Los primeros en ir al cole

cole_ninLos alumnos valencianos serán los primeros que acudirán al cole el curso que viene. La Conselleria ha decidido que los escolares de Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato (que creía que estaba dentro de Secundaria como postobligatorio pero, por lo que se ve, para algunos no es así) empiecen el 3 de septiembre y se conviertan en los alumnos que más días lectivos estén estabulados en las aulas. Algo que va a permitir una mejora educativa importante. Cuatro días más lectivos van a significar una gran diferencia entre los resultados del curso anterior y los que van a obtener el curso que viene. Permítanme que me ría.

Hay temas que no he entendido nunca a qué obedecen. Considerar el aumento lectivo como mejora educativa cuando no hay ningún estudio que lo relacione (los informes de la OCDE dicen precisamente lo contrario) sigue siendo algo demasiado difícil de justificar. Eso sí, comprado por los padres (sólo hace falta ver los comentarios en los medios de comunicación que publican la noticia) con alegría. Cuánto más tiempo estén en las aulas, mejor para ellos. Es que, no lo olvidemos, hay muchos padres que sí que creen en la relación entre horas lectivas recibidas y resultados. También hay muchos otros a los que resulta muy cómodo, por dificultades laborales o personales, tener a sus hijos controlados mientras ellos hacen su vida habitual. Conciliar a golpe de tratar los centros educativos como guarderías. Conciliar bajo la premisa de que sus hijos pasen el mayor tiempo posible en el aula. Los resultados, por cierto, lo de menos. Y si salen mal, la culpa al docente.

Creo que se debería abrir un debate serio sobre las jornadas escolares. Sobre qué y cómo organizamos un calendario escolar demasiado dirigido por cuestiones que poco tienen que ver con la calidad educativa o la asimilación de aprendizajes. Calendario muy marcado por festividades religiosas que impiden racionalizar un horario en condiciones (las Navidades y Pascuas lastran cualquier racionalización de períodos de descanso). Lo siento mucho, la tradición no cabe en un sistema educativo que necesita regular sus períodos vacacionales pensando en los alumnos y no en imposiciones externas del calendario.

Racionalizar horarios tampoco implica aumentar períodos lectivos, ni número de horas por materia. Llevamos años viendo que a más horas lectivas no hay mejores resultados e insistimos en el tema. Qué triste tropezar cientos de veces con la misma piedra. Qué triste no querer ver la realidad educativa y las relaciones que no funcionan. A propósito… ¿a más de treinta grados en el aula alguien se plantea que se pueda rendir? No lo veo. Sinceramente, no lo veo.

Seguimos jugando con el calendario y con el tipo de jornada (continua o partida) para intentar satisfacer a las familias. Todo el mundo intenta meter su baza en la gestión del calendario -también los docentes-. Al final el único que no tiene ni voz ni voto es el alumno. Alumno sometido a los vaivenes de decisiones administrativas que de poco le sirven. Alumno que, por más horas que pase haciendo algo si no se hace bien, va a seguir teniendo un aprendizaje más que cuestionable. Eso sí, estabulado hasta el infinito en su cárcel de cristal. Controlado. Con padres satisfechos de dicho control.

Lo del calendario escolar es otro bombín encendido después del gintonic de turno. Sobran bombines y faltan análisis serios porque, no lo olvidemos, nos estamos jugando el futuro.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

5 Comments
  1. Hola Jordi,

    De esta entrada y de Criterios para elegir centro educativo,(más bien de esta última) he concluído algo muy obvio, que seguramente las generalizaciones las haces porque es lo que quieres remarcar, pero seguro que estás de acuerdo en que no todo cabe dentro de un mismo saco.

    Yo tengo una amiga que buscó un colegio religioso, no por el estatus y sí por educar a sus hijos en religión. Oí de una escuela que tiene como filosofía no incluir tecnología y de estilo escuela abierta, y al margen de los alumnos que acuden por cercanía, vienen otros a quienes los padres le interesa ese modelo de escuela para sus hijos, y seguro hay más excepciones en la lista.

    En esta entrada, sólo tenia una pega, y es por ejemplo que se sabe que los coreanos tienen un gran rendimiento académico por las horas de estudio dedicadas, no sólo horas lectivas, sino también extraescolares, pero ciertamente no me parece bien este modelo (vi un programa incluso de muchos adolescentes suicidándose por la presión) y existe Finlandia que no tiene que llegar a esos extremos con muy buenos resultados. ASí que no creo que aumentar las horas lectivas sea una mejora.

    Pero me he decidido a escribir por estas lineas

    A propósito… ¿a más de treinta grados en el aula alguien se plantea que se pueda rendir? No lo veo. Sinceramente, no lo veo.

    Soy de Cuba, una ardiente y sofocante isla del trópico, creo haber rendido bien en mis grados académicos, sin ventiladores en las aulas, ni aire acondicionado (por supuesto) podía haber rendido más en otras condiciones??. Vamos a la India, otro clima tropical, donde ves a los alumnos en las escuela sin zapatos (bueno es muy normal estar sin zapatos allá), pero si las ondiciones de pobreza son tan grandes, crees que tengan para siquiera tener ventiladores en sus aulas. Esta lista también puede continuar, y creo que no podemos decir que no rindan en la India, por ejemplo mira esta noticia sobre desarrolladores informáticos

    http://www.siliconweek.es/noticias/la-india-superara-a-estados-unidos-en-desarrolladores-de-software-en-2017-42765

    Salu2

    1. Hola Lili,

      No se trata de generalizar. La realidad observable es la que marca mis reflexiones. Que puedan existir excepciones no lo discuto, pero lo que no es de recibo es hablar de criterios por respuestas a una encuesta donde la realidad es difícil de contestar.

      No conozco a nadie (seguramente los haya pero serían una minoría) que elija un colegio religioso en España por motivos ideológicos. Tiene mucho más que ver con cuestiones de cercanía al domicilio o, incluso, por criterios de conciliación de la vida familiar (más horas estabulados so pretexto de hacer diferentes actividades extraescolares da una mayor comodidad a los padres). Puede haber padres que ideológicamente vengan muy marcados pero no es lo más habitual.

      En referencia al rendimiento a más de treinta grados que planteas en Cuba no se puede extrapolar a otros países situados a diferentes latitudes. La adaptabilidad al entorno no es la misma. Aún menos considerar países con temperatura uniforme a lugares que, por culpa de su localización geográfica, están sometidos a vaivenes climáticos importantes. No es sólo el clima, es el grado de adaptación de la población al mismo. Y, en España, la tolerancia a los cambios climáticos es muy baja (por suerte hay calefacción en invierno en las aulas).

      Un saludo.

      1. Sí eso pensé cuando después de enviar el post, pero no obstante la adaptabilidad la tenemos todos, Algunos más que otros, yo por ejemplo no podìa dormir con el insoportable calor de Cuba sin un ventilador, (al menos de adulta)y hay quien dormía a piernas sueltas todo empapado de sudor. En nuestro «invierno» hay personas que no necesitan abrigarse, mientras otros se mueren de frío.
        Y será adaptabilidad en otra época, pero en otros tiempos en la misma españa las condiciones en las aulas eran peores, y había rendimiento.
        Lo que sí está claro es que en esta época de desarrollo toca exigir estas comodidades, pero relacionar el rendimiento a ello de manera tan rotunda es lo que no veo yo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link