Mamá, me he pasado al lado oscuro

Lo siento mamá, finalmente me he pasado al lado oscuro. No he podido con el despropósito que supone lo que está pasando con las TIC en el ámbito educativo y he decidido posicionarme, abiertamente, en el lado oscuro. Algo que tiene su explicación y que en estas breves líneas voy a intentar explicarte.

Fuente: Instagram de Star Wars
Fuente: Instagram de Star Wars

Sabes bien que empecé a usar las TIC desde que entré en docencia (años previos de amor por los cachivaches tecnológicos no podían dar otro resultado). Fui de los primeros en usar Moodle con mis alumnos, de los que potencié en el centro donde ocupé cargos en el equipo directivo la digitalización de las aulas e, incluso, tuve la valentía de adentrarme en un entorno desconocido donde el fracaso estaba a la orden del día. Válgame dios… ¡cómo pasa el tiempo!

Los primeros años fueron ilusionantes. Horas y horas de mi tiempo dedicadas a probar esas novedades que surgían a diario. Ímpetu avalado por la propuesta del Ministerio, hace unos años, de dotar de equipos informáticos a todos los alumnos de los centros educativos. Qué maravilloso era dejarse llevar por la vorágine en esos tiempos.

De repente algo empezó a torcerse. Se empezaron a multiplicar los cursos de formación en herramientas impartidos por advenedizos que poco sabían de su aplicación en el aula (e, incluso, en algunos casos, impartidos por amiguetes de los que trabajaban en los Centros de Profesorado). Cursos a tutiplén sin ningún tipo de validación pedagógica que se complementaron con la aparición de diferentes Congresos y Jornadas. Congresos de coste desconocido para las arcas del Estado que lo único que sirvieron fue para dar pábulo a las iniciativas del Ministerio. Un Ministerio más dedicado a la foto que a la realidad de la mejora educativa mediada por esos aparatejos que habían soltado en las aulas. Época de gran euforia.

En ese momento, tímidamente, empecé a cuestionar el modelo. Empecé a cuestionar la necesidad de dichos Congresos y el desembarco masivo de las TIC sin ton ni son. Algo que, por cierto, llevó a algunos de esos fanboys a advertirme de la necesidad «de estar con ellos o con los otros». Esto de los míos y los otros es algo que, incluso a día de hoy, me genera un gran desasosiego. Esto de considerarse unos mejores por el simple hecho de usar las TIC en el aula o abanderar la «innovación» educativa es algo que me repele soberanamente.

Éste creo que fue el punto de inflexión. Un punto de inflexión que acabó de decantarse cuando tuve la desgracia de caer en las garras de un máster sobre Educación y nuevas tecnologías (e-learning) que impartía la UOC. Una de esas Universidades, supuestamente pioneras en su modelo formativo mediado por la tecnología, que se convirtió en un infumable truño. Material obsoleto, modelo formativo deficiente y un precio que lo único que te garantizaba era el título. Una experiencia más que desagradable.

Después de eso nada fue igual. Que te timen más de dos mil euros para darte un papel y un nulo conocimiento es algo que irrita. Si uno, que ya de por sí es irascible, se ve abocado a un entorno de tomadura de pelo similar que le cuesta un ojo de la cara… imagínate las consecuencias.

No fue sólo lo anterior. Cada vez más blogs educativos sobre herramientas, sobre cómo usar las mismas, sobre como gamificar el aprendizaje, sobre como las tabletas van a ser la solución de todos los problemas educativos, …, sobre como las TIC van a salvar la Educación.

Ir de salvapatrias no me va. Mucho menos sumarme a un carro que va por un camino equivocado. Un carro que, como muy bien ha dicho hoy un maestro, postula por maravillas que, en la realidad, no existen.

Cada vez somos más los que vemos mucho humo vendido tras esas TIC. Cada vez hay más docentes, a los que nadie puede acusar de tecnófobos, que escriben e ironizan sobre esas bondades de la tecnología. Mamá, cada vez somos más los que nos estamos pasando al lado oscuro de las TIC.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

8 Comments
  1. Interesante el artículo. La frase » a los 8 años no sabiamos trastear una tablet pero nos sabiamos las tablas » genial. Comparto parte del artículo. Demasiado «moderno» deificando los TICs -TACs y olvidando que tambien habra que saber leer, escribir y las cuatro reglas…

    1. Hace 5 o 6 años, cuando aún me quedaban ganas de hablar, pero cada vez menos, leí una de esas críticas pedagógicas que de puro obvias…
      .
      http://ordenadoresenelaula.blogspot.com.es/2008/09/nuevas-tecnologas-con-viejas-pedagogas.html
      .
      …no sobrepasan la esencia de la cuestión para quedarse en lo meramente anecdótico.

      Yo he sido un maestro que ha enseñado las tablas de multiplicar desde la perspectiva nemotécnica, o sea, de memoria, sin descuidar el enfoque cognoscitivo, racional, comprensivo…
      .
      http://www.tinglado.net/?id=tablas-de-multiplicar
      .
      http://www.interpeques2.com/peques5/tablas/marco.htm
      .
      …y viendo una crítica un tanto barata para mí, por no ir más allá de la obviedad, escribí lo que puedes leer en lo comentarios del primer enlace al blog de un profesor de pedagogía al cual se remitieron alumnos/as de magisterio, o algo así. Después de leer respuestas empecé a cansarme aún más de seguir el tema en este tipo de cuestiones iluminadas de modernidad y me quedé con la recomendación final de Benito PS quien se sorprende de la necesidad de conferenciar para algo que de pura evidencia, cual pera madura, se cae de la cesta según claramente se expresa en la sección de vídeo que él mismo enlaza (sección 19:00 – 21:20)…
      .
      http://www.rtve.es/alacarta/videos/television/redes-20-06-10-revolucion-educativa/805869/
      .
      …Hoy, jubilado, tengo atracón de este tipo de comentarios/post que he señalado al principio de mi comentario, porque son lejanos a la escuela, demasiado externos, pero lamentablemente en base a discursos pedagógicos, oficiales y de salón, están entrando en las aulas hasta el punto de que jóvenes profesores/as eluden este tipo de prácticas sin tener nada mucho mejor que aportar para cubrir una necesidad (aprender las tablas de multiplicar) puesta en cuestión por la crítica al exceso memorístico que mal interpretada deriva en una absurda crítica negativa al importante papel de la memoria en el aprendizaje escolar puesta en cuestión según una indigestión pedagógica un tanto actual y no pocas veces abocada a una completa diarrea pedagógica demasiado extendida desde mi personal punto de vista.

  2. Estimado y seguido Jordi:

    Creo y espero poder comentar acerca de este post en el mismo formato.

    Hasta entonces, espero que resista a pasarse al otro lado.

    Lo aprecia

    Jesús Hernández

  3. En juego: Tecnofobia, tecnofilia, tecnofetichismo, fotofilia (o titularfilia, es equivalente) y presupuestos públicos a repartir jugando e intoxicando con la engañosa idea de que los que es de todos «es gratis» -y su corolario, lo no te compras con tu nombre y lo pagas directamente tú, es una mierda por definición-. La combinación de los cinco ha envenenado la enseñanza y parece que nos está provocando a todos un efecto rebote importante.

    Recomiendo leer ésto:

    http://quienmanda.es/posts/el-plan-avanza-de-la-mano-de-microsoft-hp-y-la-caixa

    para entender cuánta insistencia en el despliegue pero tanta saña contra quienes lo hemos hecho, pero tan público como nos era posible. No hace mucho que descubrí el artículo, pero explica muchas cosas que no tenían demasiado sentido y quitaba importancia al concepto «nunca atribuyas a la maldad lo que es justificable por pura estupidez»… substituyamos «maldad» por «estupidez» y «estupidez» por «avaricia» y ya cuadra la fórmula.

    Aún así, ahora toca racionalizar una vez pasada la fiebre. ¿La TIC es necesaria en ese momento?, perfecto, adelante, las herramientas están allí. ¿No lo es o puede ser contraoproducente? Ordenador en su armario en aula navegador cerrado en la pizarra y pizarra, lápiz y papel.

    Pero claro, para eso muchos de nuestros compañeros se han de plantear cómo se hacen las cosas, pasar por encima de la tecnofobia y del tecnofetichismo… y eso es otro problema.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link