porque tengo claro cuál sería su respuesta. Es lo que tiene hablar desde prejuicios ideológicos , que uno ya sabe lo que el otro (sea de un extremo o del otro) va a contestar.

    Sólo una cosa, según su razonamiento de que lo que ha pasado en otros países, pasará aquí, habría que prohibir el comunismo ¿no?.

    Un saludo.

    1. Me acusa de sectario y de tener prejuicios ideológicos y poco después dice que sus preguntas son retóricas y que no le interesan mis respuestas porque ya sabe cuáles serán.

      Me acusa de falaz a continuación encadena una falacia tras otra. Empieza dando a entender que al criticar las políticas neoliberales, considero al capitalismo como el infierno en la tierra, es decir, una burda falacia de falso dilema. En la misma frase dice que la virtud está en el punto medio, donde usted se sitúa, sin argumentarlo, haciendo uso de la falacia del punto medio o falacia del compromiso. En su última frase termina dando a entender que quien está en contra de las políticas neoliberales, debería estar a favor de prohibir el comunismo, falacia de non sequitur, es decir, razonamiento inconsecuente. Pero la apoteosis de su comentario ha sido colar a Maduro, en un debate sobre políticas educativas. Eso sí, los prejuicios ideológicos son de los otros, no suyos.

      Seré constructivo y le responderé a su primera pregunta, la única que tiene sentido en este debate. Me pide un ejemplo y se lo daré. El discurso político que consiste en hacer la pelota a los docentes, prometerles el cielo y luego privatizar el sector, ya se hizo en Reino Unido con los gobiernos conservadores y laboristas. El caso más evidente fue el del laborista Tony Blair, que convirtió el tema de la educación como uno de los ejes de su campaña electoral. Cuando ganó, mantuvo las políticas privatizaciones previas e intentó privatizar aún más, introduciendo en la educación los conceptos relacionados con las reglas de mercado: http://firgoa.usc.es/drupal/node/25509 . Esto ha significado más horas de trabajo para los docentes, y salarios estancados. Poco después, nos encontramos con que en España, concretamente en Cataluña, ya estaban pidiéndoles consejo para hacer lo mismo aquí: http://firgoa.usc.es/drupal/node/42060 .

      Ahora yo le haré una pregunta: ¿Me puede concretar un solo prejuicio ideológico en mi argumentación? Le recuerdo que para que sea prejuicio, no puede derivar de una realidad demostrable, es decir, el prejuicio ideológico ha de ser previo y/o contrario a los datos reales.

      Un saludo

      1. Exacto, Francisco, como creo firmemente que es usted sectario y tiene prejuicios ideológicos, estoy convencido de cuáles son las respuestas a mis preguntas y por ello las califico de retóricas. Y su negativa a contestarlas no hace sino reafirmar mi convencimiento.

        Su prejuicio ideológico es claro, pero de todas formas se lo explico: usted está en contra de todo lo que suponga liberalización y/o privatización, y eso le hace establecer que las únicas consecuencias de los procesos liberalizadores, desregularizadores, flexibilizadores o privatizadores son negativas.

        Por eso mis preguntas (que usted considera sin sentido) son retóricas y tienen todo el sentido del mundo. Y no, no cuelo a Maduro en un debate sobre políticas educativas (aquí su capacidad de tergiversación es increíble) sino que pongo como ejemplo de políticas proteccionistas a Trump (éste se le ha olvidado) o a Maduro.

        Y, ahora que le he demostrado lo pertinente de mis preguntas ante los evidentes prejuicios de su argumentación, se las vuelvo a hacer, a ver si ahora hay más suerte:

        ¿Me podría usted decir en qué países se ha hecho ya lo del último párrafo? ¿Sabe usted porqué los interinos ahora cobran antigüedad y antes no la cobraban? ¿Es eso un ejemplo de “igualar hacia abajo”? ¿Hay algún país en el que no se hayan hecho esas liberalizaciones y que se viva mejor? ¿Es mejor el proteccionismo económico de Trump (o de Maduro, me da igual) que el mercado libre?

        Un saludo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link