Mamá, tienes que ir a hablar con el tutor

Cualquiera que lea el título de este post no verá nada extraño en él, ya que todos pensarán que eso es porque el alumno tiene algún problema de conducta o con las notas, y por tanto es del todo normal. Pero lo que yo quiero enfatizar es la naturalidad con la que todos aceptamos que sea la “mamá” la que tiene que acudir a hablar con su tutor. El título debería haber sido pues, “Papás, tenéis que ir a hablar con el tutor”.

Fuente: ShutterStock
Fuente: ShutterStock

Y es que, lo queramos reconocer o no, en la mayor parte de las ocasiones, son las madres las que acuden a visitar al tutor y/o los profesores de sus hijos. Así lo puedo corroborar por ejemplo la semana pasada, que me tocó hablar (como es mi deber como docente, y encantado de hacerlo) con varios padres y, salvo un caso en el que acudieron padre y madre, el resto (3) fueron sólo madres. Y es que yendo un poco más allá, tengo que reconocer que los mismos profesores, cuando llaman a casa de algún alumno, de forma inconsciente (o no), esperan hablar con la madre. Es como si el padre no fuera el encargado de estos asuntos. También lo corroboro año tras año en las reuniones de padres. Es verdad que en algunos casos acuden el padre y la madre, o sólo el padre, pero en el 60, 70, 80% de los casos, son las madres las que lo hacen.

Vaya por delante, y me gustaría enfatizarlo, que hay muchos padres (hombres) que ayudan en términos de igualdad en los asuntos educativos de sus hijos, pero debemos reconocer, que por regla general, en lo referente a la educación en el ámbito familiar, la mayor parte recae en los hombros de la madre. Es bastante común encontrarse con padres (hombres) que, después de enterarse del mal comportamiento de su hijo o unas malas notas, le diga a su mujer frases como “eso es porque tienes mucha manga ancha y le haces muchos romances”, “mano dura necesita”, “si fuera yo otro gallo cantaría”. Y la pura realidad es que ese mismo padre, pocas veces, por no decir ninguna, se ha preocupado de ir a visitar a su hijo al cuarto para hablar con él en todo un trimestre.

Educar a un hijo es mucho más que llegar a casa, sentarse en el sofá y, con el pretexto de un día duro en el trabajo, olvidarse que tiene alguien que necesita que se preocupen de él, de saber cómo le van las cosas, de si necesita ayuda académica o personal, de su compañía. Porque querer a un hijo es sacrificarse por él, y es, nadie lo pone en duda, pesado, pero es lo que les ayuda a crecer como estudiante y como persona. Porque como dice un rap que a mí me encanta, “el que dice que ser padre es facilito está loquito, porque ser padre es duro, pero es lo más bonito”.

ser padres es duro pero es lo mas bonito

Y, para que sea una tarea exitosa, debe ser una tarea compartida, por la madre y por el padre. Porque ambos contribuyeron a su nacimiento, y por tanto, ambos son responsables de su educación. Cada uno desde su propia sensibilidad de hombre o de mujer, que son distintas, pero ambas necesarias porque se complementan. Además, una carga que se comparte, se hace más llevadera y permite a la pareja convivir en armonía.

Probablemente, de este tipo de, por qué no llamarlo así, “machismo”, no se hablará mucho en las tertulias, ni en los debates, pero  si queremos que el hombre sea realmente igual a la mujer no deberíamos pasarlo por alto.

Mi enhorabuena a todos los padres que no se ven reflejados en este artículo, que lo sé, que habéis muchos 😉

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Javier Gallart

Soy profesor de Secundaria, de Matemáticas. Inquieto por naturaleza. Me gusta ser activo en mi profesión. Dialogante, que no discutidor. Disfruto con tertulias sobre educación y otros temas (leáse política, fútbol...). Soy corredor de montaña y me encanta la naturaleza. Alto y flaco (bueno, eso dicen).

2 Comments
  1. Estoy de acuerdo en los datos, pero hasta ahora en mi tutoría sólo recibo madres porque es el miércoles a las 10:30. Dentro de ese machismo que hablas está que el padre trabaja, cada vez más madres también, pero se sigue dando el caso de que la madre es ama se casa sobre todo y es la que puede venir a esa hora a verme.
    También es cierto que cuando trabajan los dos, es la madre la que se busca la vida para acudir. De cualquier manera, hay que tener en cuenta que los horarios de trabajo de muchos institutos coinciden con los horarios de trabajo de los padres.
    Yo como padre he ido a reuniones en las que estábamos dos padres y lo demás madres, en este caso primaria, donde es más claro y también he ido a las reuniones en infantil donde todo eran madres menos yo.
    Otro caso curioso que me llama la atención es por qué los maestros de eduación infantil son muy mayoritariamente mujeres, aunque conozco un hombre, pero sólo se de ese caso. Parece tambien que se asume que la educación infantil hasta los 6 años es cosa de mujeres ¿por qué?.

  2. Supongo que no hay demasiados maestros de educación infantil porque se requiere muuucha paciencia para tratar tantas horas con niños y “tal vez” las mujeres tengan más dosis de ella que la mayoría de hombres ya que por mucho que queramos ser iguales en todo, somos muy diferentes. Si es verdad que en muchas ocasiones son los dos padres los que trabajan pero tanto si es así, como si no, es como si estuviera establecido que del hijo se ocupa la madre y será ella la que pida esas horas de permiso para acudir a la cita con el profesor, ir al pediatra, etc. Recuerdo que en una reunión que tuve con un inspector de Ensenyament sobre un tema de mi hijo, al acabar me dijo: la próxima vez que venga también el padre contigo porque así tendréis más “presencia”. Es cierto, aunque creamos que no es necesario que acudan los dos a la vez, queda mucho mejor y parece que el interés es de los dos padres por igual. Personalmente cuando veo a un hombre que asume el rol que tiene establecido la mujer respecto a su hijo pienso que es fantástico que hayan padres que desafíen lo que la sociedad ha creado desde siempre, el machismo, y ojalá viéramos más hombres en los parques (no sentados en el bar mientras los niños juegan solos), en el pediatra, en la biblioteca escogiendo un libro para leer juntos, etc… Y que la frase entonces rezara: -Papá, tienes que ir a hablar con el tutor. Porque de esa forma el niño tendría asumido que su padre también participa en su mundo y en su educación e incluso el papel de “mamá” pesada que sólo se queja en la escuela o el de madre que consiente y malcría a su hijo (aunque no sea cierto) en casa, se vería aliviado y la responsabilidad compartida no pesa tanto.
    Gracias por ver y entender desde el lado masculino la realidad que vivimos muchas madres.
    Un saludo

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir