Manifiesto negro de la Escuela 2.0

¿Por qué «Manifiesto negro»? Pues bien, he titulado este artículo con este nombre, porque tiene muchas referencias, en otro contexto, sacadas de la novela homónima escrita por Frederick Forsyth. Más que un artículo, se trata de unos hechos, que hacen que, creyentes de la necesidad del uso educativo de las TIC en educación (no creo que sea el único), nos estemos encontrando con la cruda realidad del plan Escuela 2.0. Un plan, a priori, pensado para favorecer la competencia digital de toda la comunidad educativa (alumnos, docentes y padres), permitiendo con ello, una mejora de la calidad de la enseñanza en nuestros centros educativos.

Siempre se ha oído decir que detrás de un gran hombre hay una gran mujer, y extrapolando esta afirmación al tema de la Escuela 2.0, parecería que detrás de un buen plan, tiene que haber gente que se interese en el buen funcionamiento del mismo. Todo ello ha sido sólo una cortina de humo, tal como se expone en los siguientes puntos (realidades que están sucediendo, y estamos conociendo). Vamos a ello:

  1. El plan Escuela 2.0 se ha basado en la distribución de hardware a los alumnos, mediante la distribución gratuita de netbooks (cofinanciados en Cataluña). Uno de los problemas que supone esta gran introducción de «cacharrillos», ha sido la nula existencia de un paso previo de formación del profesorado y de validación de los mecanismos educativos; y una de las soluciones que han encontrado muchos docentes, ha sido la de ofrecer la alternativa a sus alumnos a que dejen esos elementos maravillosos de potenciación de la competencia digital, al lado de sus hermanitos, la cafetera y el microondas.
  2. El material a utilizar en las aulas ha de ser digital, lo que significa que tiene que haber alguien que lo elabore. Para elaborarlo, que mejor que contar con los grupos editoriales, ya que nadie, mejor que ellos, saben las necesidades reales de los alumnos. No interesan contenidos libres elaborados por docentes, muchos de los cuales día a día los usan en el aula, después de un trabajo previo enorme, ya que ello supondría de facto permitir a los docentes elegir el mejor sistema de formación para sus alumnos, y ello no sería coherente con los objetivos de la Escuela 2.0.
  3. Para facilitar la conexión de internet de los alumnos fuera del horario escolar, nada mejor que tratar con Vodafone, una gran empresa de telecomunicaciones, para que ofrezca una tarifa reducida para que los alumnos puedan hacer deberes en casa. Nadie se plantea la pedagogía de hacer deberes ni el tipo de deberes, se plantean sólo la necesidad de disponer de conexión (mediante tratos con la multinacional de turno) para que el alumno haga esos deberes.
  4. La formación de los docentes es secundaria, ya que tratamos con nativos digitales, y no tiene sentido formarlos, ya que esos nativos siempre tendrán un mayor conocimiento que los docentes. Además, hay otros ámbitos de formación más necesarios, como pueden ser cursillos de magia y meditación. Lo de las TIC, queda muy bien, pero mejor que no se usen, ya que se podría ver un plan vacío de contenidos reales.
  5. En referencia a mejorar los resultados, todos los estudios coinciden en que las TIC no mejoran esos resultados, a menos de que se produzca un cambio metodológico en la enseñanza. Este cambio metodológico no está contemplando dentro del plan Escuela 2.0.
  6. Las PDI son muy bonitas, pero «misteriosamente» casi nadie las usa porque nadie ha formado a los docentes en su uso. No se trata de hacer formación en centros específicos ni a distancia, se trata de tener a alguien en el propio centro que te explique su funcionamiento. Parece fácil, ¿no? Pues no lo es, ya que la persona encargada de esa función, el Coordinador TIC, va perdiendo horas de reducción Comunidad tras Comunidad, etc.

Sólo seis puntos parecen pocos, pero lo ideal sería que se fueran sumando vuestras ideas, ya que algo que sí que ha dado resultado y funciona es la colaboración y voluntarismo de mucha gente, que se lo ha creído, y que ha procurado, a pesar de descubrir que era una cortina de humo, poner su granito de arena para una mejora real de su actividad docente con los alumnos, que nunca tenemos que olvidar, que son quienes más nos interesan.

Y para finalizar una frase de hoy del maestro @potachov, hecha suya por muchos docentes 2.0: «A mi, la Escuela 2.0 tal como nos la están pintando, me importa un huevo, oigan…«

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

20 Comments
  1. Efectivamente 140 caracteres se quedan cortos.
    Me preocupa la tendencia veraniega a la descalificación global de E20.

    Creo que hay datos que son sesgados… ojo que no digo irreales.

    Llevo trabajando en formación de profesorado desde hace unos quince años. Harto estoy de cursos de informática de iniciación sobre procesador de texto para docentes que repiten año tras año para conseguir un certificado que le sirva para los sexenios (y cuidado que del sistema no tiene la culpa el docente sino la administración que lo implantó) Docentes que no tenían siquiera un ordenador personal por lo que era altamente improbable que nada de lo aprendido llegara al aula … en el hipotético caso de que lo aprendido tuviera la mínima utilidad pedagógica.

    ¿Cuántos trabajadores, de cualquier rama, utilizarán una herramienta si su empresa no la pone a su disposición? Pues creo que los docentes no son diferentes y si determinadas herramientas no están disponibles de forma permanente en el aula habrá muchos que preferirán no acercarse, que al fin y al cabo su impericia en el manejo puede poner en cuestión su autoridad.

    En ese sentido pienso que la irrupción de la tecnología en la vida diaria del aula es un revulsivo, porque además permitirá que las familias reclamen que se utilice. No hay más que recordar que los colegios de élite siempre han tenido como seña de identidad la dotación tecnológica…

    Se dice que no se ha hecho formación. ¿Qué tal si, con datos en la mano, valoramos cuánto de insuficiente ha sido en cada Comunidad Autónoma, pero reconocemos que se han hecho grandes esfuerzos, algunos de ellos francamente interesantes al incorporar a las familias, y resaltamos los modelos que sería deseable generalizar? A eso me refería con lo del amarillismo en twitter: si sólo descalificamos y no somos capaces de resaltar lo positivo estamos creando un estado de opinión que, si nos descuidamos va a ser como escupir contra el viento.

    Se habla de lo discutible de la mejora de los resultados escolares con el uso de tecnologías. No soy experto y mi tendencia a la erudición es más bien escasa, pero quiero citar algún dato que se menciona en un artículo que está de moda estos días “Programas Escuela 2.0 y Pizarra Digital: un paradigma de mercantilización del sistema educativo a través de las TICs” Allí, al evaluar el impacto del programa Pizarra Digital aragonés como inspirador de Escuela 2.0 se dice “el 70% los resultados son los mismos que sin ordenador, y para el 1,9% son peores”. Nada que objetar salvo que se evita mencionar que, por exclusión, en el 28,1% restante los resultados deben ser mejores si queremos completar el 100%.(Lo cito no para defender el valor de los Tablets PC y el programa Pizarra digital, sino para poner de manifiesto cómo podemos sesgar la información porque ¿no sería conveniente plantearse adoptar sistemas que mejoran el rendimiento de casi el 30% del alumnado?)

    Y ya que hablamos de pizarra digital, mi opinión personal es que se trata de uno de los recursos tecnológicos más traidores y peligrosos en tanto que su propia esencia tiende a reforzar las concepciones metodológicas más tradicionales de lo que debe ser un aula. Si no se hace un esfuerzo para difundir usos innovadores es posible que se convierta en el verdadero caballo de troya de todo el proyecto E20 al aporae las concepciones más involucionistas acerca de lo que debe ser la comunicación educativa.

    No sé quien habrá dicho lo de que la formación de los docentes es innecesaria porque se trata con nativos digitales… ¡Vaya oportunidad de quedarse en silencio perdió quien dijera eso!… aunque también me pregunto si nadie lo dijo y simplemente fue que alguien interpretó y difundió esa interpretación.

    No creo en las destrezas innatas de los nativos digitales… más allá de las lúdicas. De hecho llevo avisando en mi ámbito de trabajo ante el peligro de asumir ese principio pensando que los futuros docentes sabrán hacer uso educativo de las tecnologías por el hecho de ser nativos digitales. Obviamente lo importante no es el cacharro sino el uso educativo y la formación tendrá que incidir en la forma de sacar partido educativo a las herramientas y los servicios, en los aspectos de organización del espacio y el tiempo al servicio de metodologias activas en las que la comunicación se empape de las dinámicas de comunicación que ponen a nuestra disposición las tecnologías.
    Y ya que hablamos de la organización del tiempo, tomar la literalidad de la palabra deberes me parece un error. Los mensajes deben ajustarse a la audiencia, de eso saben mucho los publicistas, y no es más efectivo un mensaje por ser más exacto sino por ser más comprensible…y dado que el significado se construye conjuntamente entre emisor y receptor creo que la tarifa deberes se debe entender más como una marca destinada a fijar una franja horaria en la que el hogar dispondrá de una máquina y una conexión a internet . Subrayo lo del hogar porque me parece que aunque el portátil venga de la mano del niño o la niña se integra en una realidad diferente y abre las puertas a Internet a un grupo humano (no estaría de más tomar referencias sobre los cambios comunitarios que han supuesto iniciativas como el plan Ceibal de Uruguay)

    La afirmación de que no interesan contenidos libres elaborados por docentes… sencillamente no merece comentario. Creo que hay múltiples esfuerzos en las diferentes administraciones educativas para promocionar el uso del SL y de la producción bajo licencias abiertas. Ni siquiera me voy a molestar en detallarlas puesto que eso sería casi entrar en lo que en términos jurídicos se denomina prueba diabólica y me parece que hacer cualquier afirmación en ese sentido es fruto de la ignorancia o de la mala fe.

    Que las editoriales son la mejor fuente para la generación de contenidos… lo dudo, más aún, hoy por hoy no me lo creo. Pero plantear que el proyecto E20 ha sido casi un proyecto teledirigido para que las editoriales vendan los materiales que ya tenían preparados suena tanto a teoría de la conspiración que me da la risa. Sobre todo porque he sido testigo de lo poco que sabían de toda esta guerra las editoriales y del poco interés que mostraban intentando preservar su negocio basado en el libro de texto impreso. Otra cosa es que ahora hayan puesto en marcha la maquinaria y estén dispuestas a no dejar que se les escape su parte de la tarta, que al fin y al cabo están hechas para ganar dinero.

    Mucho habrá que hablar… y que criticar… sobre las formas de hacer llegar los libros de texto digitales a las aulas. Y, como ves, después de más de treinta años relacionado con la docencia directa o con la formación de profesores y de no haber utilizado nunca un libro único, y en muchos casos haber creado mi propio material, me parece que es honesto que nos preguntemos ¿cuántos docentes elaboran sus propios materiales?…La respuesta a esa pregunta no va a hacer bueno el concepto de libro de texto, pero sí nos pondrá ante la evidencia de que, por mucho que nos pese, es necesario. Ya veremos cómo conseguimos que sea algo diferente y no una mera traslación a pdf con cuatro vídeos del libro impreso…

    Tengo claro que el conocimiento y manejo de las tecnologías es un derecho de los alumnos en su condición de ciudadanos que se desenvolverán en un mundo con presencia ubicua de la tecnología. Por ello la tecnología tiene que entrar en el aula… y aparece el eterno dilema de qué debe ser antes legislación curricular, formación, dotación…
    ¿Tiene sentido legislar sobre el currículum si no se dispone de los medios para aplicar nuevas metodologías?
    ¿Y formar sin aulas dotadas?
    ¿Y dotar sin formar y sin legislar?
    Se afirma demasiado gratuitamente que no hay ni recursos para formación ni planteamientos sobre formación metodológica. Sencillamente tengo que decir que eso es falso. Otra cosa es que tal vez sea necesario un esfuerzo mayor… casi seguro que sí.
    Y que con una dotación base y una formación (algo se habrá hecho en 25 años desde que empezó Atenea) habrá que habilitar los medios para que se materialicen foros en los que aflore la discusión metodológica… y como casi siempre habrá que legislar después de todo esto (casi siempre las leyes van por detrás y ojala que sea en el sentido de potenciar lo metodológico, cambiar los criterios de evaluación y no de poner tarimas para recuperar la «autoridad»)

    Bueno, era verdad que 140 caracteres no servían. El calor, una avería del coche que me va a jorobar las vacaciones y el campo de texto del formulario van acabando ya con las fuerzas para seguir escribiendo. Al final fueron más una colección un poco inconexa de reacciones, seguro que todas ellas muy discutibles, ante una corriente que empieza a preocuparme. La gran ventaja de las redes sociales es la posibilidad de encontrar gente que aporte desde cualquier lugar… lo que no tengo tan claro es que las aportaciones se puedan hacer desde cualquier posición y, más aún, creo que el germen negativo que llevan dentro es la creación de grupos impermeables en los que el pensamiento puede acabar por ser preocupantemente homogéneo… no me gustaría que algo así pasara con E20 (es un proyecto demasiado grande como para que no intentemos hacerlo bueno)

    1. Gracias Azud por este largo comentario, que suscribo prácticamente en su totalidad.

      Especialmente en lo referente al tema de fondo respecto al Plan Escuela 2.0 y el discurso demasiado demagógico y desinformado que se está generando precisamente por aquellos que podrían contribuir a mejorar el proyecto desde la base. Creo que este blog es un buen ejemplo de ello.

      Ya manifesté mi postura al respecto hace tiempo, cuando ninguna implicación profesional tenía con este proyecto. Sigo pensando lo mismo: http://lamiradapedagogica.blogspot.com/2009/09/plan-escuela-20-y-el-caballo-de-troya.html

      Creo que en lo básico defiende tu misma idea: es un proyecto demasiado grande como para que no intentemos hacerlo bueno.

      Un abrazo fraterno,

      Boris

      1. En este comentario hay una alusión directa, como creador del blog, a mi contenido demagógico y desinformado. Supongo que Boris se deja el siguiente calificativo que va detrás, el de difundir informaciones totalmente subjetivas. Empiezo a estar un poco cansado, y lo digo con aprecio hacia Boris Mir, al cual llevo siguiendo durante bastante tiempo sus intervenciones, de que por parte de determinados profesionales, curiosamente muchos de los cuales llevan mucho tiempo alejados de la docencia directa en el aula, se cuestione la posibilidad de crítica hacia algunas actuaciones educativas. La opinión, entiendo yo, debe ser libre, y mientras no haya ningún tipo de falsedad malintencionada en las afirmaciones vertidas todo puede ser motivo de diálogo, e incluso de discusión. En mi caso, intento no falsear la realidad del proyecto Escuela 2.0 y cuestionarme la manera como se está llevando a cabo. Tragar por tragar, esperando a que se haya desarrollado, para que una vez endosado podamos desde dentro, ayudar a mejorarlo es una afirmación tan absurda, como lo sería esperar a que construyan un edificio para ver que errores estructurales se han cometido para poderlo solucionar.
        A propósito de la contribución a la mejora del proyecto, estoy dispuesto y siempre lo he dicho a su mejora, pero nunca ha habido nadie de los que tenéis o tienen el poder de su gestión, que se haya dirigido a mi para solicitar mi colaboración, a pesar de haberla ofrecido por activa y por pasiva. Eso pasa con muchos docentes más, implicados en eso del 2.0, los cuales tienen que luchar y colaborar entre ellos porque su colaboración en determinados lugares resulta, poco menos que imposible, y ello es un grave error. Otro error más dentro de esa Escuela 2.0 que algunos tenéis que vender.

  2. Solamente decir que si nosotros mismos no nos creemos lo que enseñamos nunca convenceremos a nuestros alumnos, ya sea con pizarra digital o con tiza. La escuela 2.0 como no lo consigamos entre todos nuestros alumnos seguirán pensando que el ordenador solamente sirve para cotillear en el tuenti o para jugar a los minijuegos.
    Es verdad que lo de introducir los ordenadores en el aula es complicado y la verdad es que no sé si se está haciendo de forma razonable o para buscar votos.
    Creo que lo tenemos que hacer nosotros los que estamos a pie de aula, pero no estaría de más algo de apoyo real.

  3. Soy un desencantado de las ayudas externas. Si queremos ser capaces de surfear en la ola digital en vez de ser arrollados por ella tendremos que hacerlo nosotros, recorrer lo que el «estado bienhechor» no alcanza (no quiero analizar los motivos ahora). Cada vez me inclino más al Do it Yourself! anglosajón.
    Los planes de las Escuela 2.0 son un total desatino porque han empezado la casa por el tejado. Efectivamente los docentes no estamos preparados. Parece que PARETO ronda en este tema: el 20 % de los docentes llevan a cabo el 80 % de la pedagogía basada en TICs ( y soy optimista).
    Os cuento lo que he hecho: me he dedicado a hablar y a explicar a profesores proclives a las TICs de mi centro diversas metodologías y he montado cursillos VOLUNTARIOS para ellos por los que he cobrado lo mismo que por hacer este comentario. Éstos se han puesto manos a la obra y han llamado la atención de los más reticentes que ya se han animado al siguiente cursillo. En definitiva, animación por contagio y entusiasmo.
    Ahora quedan lo padres, los profesores más recalcitrantes y a punto de jubilarse (bueno, ya no tan a punto) y ¡atención!..¡los alumnos!. Escribí hace poco que los «Nativos digitales no son tan digitales» como creemos.
    En eso estamos y mientras tanto me voy con un router a clase para poner wifi en el aula y poder hacer alguna actividad con unos cuantos portátiles que traen los alumnos que pueden (yo estoy centrado en bachillerato en un centro concertado y reconozco que el poder adquisitivo de las familias es superior a la media pero está muy lejos de ser elitista, ¿eh?). En otras ocasiones bajamos a las aulas digitales si están libres. No podemos esperar a que Papá Estado haga lo que debe. Llegará tarde y no tengo la seguridad de que acierte. Con la Escuela 2.0 no lo ha hecho.
    Lo siento, pero así están las cosas.

  4. Sin hora de reducción ni Coordinador/a TIC esto no se puede llevar adelante, la escuela 2.0, como cualquier proyecto que se ponga en marcha, necesita de un responsable, con horas de dedicación al seguimiento y a la motivación del propio profesorado y del alumnado. Hay que transmitirles a las familias la decisión de las consejerías para que ellas vean que no nos quejamos por gusto y para que nos apoyen en sacar horas de reducción para las personas que coordinen. Tengo esperanzas que den marcha atrás con esta decisión y al final se pueda llevar a cabo. Saludos

  5. Para xarxatic, leerte y seguirte,…… está claro, es evidente la malaintención, se nota. No lo sientas de otra manera, ni te enfades, ni la tomes con nadie, este es tu juego.
    Boris pone el nombre y credibilidad, tú te escondes detras del blog. Comienza por mostrarte para ser creible.

    1. Apreciado Juanjo, lo mejor de la especie humana es que cada uno de nosotros podemos interpretar de maneras distintas la misma vivencia.
      Que Xarxatic se «esconda» detrás del blog es una manera de interpretarlo, a mi, personalmente me interesa más el contenido de lo que Xarxatic publica que quién sea en la vida real. De hecho yo mismo me escondo detrás de un pseudónimo porque en esta jungla digital un@ no sabe dónde va a parar la información que publica i que «profiles» se alimentan de ella en qué servidores…

      A Boris también le sigo, admiro y respeto, pero la digitalización de la docencia nos ha pillado a todos de sopetón y me gusta conocer todos los puntos de vista, desde los más optimistas hasta los más pesimistas.

      Y aunque no esté de acuerdo con alguno de estos puntos de vista creo más en el diálogo que en la confrontación.

  6. Estoy a favor de las opiniones: animadas, desanimadas, alentadoras, desalentadoras… pero que la finalidad de la propuesta Escuela 2.0 es obtener un beneficio político… perdonen… ¿eso no ocurre con TODAS las iniciativas que parten de cualquier gobierno? ¿o en que tanto por ciento de las propuestas no ocurre esto?.

    El tema de la formación al profesorado creo que ha sido ya explicado por Azud… pasen por cualquier curso de formación organizado por un CEP y calculen cuantas personas están allí por un interés distinto a la de «consecución de méritos». Entiendo que no todos los profesores/as van a eso, sino que hay gente con interés, y que es necesario organizar esos cursos aunque repercutan poco en la vida docente real… de igual manera considero necesario el acercamiento TIC al cole, y de igual manera es válido implementarlo aunque solo sea aprovechable en pequeña medida.

    El tema de los contenidos digitales… ¿cuantos profesores/as opinan que deberían contar con un «material oficial» ya hecho? ¿cuantos en realidad quieren «currarse»
    los contenidos del curso?… seamos realistas.
    No podemos olvidar que las personas que intervienen en «foros/blogs/etc» no tienen el perfil de «la mayoria»… la mayoria no ha participado en un blog en su vida, ni falta que les hace (o eso piensan ellos)

    Pero en todo este meollo de la Escuela 2.0 echo de menos propuestas realistas de mejora… algo constructivo (no digo que no haya propuestas, pero son las menos)
    Creo que mas o menos todos sabemos qué necesita este proyecto para funcionar, pero lo que necesita es muuuuyyyyy caro, carísimo.

    Me gustaría conocer propuestas que además de efectivas en la incentivación del uso de las tecnologías en el aula o en la implantación de nuevos modelos educativos, sean factibles económicamente hablando y que de verdad involucren voluntariamente a todos los actores necesarios (profesorado sobretodo)… pero supongo que esta tampoco es la tarea de nadie… solo del gobierno, así nos luce el pelo.

    Totalmente de acuerdo en que el desarrollo del proyecto no es el mejor, de hecho, no me gusta nada, también opino que debería haber sido mas gradual, con mas formación y mas recursos… pero también opino que hay limitaciones en la actuación de un gobierno, económicas y sociales.. hasta de sindicatos.

    Creo que es hora de valorar la NECESIDAD de la introducción de las TIC en el aula, convencernos de ella y trabajar por ella. Me imagino que hay una gran cantidad de necesidades en el aula que se han cubierto de ésta manera: porque el profesorado estaba convencido de que hacía falta. Quizás el problema diferencial es la dificultad que para personas sin conocimientos técnicos conlleva todo esto, no lo se.

    Un abrazo a los damnificados y a todos los ilusionados 🙂

  7. Hola , existe un tipo de defensa psíquica que se llama Proyección, cuidado!Hay que revisarse autocríticamente.Me refiero al artículo.

    Creo como madre que los docentes deberían no sólo aprobar las oposiciones, se debería cada 3 años reevaluar sus competencias y habilidades para determinar si pueden continuar con su labor o pasar a desarrollar otra dentro de la Licenciatura que habrán estudiado.
    Tal vez la solución estaría en el mismo proceso de selección de personal, mediante el uso de test o entrevistas para elegir a aquellas personas que por naturaleza disfrutan aprendiendo a lo largo de su vida.
    O combinar ambas propuestas.
    Nuestros hijos necesitan ser competentes y para eso pagamos nuestros colegios.

  8. No crec que tot el professorat siga conscient de la necessitat d’incorporar-se ja al món de les TIC. Per altra banda, pensem que per a qui no s’ha incorporat encara, l’heterogeneitat, diversitat i sobresaturació de continguts que hi ha a Internet la tasca és immensa, inabarcable quasi. Pense, en eixe aspecte, que no sols hauria d’haver materials ja fets sinó ferramentes obligatòriament imposades al professorat (parle, per exemple, del moodle i tot el que ell comporta), de manera que hi hagués uns continguts MÍNIMS d’educació en web que el professor estiguera obligat a dominar. Pot ser no tindríem tots tota la llibertat necessària (o sí) però serien totots els qui s’incorporarien.
    Per altra banda, sí que crec que hi ha molts professors que no tenen ninguna gana d’aprendre res nou. Crec que hi hauria d’haver alguna reacció de qui fóra contra aquesta actitud.
    Una cosa per acabar: al meu centre no tinc moodle i no tinc ni idea de com fer-me amb un allotjament per a treballar-hi (tot el que he intentat m’ha eixit malament).Qui hauria d’estar encarregat de proporcionar-me’l no ho fa, què puc fer?

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link