Los funcionarios pagan más por los medicamentos

Permitidme que me salga un poco de la temática habitual. Me tomo la licencia de comentar algunos titulares interesados que se están vertiendo desde diferentes medios de comunicación para seguir ahondando en la crítica al funcionario. En usarle de chivo expiatorio para todos los males de nuestro país.

La última. Titular interesado de El Mundo donde dice textualmente que «el gobierno deja fuera de la subida de los medicamentos a los funcionarios«. No se puede acceder al documento concreto a menos que seas suscriptor de dicho medio, pero sólo con la primera frase transcrita a continuación queda todo dicho.

El Gobierno ha decido aumentar el copago farmacéutico a los trabajadores activos y a los jubilados. Pero se ha olvidado de sus propios empleados. En concreto, los casi dos millones de funcionarios que tienen sanidad cuasi privada…

Según parece, acusa al gobierno de no haber subido los medicamentos a los funcionarios y, que los mismos disponen de sanidad cuasi privada. No se si vale mucho la pena entrar al trapo, pero a veces apetece que los «no funcionarios» conozcan algunas realidades que los medios de comunicación se encargan de tapar.

La primera realidad es referente al pago por medicamentos. El funcionario, es verdad que sólo abona el 30% del precio de los medicamentos. Una cantidad inferior a la de otros trabajadores en activo de empresas privadas o autónomos. Por tanto, ¿pagan menos los funcionarios en medicamentos? No. No es cierto. El funcionario acostumbra a pagar a lo largo de toda su vida bastante más que un trabajador de la empresa privada, ya que el régimen en el cual está incluido (MUFACE, MUGEJU, ISFAS, etc.), diferente del de la Seguridad Social, le obliga a pagar ese 30% a lo largo de toda la vida. Es decir que un funcionario, cuando se jubila y tiene más necesidad de medicamentos, sigue pagando ese 30%. Queda claro que el funcionario abona más por medicamentos a lo largo de su vida que cualquier otro trabajador que no tenga relación laboral funcionarial con la Administración. Por tanto, se miente y se manipula la realidad de nuevo para hacer parecer al funcionario como «el malo de la película».

Eso sí, lo anterior sólo se aplica a los funcionarios de cuerpos esenciales (sanidad, educación, justicia y seguridad) ya que hay muchos otros (autonómicos, de los ayuntamientos, etc.) que ya se incluyen en el régimen general de la seguridad social. El mismo al que también han subido la cantidad a abonar por sus medicamentos.

Vayamos a otro tema que se insinúa. Al tema de la sanidad cuasi privada de que disponen los funcionarios. Otra mentira a medias. Los funcionarios no disponen de sanidad privada. Disponen de sanidad pública, pero pudiendo optar por conciertos sanitarios con algunas entidades. Unos conciertos, cada vez menores porque no sale rentable a los que conciertan. Era muy lucrativo para determinadas entidades aseguradoras ofrecer conciertos para los funcionarios porque, cuando se crearon los primeros cuerpos, la mayoría de los funcionarios eran jóvenes y, por ello, sin necesidad de servicios sanitarios potentes. Ahora que los funcionarios se están haciendo mayores y ya empieza a haber muchísimas personas mayores en el colectivo cada vez los conciertos se vuelven más estrictos con la asistencia que ofrecen. Son muchos actualmente los funcionarios que optan por la Seguridad Social como proveedora de servicios sanitarios. Y no sólo por sus servicios (infinitamente mejores que los de la sanidad privada-concertada que se les ofrece); en muchos casos por coherencia ideológica con su estatus de funcionario.

Por tanto, seamos veraces con las informaciones. Dejemos de verter medias mentiras y propaganda antifuncionarial que, lamentablemente, en nuestro país se vende muy bien.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

5 Comments
  1. Lo mejor es ser autónomo como yo. Tendrás una saludo de hierro y no tendrás tiempo de ir a por medicamentos.
    Les recomiendo que se pidan una excedencia y se hagan autónomos.

  2. Me gustaria saber que paga una institución por un funcionario en concepto de seguridad social. Los conocidos como «clases pasivas» ya que he oido que no pagan nada, pero lo dudo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link