Los docentes no son el eslabón débil de la escuela en red

Debo ser de los pocos que crean que la culpa de la mala gestión digital de las aulas no es exclusiva del docente. Podemos culpar a los profesionales que trabajan en educación de muchas cosas pero, sinceramente, creo que a estas alturas culparlos de ser el eslabón débil de una escuela en red que nadie sabe qué es y, muchos otros se dedican a fabular sobre ella, es un error.

Fuente: http://www.cordopolis.es
Fuente: http://www.cordopolis.es

Ayer, sin ir más lejos, nuevas declaraciones mediáticas acerca de que la culpa no es de la herramienta y sí de cómo la usa el profesorado. Nada que objetar. Bueno, una pequeña objeción acerca del modelo que pretende implementar una plataforma de usabilidad más que cuestionable, curva de aprendizaje compleja y, todo lo anterior aderezado con un aspecto visual bastante demoledor. Sí, me estoy refiriendo a Moodle y a la necesidad de establecer una plataforma como estándar, con su formación pertinente, para ser usada de forma homogénea en todas las aulas. Esto no es competencia digital, esto es provocar que la situación haya llegado a unos extremos en los que cada vez hay más docentes que lo único que hacen es cambiar un libro de texto por un receptáculo de contenidos digital. Y esto es Moodle para más del 90% del profesorado.

No creo que haya docentes incompetentes digitales. Creo que hay docentes a los que no se les ha vendido bien el asunto porque, a ver quién es capaz de comentarme un compañero de su claustro que no use Facebook o Whatsapp asiduamente. Y si saben usar lo anterior ya no es que sean incompetentes digitalmente, es que, quizás, no se haya hecho el esfuerzo para encontrar un sistema de formación que premie la metodología frente a la herramienta. O, yendo más lejos, quizás es que la mayoría de cuestiones se complican cuando usamos las TIC. Y usar las TIC para complicarse la vida y hacer lo mismo que se hacía antes de una forma más compleja sea un error conceptual que se está cometiendo recurrentemente.

Plantear la necesidad de que exista una escuela en red homogénea es incurrir en un error de concepto. La escuela jamás puede ser única ni planteada bajo esa homogeneidad. Al igual que los alumnos y docentes que la conforman, jamás habrá dos escuelas iguales. No es cuestión de buscar el eslabón débil, es cuestión de plantear proyectos educativos únicos para cada centro. Unos proyectos que pueden basarse en la herramienta A o B. Proyectos que pueden prescindir de las TIC o convertirlas en omnipresentes en todos los espacios del centro. Proyectos que, por desgracia, van a ser mucho más importantes que la estandarización que pretende, en demasiadas ocasiones, la administración educativa.

¿Sería bueno tener una plataforma única que supieran gestionar los docentes de forma maravillosa y que provocara unos resultados fantásticos en sus alumnos? Claro que sí pero, ¿realmente a estas alturas de la película alguien cree que la solución pasa por implementar masivamente Moodle, dotar de recursos a los centros con independencia de sus necesidades o cuestionar siempre a los docentes por considerarlos, en la mayoría de ocasiones, los culpables de que no exista esa escuela en red tan 2.0? Lo siento, creo que los docentes no son el eslabón débil del sistema y que, a pesar de su heterogeneidad en cuanto a competencias profesionales -incluyendo las digitales-, siguen siendo garantía de que, a pesar de todo los centros educativos funcionan.

Que hay docentes buenos, malos y regulares. Lo tengo claro pero, también tengo claro que la solución, en este caso, no debería aplicarse de forma global y sí caso a caso. Que hay muchos docentes y lo anterior es imposible. Bueno, imposible, tampoco. Establezcamos un sistema de asesoramiento y evaluación de los centros educativos basados en su contexto. Algo bastante alejado de la evaluación sistémica que se hace con los alumnos con unas pruebas que nadie sabe qué miden y, aún menos cómo pueden cambiar las mismas la manera de hacer las cosas.

Unas reflexiones rápidas que no excusan al mal profesional pero que sí pretende poner un poco de mesura en las afirmaciones que, a veces, tan alegremente se lanzan por parte de quienes nunca han pisado un aula.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

5 Comments
    1. El concepto de «escuela» en red pervierte lo que debería ser una escuela donde convivieran todas las estrategias y herramientas posibles. Parece hoy en día que juguemos al «todo o nada». Y ese es un juego que no aporta nada a nuestro alumnado.

      Gracias por comentar.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link