Los secretos del éxito educativo

Me gustaría ver a algunos de esos docentes de grupos «filtrados», de países con inversiones millonarias en el tema con una situación socioeconómica envidiable o, simplemente, a aquellos que dan clase en lugares en los que el modelo disciplinario férreo está a la orden del día no solo a nivel educativo, entrar en el aula de determinados países o zonas determinadas de los mismos. Me gustaría ver a aquellos que jamás han dado clase como no sea a grupos de Bachillerato o Formación Profesional de Grado Superior entrar en un aula de FPB, PMAR o, simplemente, en algún curso de esas zonas deprimidas que tenemos en nuestro país. Y, curiosamente, estoy convencido de que, por desgracia, la mayoría de los alumnos de esas zonas deprimidas van a fracasar académicamente y, ya no digamos, socialmente. Por tanto, ¿a qué viene hablar de éxito educativo cuando las circunstancias hacen que lo único posible que pueda suceder es que las cosas salgan bien? Lo complicado es generar éxito en determinados contextos.

Fuente: ShutterStock

El éxito educativo no depende de metodologías, tecnología (recordad que, por ejemplo en Silicon Valley, está vetada el uso de tecnología en el aula y salen de esas escuelas sin tecnología los que van a gestionar la sociedad americana) ni, yendo más lejos, de la labor del docente. Una labor e influencia mucho más importante en grupos «difíciles» que en esos grupos en los que no tienes que hacer nada para que aprendan. Grupos que, por cierto, existen. Más aún en esos centros donde el pago de cuotas hace que el filtrado de alumnos ya aumente la posibilidad de que el docente pueda permitirse hacer ciertas cosas con sus chavales, sabiendo que en la mayoría de casos tendrán resultados porque los padres y el ambiente en el que se mueven los alumnos facilita ese futuro éxito educativo. Seamos sinceros… un chaval de barrios marginales, de padres socioculturalmente deprimidos o, simplemente, huido de su país por motivos varios, no tiene las mismas posibilidades de tener éxito que sus compañeros de determinadas zonas bienestantes. Y si tiene éxito le va a costar tropocientas veces más esfuerzo que al que ha nacido en otro tipo de familia.

Así pues, ¿cuáles son los secretos del éxito educativo? Pues los éxitos del sistema educativo están basados en la suerte por haber nacido en una familia u otra, en el tipo de sociedad que exista y, por qué no decirlo también, en la importancia que tiene para los gobiernos la educación. Los milagros en educación, al igual que en otras cosas, no existen. Lo que existe son circunstancias que hacen que podamos hablar de éxito o fracaso educativo. Las recetas para el éxito educativo… inversión, creer en la educación de un territorio y, cómo no, eliminación de ciertas situaciones que los alumnos llevan de casa. Lo demás un simple brindis al sol porque que algunos alumnos tengan buenos resultados no es un éxito, es lo esperable.

Un docente de aquí seguro que es capaz de dar clase en Finlandia pero, ¿sería capaz un docente finlandés de dar clase en algunos centros y grupos de aquí? Ahí está la clave del asunto.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

6 Comments
  1. Muchas gracias por esta nueva reflexion. Estoy de acuerdo en que el contexto socioeconómico es un factor predictor o que dificulta el éxito educativo… Pero también creo que no el único… Creo que estos contextos socioeconómicos simplemente modulan las acciones educativas que ayudan a los alumnos con sus aprendizajes, tal como dices… Así que quizás en lugar de tenerlos como explicación para algunas historias de fracaso quizás podrían ser entendidos como la base de expectativas desalineadas o como moduladores de propuestas desafortunadas…. No?

    1. No Laura, no es el único pero sí uno de los que tiene una mayor importancia. Es por ello que dedicar acciones educativas en exclusiva al centro educativo, es dejar al margen uno de los grandes hándicaps que van a tener muchos de nuestros alumnos. Proponer o tener expectativas de éxito también es importante aunque, como ya te he dicho, veo más necesidad de elaborar un plan para mejorar la sociedad en su conjunto que una simple acción concreta sobre el sistema educativo. Y con ello no obvio la necesidad de hacerlo porque también estoy convencido de que «una mejor educación conlleva una mejor sociedad». Complejo el asunto.

      Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

  2. Gracias por las reflexiones. La diversidad y el entorno sociocultural es un factor importante, desde luego. Y coincido con que el entorno familiar del que los chavales parten es decisivo. Mi reflexión va, sin embargo, hacia las nuevas metodologías.

    Aporto datos para que cada uno valore el presunto éxito de una de estas nuevas propuestas metodológicas (Trilema) después del primer año de hacerse cargo del colegio:

    1) Las madres, a la puerta del cole, intercambian comentarios del tipo «ahora el cole es más fácil», o modulan hacia «ha bajado en nivel» cuando hablan en petit comité
    2) Los alumnos comentan «es más divertido, pero aprendo menos» (los más jóvenes) o «no me gusta estudiar sin teoría» (en cursos superiores ¡sorprendentemente!)
    3) Los padres se desesperan en casa porque los chavales no tienen nada que hacer, y se pasan las tardes en el parque o en el sofá.
    4) A pesar de que la nueva dirección aseguró a los padres «que el éxito de la metodología haría que en años próximos hubiera cola pidiendo plaza en el colegio» (palabras textuales en reunión informativa) las listas de solicitantes no pasan de 30 alumnos sumando todos los niveles (Inf, Prim y ESO), exceptuando el inferior (3 años) que está lleno (50 solicitudes para dos clases) como es normal por las guarderías cercanas y la demografía del barrio.
    5) Por supuesto las cifras de alumnos que han solicitado irse del colegio no son públicas.
    6) Ni rastro del centro en los rankings de «mejores colegios»

    ¿De verdad es éste el éxito que buscamos para nuestros alumnos? Subirán las calificaciones y bajarán los ratios de fracaso escolar en el centro ¿a costa de…?
    Un saludo.

    1. Lo que comentas es algo demasiado habitual en centros que mediáticamente se venden muy bien pero, por desgracia, la realidad se encarga de darles una bofetada en su funcionamiento. El éxito jamás debe basarse en calificiaciones internas o externalizadas empresarialmente. Otra cuestión es que se sepa valorar qué es lo que ha valido de todo el aprendizaje y haya una cierta cuantificación del mismo.

      El tema del porcentaje de fracaso escolar es algo que también debería desterrarse del discurso porque, al final, ¿no es más social que académico?

      Un saludo de vuelta y gracias por pasarte por aquí.

  3. Hola! Jordi, no podría esstar más de acuerdo contigo, creo que tambiés és más «qué entendemos por educación/enseñanza». Según mi experienca en diversos institutos de secundaria obligatoria todo depende de la ideología del equipo directivo, aunqu actualmente con los nombramientos digitales/a dedo por parte del director/de la directora de centro…

    Un saludo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link