Los gurús vuelven a las redes… pero no volverán a las aulas

Se nota que el tan temido septiembre para algunos está a la vuelta de la esquina. Ya no son sólo los geniales memes acerca de las nulas ganas que tenemos algunos de volver al aula o, simplemente, de abyectas amenazas que se ciernen sobre aquellos que estamos exprimiendo los últimos días de nuestras vacaciones. Se trata del desembarco masivo de los gurús, de nuevo, en las redes informando acerca de sus planes de futuro, las charlas y ponencias con las que van a ilustrar a los pobres mortales y, cómo no, de sus típicas  batallitas que cada vez quedan más en el recuerdo por ya ser un año más el que no van a volver al aula. Sigue sorprendiendo que vendan lo que hicieron cuando dieron clase porque, sinceramente, creo que la gente con dos dedos de frente ya debería tomarse ese recuerdo sesgado y, siempre utópico o poco realista, como la típica charla de los que hicieron la mili donde sólo cuentan las cosas buenas que le pasaron ahí. Y, después de la nonagésima ocasión en que te cuentan lo mismo, las historietas ya aburren. Sí, a veces a los abuelos se les tiene mucho cariño pero, cuando se repetían hasta la saciedad uno desconectaba porque ya estaba cansado de oír el relato que, como mucho, acababa adornándose conforme se iba explicando con datos cada vez más falsos.

Fuente: http://doctorandomeenlacomplu.blogspot.com.es

Han vuelto a las redes. No, no vuelven a las aulas. Es por ello que los docentes y el resto de personas a las que nos interesa la educación deberíamos ser capaces de filtrar entre lo que supone ser un buen docente y su actividad en las redes. No por muchos seguidores, lectores del blog o, simplemente, ponencias o anécdotas que uno explique, es alguien interesante o buen profesional. La profesionalidad como docente se demuestra en el aula. Entiendo que haya docentes que, puntualmente, opten irse a determinadas asesorías, Consejerías o, simplemente, se tomen unos años para trabajar de su afición. Lo que no me gusta un pelo es que haya docentes que abandonen el aula y que sigan viviendo de la misma. No tiene ningún sentido comprar anecdotarios o autobiografías donde sólo se cuenta una parte de la historia. Considerar que un gurú ha sido buen docente simplemente con la versión edulcorada de su, cada vez más puntual, estancia en las aulas es un error. Y sí, digo cada vez más puntual porque, curiosamente, cada vez los que viven de esa aula que pisaron antaño la pisaron a lo largo de menos años. Lo importante para algunos es salir de la misma sea sumándose a determinados clubs de docentes innovadores (que es lo que vende ahora), prestándose en vacaciones a difundir milagros educativos o, simplemente, sabiendo jugar a no pisar callos para poder ser uno de los elegidos. Vaya con los elegidos. Bueno, vaya con todos aquellos que compran esas charlas donde siempre se repiten las mismas frases y un gran club de acólitos las repite en forma de retuits cual si fueran la palabra del mesías. Muy triste por lo que implica. Muy preocupado porque se dote más valor profesional a alguien que lo único que ha demostrado es que sabe venderse muy bien. Atónito al ver que nadie comprueba la veracidad de lo que cuentan algunos porque, si uno investiga un poco, a veces se encuentra con alguna sorpresa y le salta la liebre. Mejor comprar el producto por la portada. Mucho mejor.

Vuelvo a repetir, como he dicho en más de una ocasión, que no me preocupa que el personal no quiera dar clase y busque la manera de huir del aula. Me joroba que para salir del aula venda las bondades de la misma y se den consejos a los que seguimos ahí. Más aún que algunos sean tan cegatos que piensen y no se cuestionen a aquel que les vende la anécdota del pez que trajeron un día a clase y entre todo cuidaron mientras obvia que, el alumno gamberrete, le echó lejía en varias ocasiones, otro tropezó y se cargó la pecera y, al final, se gastaron más en reponer peces que el presupuesto para limpieza del centro. Qué triste es comprar anécdotas sesgadas. Qué triste es creerse que alguien es lo que vende en las redes sociales, las ponencias o en sus libros cada vez más escritos en clave de «yo». Qué triste es ver como nadie se cuestiona que algunos gurús que llevan tanto tiempo diciendo que van a volver al aula el curso que viene tampoco lo hagan éste porque, algunos que llevan meses diciendo que van a volver, no se van a incorporar este jueves a sus centros. Y, posiblemente mientras sigan vendiendo y edulcorando cada vez más sus realidades ya convertidas en pura ficción después de tantas veces manipular las mismas, no van a volver. Eso sí, no van a faltar en nuestras redes sociales ni en los medios para que disfruten sus fans con sus, cada vez más inventadas, experiencias de aula.

Algunos estos últimos días estaremos apurando las posibilidades que nos toque la lotería para no volver. Queda muy mal decirlo pero, por suerte, algunos tenemos muy claro que el trabajo, por mucho que algunos nos lo hayan vendido como maravilloso o forjador de espíritu, es algo totalmente prescindible en nuestro día a día porque la vida es mucho más que eso. Muchísimo más por mucho que nos encante, como a mí, el mío.

La verdad es que ahora que han vuelto me he planteado dejar el blog y las redes pero, con la cantidad de material que voy a tener después de cada "milagro" que cuenten, me lo he pensado mejor :)
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

3 Comments
  1. «Atónito al ver que nadie comprueba la veracidad de lo que cuentan algunos porque, si uno investiga un poco, a veces se encuentra con alguna sorpresa y le salta la liebre. Mejor comprar el producto por la portada. Mucho mejor» Me quedo con esta frase, aunque me he reído mucho con el resto.
    Saludos, y buen comienzo de curso en la clase 😂👌

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link